En el día

16

Me gustó la austeridad en la ceremonia del Grito de independencia.

Por lo menos lo que difundieron las cadenas nacionales que es la señal que proporciona el propio gobierno de la República.

La primera ocasión que toca dirigirla al Presidente López Obrador.

Nada congruente hubiese resultado, mantener la parafernalia de años anteriores en los que solo la clase privilegiada podía tener acceso a los salones en Palacio Nacional, donde de entrada se asistía para ver el vestido, maquillaje y joyas portadas por la Primera Dama en turno; se hacía prácticamente una pasarela para observar el paso de la primera pareja del país en su camino hacia el balcón principal. Esa parte fue más discreta, insisto, en congruencia con la postura manifiesta. Es lo que vimos por televisión y es el primer año.

—- 

En el tema de las ceremonias del Grito y las sesiones solemnes para presentar los informes municipales en Sonora, hubo mucho para la nota de color.

En Navojoa la alcaldesa Rosario Quintero, sigue dando la nota de color, cuando cantó con el mariachi en la noche del Grito y además se puso a bailar el Son de la Negra lo que seguramente le permitió recordar los cuadros que habrá presentado en la primaria. Pecata minuta frente a las frecuentes acusaciones de corrupción y desatinos administrativos para el Ayuntamiento que encabeza, misma situación que le mantiene ya expediente abierto en la Fiscalía Anticorrupción.

Al Alcalde de Nogales, alguien le hizo quedar mal cuando por más que hubiera querido seguir tocando la campana, pues simplemente no hubiese sido posible…alguien no ató bien la cuerda…no pasó de anécdota chusca.

En Guaymas para variar la alcaldesa Sara Valle ignoró por completo a los regidores que le pedían uso de la voz y siguió leyendo para dar por presentado su informe ante el Cuerpo edilicio.

En Hermosillo la alcaldesa Célida López lloró. 

Se llora de emoción, de dolor, de felicidad, de incapacidad, de coraje, de soledad, de desesperación, etc. No se en cuál de estos supuestos o los que falten, pueda clasificarse la razón que provocó que a López Cárdenas se le quebrara la voz y se humedecieran sus ojos; para la oratoria siempre ha demostrado capacidad entendiéndose ésta por lograr despertar en el receptor del mensaje, afinidad con quien pronuncia el discurso…para quienes en broma o en serio lo califican con argumentos de género como el clásico “Le ha de andar bajando”, baste recordar al Presidente López Portillo…

Con lagrimas o sin ellas; con bailes y cantos o en la màs absoluta solemnidad; con redoble de campana o silencios sepulcrales; con cuestionamientos o aprobación unánime en las Sesiones solemnes de Cabildo, las autoridades municipales son evaluadas en el día a día, en la cotidianidad de la realidad que viven sus gobernados y no solo en lo qué pasa en las celebraciones que por sus características son más observadas…