Hombre envenenó a su hija de 3 años en venganza a su madre

3
Foto: www.campeche.com.mx

Alexa de 3 años se debate entre la vida y la muerte luego de consumir un yogurt envenenado que le mandó su padre a modo de represalia luego de que su madre terminara su vínculo sentimental en Puebla.

Hace tres años Rosa terminó la relación con Alberto debido al miedo constante de que este fuera a herir a la menor, a quien se refería como “bastarda” debido a que aseguraba que no era su hija. En dos ocasiones el hombre azotó a la menor contra la cama cuando apenas tenía ocho meses de nacida tras discutir con su madre.

Rosa y Alberto tienen seis hijos: una hija de 18 años, una de 16, un adolescente de 14 y las menores de nueve, seis y tres años de edad. Cuando la mujer de 34 años dejó al hombre, metió una demanda que establecía que debía darle 600 pesos a la semana para mantener a sus seis hijos.

El domingo 25 de agosto Aymar de 9 años fue por las tortillas y al regresar le dijo a Rosa que se había encontrado con su padre, quien le dio dos yogurts, uno para ella y otro para Alexa.

Minutos después de que la menor consumió el yogurt, comenzó a sentirse mal, le faltaba la respiración, su piel cambió de color, se desvaneció y comenzó a sacar espuma por la boca.

Rosa traslado a la menor al hospital y pocos minutos después llegó su vecino con sus hijas de 6 y 9 años que también habían ingerido el lácteo. Los médicos diagnosticaron un cuadro de intoxicación o envenenamiento, por lo que fueron trasladadas al Hospital General de Zacatlán.

Alexa cayó en paro respiratorio tres veces y tras varios estudios, los doctores mencionaron que tenía el riñón destrozado y se encuentra en coma, por lo que fue trasladada al Hospital para el Niño Poblano. Por otra parte los menores que no consumieron el producto reportaron que los perros que tenían murieron luego de lamer el yogurt que cayó al suelo.

Agentes del ministerio acudieron con la mujer y le dijeron que en cuanto sus hijas se recuperaran, regresara a Tetela a denunciar a su esposo ante la sospecha de que él envenenó a sus hijas.

Por otra parte el hospital no puede entregar medicamentos para Alexa debido a que Alberto no quiso registrar a la menor como su hija y Rosa no pudo darla de alta ante el Registro Civil por falta de dinero.

El diagnóstico de los médicos del Hospital para el Niño Poblano no fue alentador pues le mencionaron que si Alexa despierta, podría perder el habla, la vista o quedar en estado vegetativo.