7
foto de archivo

Nogales, Sonora.- Alrededor de treinta menores de edad  se han detectado en calles y cruceros de la frontera, realizando alguna actividad, a veces peligrosa para obtener recursos económicos.

Ahora que iniciaron las vacaciones de verano se han visto más niños que incluso arriesgan su integridad en la avenidas de acuerdo con información de la Subprocuraduría del Menor y la Familia del Desarrollo Integral.

Antes ya se habían observado algunos, pero un número menor con la intención de realizar algún trabajo como limpiar parabrisas de los vehículos o realizando malabares,  para obtener monedas a cambio,  por parte de transeúntes o automovilistas.

Es necesario realizar trabajo de campo con el fin de conocer la problemática de cada menor que se expone porque podrían estar siendo explotados por la familia.

También se debe hacer para el caso de adultos mayores, aunque es más difícil obligarlos a que se retiren pero se puede con su consentimiento buscar a los familiares para que se hagan cargo de ellos.