La violencia política debe denunciarse

0

Pues no fuimos muy lejos por la respuesta y ayer tuvimos una reacción adversa o retadora, como quiera verse, al arranque de operaciones de las empresas concesionarias del transporte urbano en Hermosillo.

En el contexto vale la pena recordar que el gobierno del estado recurrió a la requisa del mismo. Esto es, quitó la concesión a la empresa que anteriormente lo manejaba: Sictuhsa. El retiro de la concesión se hizo ante la incapacidad mostrada por la empresa para prestar un servicio decoroso a los usuarios.

 Mientras se daba el proceso para sacar a concurso  y otorgar la concesión el estado se hizo cargo de prestar el servicio. Ahora ya cumplidos los tiempos de la multi citada concesión se da en los términos que contempla la convocatoria, una sustitución de patrón.

Cuando decimos ojalá que esto o aquello suceda, es porque existe cierta dosis de incredulidad en que se vaya a presentar el mejor de los escenarios. 

Ayer hubo reacción de los choferes del transporte y se manifestaron en el centro de pernocta impidiendo la salida de las unidades.

Hubiese sido ingenuo por parte del Estado, esperar que no ocurriera eso. Tan lo esperaban o por lo menos no lo descartaban, que estaban preparados con 60 unidades de transporte y 300 taxis para el operativo emergente.

Los anteriores concesionarios de Sictuhsa son señalados como la mano que mece la cuna detrás de éste movimiento de choferes mismos que exigen ser indemnizados y mantener algunas prestaciones que consideran pueden perder ante el cambio de esquema bajo el cual se operará ahora el transporte urbano en esta ciudad capital.

Por su parte la dirección de transporte en voz de su director Carlos Morales Buelna no descarta ninguna acción dentro de lo legal ni amenaza con alguna en específico para dejar el control en manos de las nuevas concesionarias, mismas empresas que dicho sea de paso, no se han visto en esta crisis que se desató el día de ayer, dejando todo en manos del gobierno del estado en un escenario en el que debieron sacar la casta y mostrar que la experiencia les respalda.

—- 

Muy comentado el zafarrancho que se registró en el Congreso del estado la semana pasada cuando bajo la Presidencia de la Dip. María Dolores del Río, legisladores de Morena tomaron la tribuna en protesta por lo que consideraban una ilegalidad la forma en que se había electo la nueva mesa directiva.

La diputada Yumiko Palomares le arrebató el micrófono; la diputada Mancha Ornelas le dijo incluso que como diputada de representación y sin fracción parlamentaria (ella es la única del Partido Movimiento Ciudadano en el Congreso de Sonora), había obtenido la Presidencia del Congreso como un acto de caridad y de humanidad que le habían dispensado sus homólogos.

En síntesis, en estos casos específicos Dolores del Río ha sido víctima de violencia política. Son actos que debe denunciar. Las mujeres políticas han sostenido una lucha en contra de las arbitrariedades que vienen principalmente de los hombres, cuando quienes las protagonizan son mujeres, no deben tampoco dejarse pasar.

—- 

Siempre es lamentable que un espacio en algún medio de comunicación, en este caso radio, cierre sus micrófonos.

El domingo pasado el programa “El Comal” en La Kaliente, concluyó un ciclo.

Cynthia García, encabezando un profesional y comprometido equipo, logró posicionar ese espacio dominical conquistando algo que es tan apreciado y la meta fundamental de todo espacio informativo, la confianza de los receptores que ven en los conductores la capacidad de gestión para que su voz se escuche por quienes tienen la facilidad o facultad de modificar las cosas. 

Cynthia y todos quienes le han acompañado en la vida de El Comal, son gente comprometida y seria. No tardará mucho tiempo en verles de nuevo reunidos en alguna propuesta informativa. Mientras tanto, Salud!