El Presidente y el Periodista

1

En tiempos de Fidel Velásquez el eterno dirigente de la CTM, muchas voces expresaban admiración porque el longevo líder de “La clase trabajadora” aguantaba una conferencia semanal.

Esa exposición que tenía cada siete días frente a “la fuente” que cubría su agenda, ya al final de sus apariciones tenía que ser subtitulada porque muchas expresiones ya eran difícil de entenderse ante las dificultades que en el habla le acarreó la edad.

Pero había que estar ahí porque siempre daba la nota.

Toda proporción guardada, ahora hay que estar al pendiente de las mañaneras del Presidente López Obrador que a prácticamente cinco meses de iniciado su mandato de manera constitucional, es el espacio desde el que se desprende la agenda nacional.

Y ahí está el Presidente para ser cuestionado o para desde el espacio que ocupan quienes acuden a cubrirlo, ponerle el tema. Muchos de los pronunciamientos que ahí se dan, luego son desmenuzados y cuestionado. Ya sea porque las cifras son imprecisas o sus dichos carecen de elemental rigor.

No asesoran bien al Presidente o el Presidente no atiende las sugerencias de sus asesores, es la observación que se hace con frecuencia.

Sin embargo, hasta el pasado viernes, no había sido, en ese espacio de las mañaneras, tan notoria una confrontación de datos como la que se dio entre el Presidente López Obrador y el periodista Jorge Ramos cuando éste cuestionó los resultados en el tema de la inseguridad pública.

En general en nuestro país no se había dado por ningún Presidente el espacio que ahora López Obrador destina para responder preguntas de los periodistas. 

Posiblemente esa falta de experiencia en este tipo de ejercicios, hace parecer blanda a la prensa; quizá los periodistas más críticos comulgan con el nuevo régimen; probablemente ha permeado tanto el calificativo Fifí como sinónimo de conservadurismo y de chayoterismo, que pocos exponer su imagen publica a  que se les encasille en ese grupo o probablemente ha convencido a propios y extraños el discurson de la desbordada corrupción de antaño y la humana naturaleza de renovar la esperanza sexenal en que ahora sí las cosas serán diferentes…o nuestro ADN mexicano insiste en correr pleitesías al Tlatoani.

Nadie niega que estamos ahora en mejores escenarios para ejercer la crítica y baste abrir cualquier periódico, medio digital o electrónico, para darnos cuenta de que hay muchísimos espacios críticos al poder; ese nivel de crítica no llega aun a las mañaneras.

La confrontación de cifras entre el periodista y el Presidente fue también ocasión para confirmar que las “benditas redes sociales” siguen respaldando al Presidente y descalificando cualquier asomo de crítica a su proceder y crucificando a quien lo haga.

Ayer por la tarde y así como a manera de poner fin a la discusión, Jorge Ramos escribió en su cuenta de twitter:  Al final de cuentas, no importa quién tiene la razón o cuáles cifras son las correctas. De lo que se trata es que haya un plan realista y efectivo para que no sigan matando a tantos mexicanos. Llevamos 12 años terribles. Eso es lo que urge. Solo así ganamos todos y gana México.

Y la verdad es que nunca antes y tampoco ahora, se han puesto de acuerdo las dependencias, con las cifras. Le dejo una muestra más: Ayer el portal de Aristegui Noticias publicó que en el sexenio van incluso más asesinatos que los que dijo Ramos el viernes.Las cifras no reflejan que se tenga “controlada” la situación -como dijo López Obrador- pues el número de ejecuciones no se ha reducido…En efecto, de acuerdo con cifras hasta febrero que reporta mes con mes el Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública, los primeros tres meses del gobierno de AMLO se cometieron 8 mil 524 homicidios dolosos…Y de marzo hasta el 11 de abril las cifras no reflejan que se tenga “controlada” la situación -como dijo López Obrador- pues el número de ejecuciones no se ha reducido aunque hay días que bajan del promedio de crímenes diarios (90 por día)”.

— 

El viernes en Hermosillo en su discurso durante la primera reunión de Secretarios de Seguridad Pública, el secretario Alfonso Durazo Montaño, decía que “No hay en México actividad criminal organizada que no cuente con la protección o el patrocinio de alguna autoridad, esa situación nos llevó a la espiral de criminalidad y violencia que estamos viviendo…” una de muchas expresiones de lo anterior sin duda podemos encontrarla en el hallazgo 20 fosas clandestinas con restos de aproximadamente 30 personas en un predio cercano al campo 30 en Cajeme…el descubrimiento lo hicieron integrantes del grupo de Las guerreras buscadoras de Sonora con apoyo de elementos de la Fiscalía Gral. De Justicia del estado.

— 

Llegó a su fin la huelga en la Universidad de Sonora. El saldo no es positivo para los sindicatos; los alcances de las negociaciones al final no distan mucho de lo que había al principio y sin embargo la imagen de las organizaciones sindicales quedó muy mal ante la opinión pública.

Habrá que reconocer por parte del gobierno del estado en su calidad de mediadores, que hicieron su parte los Secretarios de Gobierno y Trabajo, Miguel Pompa Corella y Horacio Valenzuela, respectivamente, para procurar preservar el ambiende de paz laboral en la entidad.

¿Seguimos coincidiéndo? www.SoledadDurazo.com@SoledadDurazo FB/SoledadDurazo