Ineficiancia e indiferencia que propician impunidad.

0

El Presidente López Obrador estuvo en Hermosillo. 

Le fue bien, le fue muy bien. 

A la gobernadora Pavlovich también le fue muy bien y es de suponer que a las y los sonorenses nos irá bien pues por lo menos mantendremos el acceso a las tarifas eléctricas en los parámetros que se han tenído en años anteriores. 

Ojalá que este peregrinar anual se quite de la agenda pública y eso se puede lograr con un decreto o modificaciones legislativas correspondientes, que obliguen a quien presta el servicio a que en automático a estados como el nuestro, le sea aplicada una tarifa justa a las condiciones climatólogicas que vivimos.

Por lo demás la visita del Presidente fue lo que se esperaba. Entre los actores involucrados, se hizo política, se operó la estrategía política y también hubo ausencia de oficio político… pero eso a la gran mayoría le tiene sin cuidado porque lo más importante es que van a tener acceso a tarifas de luz similares a las del año pasado.

— 

Si algo hace falta en la política, en esa actividad que se despliega para ganar o ejercer el poder público, es respetabilidad. 

Es conocido el rechazo de la población a la política y a los políticos, por muchas razones, ciertas unas no tanto otras, pero la sensación que provoca la mentada política en la sociedad es de enojo, de tristeza, de frustración, en ocasiones de temor y de desencanto. No hay respeto, hay temor por la política. En muchas familias hay hasta reproches por que algún miembro se dedique a ella.

Por eso cuando en los países se da la presencia de personas respetables  en las contiendas políticas hay que aplaudirlo. La política puede convertirse en un lugar respetable. Algo muy difícil de imaginar.  

Se puede o no estar de acuerdo con Jose Narro Robles, pero no se puede negar que se ha ganado esa difícil categoría de hombre respetable. No se si gane en el PRI, pero es innegable que a todos los partidos y a la política misma les hace falta un Narro.

— 

Sigue la impunidad  alentando la actividad de los ladrones. Hace un par de días, en un hogar de la colonia Modelo, los ladrones hicieron de las suyas ¡A plena luz del día! Vaciaron prácticamente la casa, despojaron de todo lo que pudieron a sus moradores, artículos conseguidos con el trabajo diario, el que hace gente honrada que se parte el lomo de gallo a grillo para desde la realización profesional, también procurarse un mínimo confort.

Pero llegan los ladrones, amparados por la impunidad que desde hace mucho cobró carta de naturalización en nuestra ciudad, y se hacen de todo lo que pueden…vaya, en este caso hasta se dieron el lujo de meter el carro a la cochera y ahí sacar todo lo que pudieron hasta llenarlo…y no se llevaron más porque no les cabía.

Lo lamentable también es que es la segunda ocasión que esto ocurre a ese domicilio. 

Mismo modus operandi denunciado en el primer atraco en noviembre del 2017 para lo cual, evidentemente nunca, ¡Nunca! hubo resultados de parte de la autoridad…la pregunta es si ahora habrá resultados o la denuncia, como muchas tantas, seguirá durmiendo el sueño de los justos y alentando con ello la actividad de los malandrines en mucho también alentada no solo por la ineficiencia de las autoridades sino tambien por la indiferencia de la ciudadanía.

Hemos llegado a un punto pues en el que la ineficiencia de la autoridad y la indiferencia ciudadana, son los pilares en los cuales reposa y crece la impunidad.