Los claroscuros del alumbrado

0

En todo este conflicto que se vive entre el Ayuntamiento de Hermosillo y el consorcio ganador de la concesión de alumbrado público, hay un tercero en discordia que ha mantenido un cómodo  silencio. Me refiero a CFE.

La empresa de clase mundial no ha respondido para la realización oportuna del censo que tiene que hacer junto con el Ayuntamiento, para sacar cuentas de los ahorros que significan para la comuna las nuevas instalaciones.

De toda la vida la centralización se ha manifestado abundantemente en CFE. En este caso nada ha cambiado aún.

En días recientes, en entrevista a la Alcaldesa Célida López yo le decía que tocara las puertas de Manuel Bartlett el titular de CFE para ver si así respondía la empresa.

La cuestión es que por más aludida que esté CFE no responde lo que puede prestarse a muchas interpretaciones incluso  en ésta época de la 4T.

Gerardo Valdez Santaella, representante legal de la empresa concesionaria, habló amplia y abiertamente el tema ayer con integrantes del Grupo Compacto de Columnistas.

No quiso hacerlo sonar como facilidad o amenaza pero está claro que la empresa no se cierra a revisar con las autoridades municipales un nuevo esquema bajo el cual operar, aunque tampoco descarta una demanda contra la comuna por daño moral.

No se trata de dejar que un prestigio empresarial que data de 35 años, dice, quede en entredicho y su imagen lastimada por afirmaciones alejadas de la verdad que constituyen una calumnia.

Mientras que la alcaldesa por un lado les acusa de los millones que van a ganar por la concesión, la empresa a través de Valdez Santaella sostiene que podría el Ayuntamiento ahorrar 1500 millones de pesos en los 15 años del contrato, números que saca de restar el costo del contrato contra el presupuesto destinado para la dependencia de alumbrado público.

Reitera igualmente el hecho de que se les ha impedido mantener conocimiento de los reportes que la ciudadanía hace por fallas en el servicio y por consecuencia la rapidez de atención a dichos reclamos se ha visto disminuida.

Pero también informa de inadecuadas conexiones o arreglos que desde alumbrado público se han hecho y que pasan por echar mano de las anteriores luminarias para volver a colocarlas; de éstos hay alrededor de 20 casos que la empresa dice tener documentados.

El tema pues, sigue sobre la mesa. El Ayuntamiento tiene desde que entró la nueva administración, sin cumplir con el pago del contrato pero tampoco sin saber a ciencia cierta, cuánto realmente se está ahorrando porque hay un censo que debe hacer de manera conjunta con CFE para que ésta reciba el nuevo alumbrado y haga las corridas correspondientes. Por lo pronto seguramente el Ayuntamiento está pagando de más a la paraestatal. Ah!

Y hablando de otro tema, pero también que tiene que ver con CFE, urge atención a alrededor de 200 casos que se presentan en Nogales donde los ciudadanos indignados tomaron la calle ayer por espacio de tres horas para manifestar su inconformidad por lo exorbitante incremento en sus recibos; solo por citar un par de casos: una familia pagó 750 el recibo anterior y ahora le llegó por más de 8 mil pesos; otra que había pagado poco más de 2 mil la nueva facturación le llegó por 21 mil pesos. El caso pues, evidentemente requiere revisión. Solo esperemos que no tengan que esperar autorización de “oficinas centrales” para resolver.

Ayer luego de la entrega de automóviles y motocicletas  para la policía municipal, desde la cuenta del Ayuntamiento de Hermosillo en Twitter se publicó: Desde hace 9 años, la @Policia_HMO no estrenaba motocicletas…”

En una rápida búsqueda en la red, me encuentro con una nota del 14 de febrero del 2017 que se titula: “Entrega presidente municipal 80 nuevas patrullas”. En el cuerpo de la nota detalla que lo entregado consiste en 50 pick up línea Frontier y 30 motocicletas marca Yamaha.

Busqué si en realidad lo que se quiso decir es que desde hace 9 años no se entregaban motocicletas BMW pero no encontré esa información.