La risa afea el rostro de los hombres

0

A propósito de filósofos, dice Óscar de la Borbolla cuando habla del humor en su Manual de Creación Literaria, que en “La República” de Platón, en aquel pasaje en el que se propone arrancar a los poemas homéricos todos aquello que, a juicio del filósofo resulta perjudicial para la educación y buena conducta de la polis, aparece también la propuesta de eliminar todos aquellos pasajes que en La Iliada y en La Odisea describan la risa, pues “la risa afea el rostro de los hombres”. Desde entonces existe una tradición que rinde culto a la seriedad y que supone que la tragedia es mejor que la comedia.

Cito este párrafo del prólogo que Miguel Ángel Avilés Castro hizo al libro El Zancudo: sátira política y vida cotidiana, porque me parece que resume bien lo que está sucediendo en estos días cuando “el arte de hacer política es, por decir lo menos, una penosa promiscuidad ideológica; en estos tiempos donde la bajeza es virtud y la simulación es un peldaño; en estos tiempos donde las prioridades de un país se reducen a los linderos clientelares de una urna”, escribió Avilés.

Y no, no lo escribió ayer ni el año pasado ni el antepasado, sino hace más de 13 años, en diciembre de 2005, cuando ni por asomo imaginábamos el poder de los memes, gifs, las fake news los hashtags y otros recursos digitales como ariete letal de las fuerzas que pugnaron por la alternancia, en la era de la posverdad.

El escarnio, la mordacidad, el sarcasmo, los insultos persiguieron a Enrique Peña nieto desde que era precandidato del PRI a la presidencia de la República, cuando en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en diciembre de 2011 cometió una serie de pifias al confundir a los autores de un par de libros y no poder citar de memoria otros tres.

Ya como presidente, el bullying se extendió a su familia y a su gabinete durante todo el sexenio, y en el auge de las redes sociales no hubo mesura ni misericordia.

El problema es que abrieron indiscriminadamente las puertas del escarnio más ruin y ahora que son gobierno no hallan la forma de cerrarlas, porque no hay forma de hacerlo a menos que se opte por la censura, como ya ha sucedido al “tumbar” algunas cuentas de Twitter y Facebook.

El poder político, independientemente de su signo es más proclive a la lisonja que a la crítica, y es particularmente reactivo a la sátira política cuando ésta los hace su blanco.

La nueva clase política que gobierna México no es la excepción. Aunque fincaron buena parte de su triunfo en los excesos burlescos, hoy apelan a la solemnidad, el respeto, la mesura. Pero, insisto, es difícil ya cerrar la puerta que con singular desparpajo abrieron durante seis años o más.

Ya se han registrado varios episodios de esta naturaleza. El más reciente es el de la presidente del consejo asesor de la Coordinación Nacional de Memoria Histórica y Cultural de México, y además esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador, Beatriz Gutiérrez Müller.

Durante una entrevista, al citar el nombre del escritor, poeta y ex diplomático mexicano Amado Nervo, la señora (eso creo) no pudo evitar esa especie de muletilla que todos hemos usado alguna vez al responder una pregunta: “mmmhh”… y el resultado fue un “Mamado Nervo” que rompió las redes viralizándose de inmediato.

Pero en lugar de tomarlo con el desparpajo y el humor con que antes mandaba “caracolitos” (esa seña que se hace encogiendo los cinco dedos de la mano y mostrando la palma) reaccionó de mal modo: acusó de bajeza a quienes se burlaron de ella, los denunció a @TwitterSeguro, mintió al decir que el audio había sido alterado, asumiendo una actitud de infalibilidad que no le ayuda.

Una reacción similar a la que tuvo cuando viralizaron una foto de su hijo saliendo del colegio en un triciclo motorizado. Días antes el muchacho se fracturó una pierna jugando en un parque. La publicación apareció en el diario El Universal, de donde fue “bajada” momentos después, ya que suscitó una serie de reacciones de odio tan soeces como aquellas que solían menudear hacia las hijas de Peña Nieto.

La propia Gutiérrez y el ejército de redes sociales al servicio de Morena entraron en guerra con sus contrapartes prianistas (y con cualquiera que se sumara al bullying) y promovieron el HT #ConLosNiñosNo. El diario despidió al periodista Jorge Ramos Pérez, autor de la publicación.

Definitivamente, esta no será ni la primera ni la última vez que en redes sociales se cuestione al nuevo gobierno, y éste tendrá que aprender a lidiar con esa realidad, de manera que su rostro no se afee con la risa… de los otros.

II

La gobernadora Claudia Pavlovich estuvo en la ciudad de Querétaro acompañando al presidente Andrés Manuel López Obrador durante los actos conmemorativos de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El acto fue en el Teatro de la República de aquella histórica capital donde hace 102 años se promulgó la actual Carta Magna, de la que dijo, está “muy parchada” por lo que no se descarta promulgar una nueva, aunque explicó que actualmente no hay condiciones para ello.

Eso sí, dijo que seguirán trabajando en las reformas constitucionales, para que la corrupción sea considerado un delito grave, en mejorar el sistema democrático y acabar con los fraudes electorales, así como en establecer que el presidente de la República pueda ser juzgado por corrupción y/o delitos electorales, y no sólo por traición a la patria como se encuentra estipulado actualmente.

III

Y en la sección de buenas noticias, ayer fueron entregados 50 vehículos policiacos para reforzar la seguridad pública en Hermosillo.

Se trata de 25 pick ups y 25 motocicletas que la alcaldesa Célida López entregó a los agentes, a quienes llamó a cuidarlas y mantener en buen estado, mientras el comisario de Seguridad, Luis Alberto Campa Lastra explicó que ninguna de esas unidades sería asignada a mandos medios ni altos, sino que se utilizarían en labores de patrullaje preventivo en las colonias de mayor incidencia delictiva.

Para la adquisición de estos vehículos se utilizaron recursos federales del subsidio Fortaseg por casi 28 millones de pesos.

Con esto se avanza en las tareas de reforzamiento a la seguridad pública en la capital, aunque todavía faltan al menos 120 unidades y 600 elementos para alcanzar los estándares necesarios para una ciudad como Hermosillo, explicó la alcaldesa.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx