El pez diablo cobra fuerza en Cajeme, cada vez hace más daño

96

Cajeme, Sonora.- Es una alarmante amenaza para la comunidad pesquera del sur de Sonora, es conocido como el pez diablo y ha invadido las aguas de la Laguna del Náinari en Ciudad Obregón.

“Potencialmente su reproducción es mucha, hablamos que desde que empieza, son desde 400 hasta mil 500 animalitos que puede reproducir una hembra, el macho excava túneles y protege a sus crías”, dijo José Alfredo Baena, área pesca y acuacultura.

Especialistas afirman que además de su rápida reproducción, es un pez que acaba con la biodiversidad en presas, lagos, ríos y cualquier conducto de agua en el que se encuentre.

“Hemos tenido informes de otras presas, donde han disminuido por completos los organismos que hay en las presas, a causa de este depredador, un depredador muy fuerte que se adapta a cualquier temperatura, a cualquier ambiente”, comentó Enrique Aboytes, PTE. Cooperativsa pesqeuras.

Más de mil familias que dependen de la actividad pesquera en la zona de la Presa el Oviáchic, podrían quedarse sin ese sustento.

“Se alimenta del huevecillo y de la larva pequeña de todos los peces, no come peces grandes, pero come las crías y eso afectaría pues no tendríamos qué pescar”, comentó Óscar Leyva Meneses, pescador.

En el lapso de tres semanas, los muestreos de este lago artificial, arrojan que se multiplicó su presencia, pues actualmente hasta un 35 por ciento de los peces de la Laguna, son pez diablo.

“Parece que es un animal que está blindado, soporta todo tipo de temperaturas y de ambiente. No hay quien le haga nada, tiene defensas al cien por ciento”, expresó Enrique Aboytes.

El panorama es adverso para la pesca de la región, si no se detiene esta invasión del ‘diablo’, que incluso, por su composición, se rompen hasta las redes con las que es capturado.

“Es por eso que en presas como la del Infiernillo, bajó desde 16 mil toneladas a 3 mil toneladas la pesquería de tilapia, de bagre, de carpa incluso”, comentó José Alfredo.

Cada segundo que pasa el diablo se apodera más de la Laguna del Nainari matando a las demás especies, contaminando el agua de la Novia de Cajeme.