Del miedo individual al pánico colectivo.

0

Ricardo Mazón Lizárraga es sin duda un empresario sonorense con fuerte influencia en la política local por lo menos desde los últimos cinco lustros. No es muy dado a aceptar entrevistas publicables.

 

Contrario a lo anterior y cumpliendo la promesa que hiciera semanas atrás a integrantes del Grupo Compacto de Columnistas en encuentro casual que ocurría uno de los martes en que no reunimos quienes integramos el grupo con algun@ invitad@, ayer acudió a la entrevista.

 

Por cierto, en aquella ocasión se había encontrado en el mismo sitio con Ernesto “El Pato” de Lucas quien ésta tarde rendirá protesta para dirigir el CDE del PRI en Sonora a la salida de Gilberto Gutiérrez Sánchez.

 

Pero volviendo a la reunión en que estuvo compareciendo Mazón con columnistas, destaca su postura con relación a quienes ve finalistas por el lado del PRI para el 2021: Ernesto “El Borrego” Gándara y Ricardo Bours Castelo.

 

Si bien es cierto el empreario compartió con los colegas que ya está retirándose de la participación política, como asumiendo que ha decidido cerrar un ciclo _lo cual resulta bastante difícil de aceptar dado su gusto por la misma y su indudable intervención en el movimiento de piezas y personajes_ sus declaraciones en el encuentro con periodistas fueron interpretadas no por poc@s como una confirmación de cierto distanciamiento que habría estado teniendo con el gobierno del estado; distanciamiento que no es de ninguna manera un rompimiento.

 

La Secretaria de energía Rocío Nahle aceptó ayer como error logístico lo que provocó el desabasto de combustible que provocó caos, luego que se cerraran valvulas y ductos con la intención de hacer frente al robo de combustible.

 

Aunado a lo anterior, no hay que dejar de lado el miedo que muchas personas en lo individual sintieron, de quedarse sin combustible en sus vehículos.

 

Ese miedo individual, creo, las redes sociales se encargaron de hacerlo masivo.

 

Por eso en muchos rincones del país vimos verdaderas compras de pánico que saturaban las estaciones expendedoras y daban las imágenes ideales para seguir aumentando ese pánico.

 

La estrategia de comunicación no respondió con agilidad a la crisis.

 

Antes de despedirme, quiero por este medio agradecer las expresiones de solidaridad y cariño que tantas personas nos expresaron a mi familia y a mí, por la reciente partida física de mi mamá, Concepción Barceló Fimbres. No hay palabras. Muchas gracias.