No es infalible

1
He escuchado un sin fin de comentarios sobre lo monumental que está resultando la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de México ,NAIM, a la que le quedan pocos días de vida.
Lo que muy pronto serán ruinas, estará ahí para recordarnos muchas cosas. Algunos lo celebrarán, otros lo lamentarán. Se verá como triunfo contra la corrupción o símbolo de la intolerancia.
Lo cierto es que muchos millones de las y los mexicanos, estarán ahí tirados, como si nos sobraran.
Posiblemente no de la magnitud del NAIM pero en nuestro país existen infinidad de obras que se han abandonado sin terminar o después de un tiempo corto de  estar funcionando
Las razones fundamentales por las que esas obras se abandonan es porque los gobiernos que las hicieron no planificaron o aseguraron correctamente su funcionamiento, otras veces quedan inconclusas y quienes llegan no les dan continuidad a veces por falta de recursos y otras por ausencia de interés.
En nuestro país muchas cosas no funcionan, o lo hacen a medias.
Por ejemplo, viajar en carretera es verdaderamente una incomodidad. Amén de obras inconclusas y mas señalizadas, no hay baños dignos ni áreas de descanso.
En este caso en Sonora  tenemos por lo menos dos ejemplos:
Sisibutari, es el nombre que se le asignó al parador turístico de Mazocahui, en recuerdo al Jefe máximo de la tribu Ópata.
La obra fue anunciada en su momento, allá en el año 2010, luego de una cabalgata que por algunos pueblos del Río Sonora, encabezara el entonces gobernador Guillermo Padrés.
Se planteó como parte de un paquete de acciones para promover el turismo en la zona y se anunció para esa obra una inversión de 35 millones de pesos.
Hoy la obra luce abandonada, totalmente descuidada, vandalizada, los baños no funcionan y los lugareños dicen que solo se usa para “ir a pistear”. No quedó claro a quien correspondería el mantenimiento de la misma y “Se tiraron la bolita” entre el gobierno municipal y el estatal. Ahí está el resultado.
Por su ubicación, en el cruce de la ruta que lleva a los pueblos del Río Sonora y la de la sierra, es un espacio que realmente sería atractivo para detenerse y descansar, además de facilitar el comercio de productos regionales para fortalecer la economía de las familias.
Y ¿Qué decir del parador turístico conocido como el del danzante Yaqui en el sur de Sonora? Preciosa escultura que mide 33 metros y 17 de cimentación de la autoría del artista Marlon Balderrama Monge.
Pese a que se publicita en la página de Turismo como uno de los sitios para visitar, la obra luce descuidada. No se sabe a ciencia cierta si está ya entregada a Bienes y Concesiones o todavía está bajo el resguardo de SIDUR. Urge atender esta situación para que el paso de los días no contribuya a su deterioro y por el contrario se capitalice en beneficio de los viajeros pero también de la etnia Yaqui.
Ayer en este espacio abordamos el tema de la polémica publicación de la revista Proceso http://www.soledaddurazo.com/vernoticias.php?artids=18115&categoria=12 Vaya que provocó reacciones la citada publicación pues fue la misma Beatriz Gutiérrez Miüller, esposa de Andrés Manuel López Obrador, quien se subió al ring para cuestionar los motivos de dicho contenido. La Señora Gutiérrez Miüller mantuvo en campaña una presencia relativamente discreta. Ya como gobierno electo, ha sido en dos ocasiones que ha tenido una participación  más expuesta; la primera cuando su hijo estaba siendo objeto de bulling, acción que se dijo provocó la salida de un reportero de El Universal, y ahora que su esposo es portada en los términos que lo  manejó Proceso.
Son dos claras intervenciones que tienen un común denominador: la familia.
No me parece mal que la Señora utilice las redes para defender a sus seres queridos, lo que habrá de evaluar en lo sucesivo, es si a cada toque que el poder _que ya sabemos desgasta_ le de a la imagen de López Obrador, la propia Gutiérrez Miüller, su hijo etc, provocará que salga a contestar en redes. ¿Qué tan bueno o qué tan malo puede ser? depende de los objetivos que se persigan y del papel que quiera desempeñar.
Pero se sigue notando una piel delgada o actitud intolerante. Familia y seguidores de López Obrador harán bien en recordar, probablemente de manera frecuente, las palabras del Director de Proceso en su respuesta a la Señora Gutiérrez Miüller: El próximo Presidente de México, no es infalible.