Aprender otros idiomas evita el Alzheimer

5
Foto: Archivo

Que en todas las escuelas todos los niños aprendan por lo menos tres lenguas, también las minoritarias, será la próxima propuesta que la Comisión Europea (CE) lleve a sus Estados miembro.

En el marco del Día Europeo de las Lenguas (26 de septiembre) y el Año Europeo de la Herencia Cultural 2018, especialistas y políticos se juntan esta semana en Bruselas.

Se trata de exponer las ventajas de hablar muchas lenguas y de conservar aquellas que, por diversos motivos, se tienen o se han convertido en minoritarias.

Las estrellas de la semana son lenguas europeas como el Welsh, que es la lengua nativa de 562 mil personas; del Zimbar que tiene hoy mil 072 hablantes o del Alsaciano que hablan 150 mil. También del Euskera que hablan 75 mil personas en el País Vasco, del Gallego (dos millones) o del Catalán/Valenciano (diez millones).

“Desde el punto de vista neurocientífico, sean minoritarias o de uso mayoritario, el aprendizaje de las lenguas no diferencia entre unas y otras”, explicó en Bruselas a Notimex, Jon Duñabeitia, investigador de la Universidad Nebrija de Madrid.

“Aparte de las ventajas sociolingüísticas obvias –somos capaces de hablar con más personas- tiene una ventaja neurocognitiva: gracias al aprendizaje de nuevas lenguas hacemos nuestro cerebro un poquito mejor para paliar efectos adversos de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer”, afirma el catedrático vasco.

Así como la Comisión Europea apuesta ahora por apoyar la diversidad de sus lenguas, incluyendo las minoritarias, “países como México, con su inmensa riqueza lingüística deben luchar, como por la biodiversidad, por que no se pierda ninguna especie, ninguna oportunidad de mirar desde otra perspectiva”, dijo a Notimex, Vicent Marzá, ministro de Educación, Investigación y Cultura de Valencia.

“Gracias a ser multilingüe podemos posponer la aparición de síntomas neurodegenerativos. Es una ventaja en cuanto a salud cerebral el hecho de hablar más de una lengua, minoritaria o no”, concluyó Duñabeiti.