La bancada del PRI, chiquita y dividida

3

Odio decir “se los dije”, pero la nota de hoy será lo que adelantamos ayer en este espacio respecto a la asignación de diputaciones plurinominales, un proceso en el que Morena se queda sin la presencia del profesor Manuel Madero Valencia y en cambio, el PAN suma a Gildardo Real a la minibancada blanquizul en la que aparecer Eduardo Urbina y Alejandra López Noriega.

 

Lo que sigue, son las impugnaciones primero en el Tribunal Estatal Electoral y luego en la sala superior del Trife, donde no sólo Morena habrá de presentar sus recursos de apelación, sino también Movimiento Ciudadano, que no se resigna a contar sólo con la diputación de María Dolores del Río, sino que buscan se les reconozca una curul más, que en este caso sería para Francisco Javier Zavala Segura.

 

La sorpresa sería que en ese litigio, Morena resultara con otra curul menos, un escenario que no deberían descartar, considerando los criterios de sobrerrepresentación a discutirse por los magistrados federales. Ya se verá-

 

Por lo pronto, es un hecho que la siguiente legislatura será la que mayor representación femenina tenga, gracias al impulso de la agenda de género desde diversas organizaciones de la sociedad civil, que la gobernadora Claudia Pavlovich hizo suya, dándole forma de iniciativa de reforma, para lograr que en Sonora los partidos políticos estén obligados a postular al menos el 50 por ciento de candidatas.

 

Esto permitió que la legislatura se integre por 18 hombres y 15 mujeres, siendo la más cercana a la paridad de género en la historia del estado.

 

Este será otro de los ingredientes interesantes de la próxima legislatura, donde sin duda la agenda de género ocupará una parte importante del quehacer en la Cámara, y dará mucho material para la crónica.

 

 

II

 

Y a propósito de crónica legislativa, en el PRI no todo es miel sobre hojuelas. De hecho, hoy más que nunca son hojuelas bañadas con miel, pero hay un vientecillo de fronda que viene desde Cajeme y amenaza con dar mucho material para relatos futuros.

 

El PRI no ganó un solo distrito en todo el estado. Sólo llegarán cuatro plurinominales, pero dos de ellos, cajemenses para más señas, llegan con las espadas desenvainadas entre sí.

 

Rogelio Díaz Brown y Armando Alcalá se mascan pero no se tragan. De hecho, Díaz Brown y su gente intentaron hasta el último momento, incluso a destiempo, modificar la lista de plurinominales para que Alcalá no entrara en el número tres de la lista. Lo intentaron todo, hasta replantear términos de la coalición con el Verde y el PANAL o introducir cuotas de género, pero no lo consiguieron.

 

Y es que Alcalá le apostaba desde el principio a que perdiera alguien del PRI para alcanzar a entrar como pluri en el número 3 y para ello, aseguran, estuvo apoyando subrepticiamente el proyecto de Toño Astiazarán y hasta le metió lana a esa campaña, siendo que él coordinaba la campaña de Sylvana Beltrones.

 

Alcalá era el encargado de la llamada “estructura única” y cuando se le avisó que por lo menos había 100 activistas de Morena en esa estructura, volteó hacia otro lado y no hizo nada al respecto.

 

El punto es que los números finales fueron fatales para el PRI y no sólo se le cumplió la expectativa de que perdiera alguien, sino que perdieron todos, y no hubo manera de evitar que entrara sin tentar baranda como tercero en la lista de pluris.

 

Eso es lo que trae bastante molesto a Díaz Brown y su gente, pero también a Alcalá, porque sabe que lo quisieron recorrer en la lista, sin conseguirlo. Ahora ambos serán compañeros de la minibancada tricolor y se espera que salgan chispas de allí.

 

III

 

Muy serena y relajada se le vio ayer a la gobernadora Claudia Pavlovich a su regreso del veraniego asueto. Sin prisas pero sin pausa, como ha sido su estilo independientemente de las coyunturas políticas, realizó recorridos de supervisión por dos centros de salud en el norponiente de la ciudad, conviviendo tranquila con los derechohabientes e intercambiando impresiones con el personal de la Secretaría de Salud.

 

Dejó claro que la agenda de su gobierno no está supeditado a los vaivenes electorales, y aunque sabe que los resultados para su partido fueron de lo más adverso el pasado 1 de julio, asume con naturalidad su disposición a trabajar en el nuevo escenario, sumando fuerzas con el resto de las representaciones políticas, pero sobre todo con la sociedad sonorense, para seguir avanzando en su plan de desarrollo para el estado.

 

La pregunta obligada de los reporteros fue sobre los anunciados cambios en su gabinete, y la gobernadora subrayó que comenzarán a darse la próxima semana, de manera paulatina. No habrá, pues, esa “sacudida del árbol” que algunos anunciaban con ligereza y que tenía a más de cuatro en el gabinete desabasteciendo las farmacias y yerberías en búsqueda de tranquilizantes de diversa naturaleza.

 

Con la misma calma, Claudia Pavlovich desestimó las “buenas fuentes” citadas en boletines partidistas, que la ubican operando junto al PRI para incidir en el proceso de asignación de diputaciones plurinominales al Congreso local.

 

Las campañas ya pasaron, los discursos fantasiosos deben quedar atrás. Los conflictos entre los partidos están en la cancha de la institución electoral a la que refrendo mi respeto, y es allí donde deben dirimirse; nosotros en lo que debemos ocuparnos es en las tareas de gobierno, dijo.

 

IV

 

Mientras avanza el proceso para designar a los cinco principales integrantes del gabinete de Célida López, la alcaldesa electa decidió avanzar en el nombramiento que habrá de protocolizarse el 15 de septiembre, de quien se desempeñará como secretario del Ayuntamiento.

 

Este es un cargo clave para la gobernabilidad, pues será el encargado de la política interna del gobierno municipal, la verdadera mano izquierda de la alcaldesa durante los próximos tres años.

 

Se trata de Alfredo Gómez, hombre de todas las confianzas tanto de la alcaldesa electa como de Alfonso Durazo, el indiscutible líder de Morena en Sonora, próximo senador y luego secretario de Seguridad Pública en el gabinete de Andrés Manuel López Obrador.

 

Cumpliendo con el requisito que parece ser la principal exigencia de la sociedad hermosillense, para que los nuevos funcionarios se acerquen más al perfil ciudadano que al de la clase política tradicional, Alfredo Gómez ha desarrollado su carrera más cerca de la academia, la iniciativa privada y la práctica y promoción del deporte amateur y de alto rendimiento.

 

Cuenta con una maestría en Ingeniería Económica y Finanazas; trabajó durante 18 años en bancos y casas de bolsa en Sonora y Sinaloa; fue profesor de la maestría en Finanzas en la Universidad del Noroeste, comentarista de TV Azteca durante los juegos olímpicos de Beijing; director de selecciones nacionales de ciclismo durante seis años; vicepresidente de la Federación Mexicana de Ciclismo e integrante del Consejo de la Fundación Sonorense para el Deporte de Alto Rendimiento (Fusadar).

 

Veremos cómo le va en su nueva encomienda.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx