Los cambios en el gabinete de CPA

20

SERÁ POR DEMÁS interesante conocer la manera en que la Gobernadora Claudia Pavlovich llevará a cabo los cambios en el gabinete estatal. De inmediato surgen las preguntas: ¿Será una serie de enroques en las dependencias, se ocuparán “vacantes” con perdedores en las elecciones, o habrá personajes novedosos aunque reconocidos por su capacidad en los puestos clave?

En esencia, los movimientos que la titular del Ejecutivo estatal hará para “mover el árbol” de su gabinete, estarán en relación directa a la capacidad del nuevo equipo para tratar, conducir, dialogar y negociar con los nuevos actores que, ignorantes e improvisados unos y experimentados otros, se han apoderado del Congreso del Estado y de las principales alcaldías luego de la paliza electoral al PRI y al PAN el pasado 01 de julio.

Hay algunos factores a tomar en cuenta. El primero de ellos es que el hombre fuerte de MORENA en el Estado se llama Alfonso Durazo, quien por lo pronto habla de una relación “afectada” con Manlio Fabio Beltrones, con Ricardo Mazón y con el Gobierno del Estado, a quienes acusa de haber propiciado “campañas negras” en su contra, aunque establece que lo que verdaderamente importa es la relación con el gobierno estatal “y no con las personas, sino con las instituciones”.

Durazo ya hace referencia a recibir un trato de parte de la Gobernadora Pavlovich “acorde a la exigencia ciudadana de haberles otorgado el poder y dominar, por ejemplo, el Congreso del Estado, donde impondrán la agenda que MORENA dicte en materia de austeridad y vigilancia del gasto, sin dejar de escuchar a sus adversarios”.

Luego entonces, se antoja, que los legisladores plurinominales del PRI (¿alcanzará el número de 5 o 6 por haber perdido todo?) deberán escogerse en base a su preparación y destreza para el debate y la sustentación.

La Gobernadora ha operado hasta ahora, con su secretario de gobierno, con su secretario técnico y con su secretario de Salud. Es su equipo y es su gente de mayor confianza. Habría que tomar la decisión si prescindirá o no de ellos.

El Fiscal General fue nombrado por el Congreso del Estado y se supone, rebasará el término del actual sexenio. Tiene pendiente designar un nuevo secretario de Educación y Cultura y tiene entera libertad para remover a su titularidad en Seguridad.

La facultad para remover funcionarios lo tiene de manera exclusiva, la titular del Poder Ejecutivo. Es una facultad que le otorga la Constitución. Ella es quien deberá evaluar la actuación de su gente, la necesidad de colocar en lugares estratégicos a personajes aptos para los difíciles tiempos que se le avecinan y que no necesariamente pueden estar cerca de su corazón.

También, ha mostrado y demostrado que es una mujer que privilegia el compromiso de su palabra, característica que le ha acompañado los tres primeros años de mandato y no necesariamente deberá sentirse ligada a ello en la segunda parte de su sexenio.

El mensaje que deberá enviar a la opinión pública es de respeto a la voluntad ciudadana y a la civilidad política, asumiendo de manera completa su responsabilidad histórica de tomar las decisiones que le llevarán a tener un “séptimo año” en el que pueda caminar por las calles de la ciudad con la frente en alto y recibiendo el saludo respetuoso de Juan Pueblo.

 

BUENO, mientras tanto trascendió la tarde de ayer que Jorge Hoyos, pasó de la coordinación de comunicación en apoyo a la fórmula del PRI al Senado, a la posición de enlace de comunicación social de la Secretaría de Educación y Cultura del gobierno estatal… Desplazó a Karla Moreno, quien pasará a comunicación social del DIF donde la firma importante es la de Karina Zárate… Hace apenas unos cuantos meses, Manuel Ignacio “Maloro” Acosta podía haber sido titular de la SEC en relevo de Ernesto “Pato” de Lucas, pero las cosas sucedieron de otra manera como todos lo sabemos… ¿Continuará la misma oferta?

 

Y PERVERSOS manejaron en redes sociales ayer por la tarde un listado de presuntos movimientos en distintas dependencias del Gobierno del Estado… Se hablaba inclusive que Abel Murrieta sería el nuevo “procurador”… Con ese “anuncio” se establecía lo falso de la información, ya que como lo señalamos anteriormente, Rodolfo Montes de Oca fue nombrado por el Congreso del Estado como fiscal general por cinco años, lo que le permitiría rebasar el sexenio.