AMLO, reconciliación o rencor social

0

Sería mezquino no desearle al próximo presidente que le vaya bien en el marco de su discurso de la noche del domingo: respeto a la libertad de expresión, a la propiedad, a la iniciativa privada, a la diversidad, alto a la corrupción, primero los pobres y no más deuda.

Subrayadamente, reconciliación.

Ahí va a estar su gran problema.

Sus clientelas le van a exigir medidas drásticas contra aquellos que, según les dijo, son los culpables de su pobreza.

La reconciliación no encontrará un obstáculo en sus adversarios, sino en sus seguidores.

A ellos les dijo que eran pobres por culpa de “mafiosos”, “ladrones”, “aprendices de carteristas”, “cínicos”, “corruptos”, “traficantes de influencias”, “pandillas de rufianes”, “maleantes”, “achichincles”, “gacetilleros vendidos” y un largo etcétera (leer el compendio completo en el artículo de Gabriel Zaid, ‘AMLO poeta’, en Reforma 24 de junio).

En sus recorridos por el país durante todos estos años, López Obrador inoculó el odio y el encono entre mexicanos.

Destapó la caja de Pandora del resentimiento y el rencor social.

Ahora quiere conjurar esas calamidades con su victoria. Que así sea, pero el daño ya está hecho.

Qué va a hacer cuando la impaciencia de sus seguidores los lleve a cometer locuras, como asaltar tiendas, cobrar peajes, apropiarse de autobuses, saquear camiones con mercancías… Nada que no hayan hecho, pero se les controlaba con la Policía.

¿El presidente AMLO va usar la fuerza para defender la propiedad privada?

¿O se va a doblegar ante su base social?

El dilema no es fácil, porque a esa base social le dijo que estaban mal por culpa de los “malandrines”, “hampones”, “espurios”, “traidores”, “minorías rapaces”, “siniestros” y “corruptazos”.

La CNTE, CETEG, SME, grupos armados y organizaciones radicales, o hasta gente de buena fe, van a querer tomar lo suyo, que está en manos de esos “blanquitos”, “mafiosillos” y “malhechores”, de los cuales les habló su líder, ahora presidente de México.

El lenguaje que usó López Obrador en todos estos años de campaña en cada uno de los rincones del país, no cayó en terreno estéril. La ira y el deseo de revancha están vivas. Y cuando se envenena con las palabras es imposible detener los hechos.

Stefan Zweig escribe en su biografía de Fouché: “No pecó por embriaguez de sangre la Revolución francesa, sino por haber embriagado con palabras sangrientas. Para entusiasmar al pueblo y justificar su propio radicalismo, se cometió la torpeza de crear un lenguaje cruento; se dio en la manía de hablar constantemente de traidores y de patíbulos. Y después, cuando el pueblo, embriagado, borracho, poseído de estas palabras brutales y excitantes, pide efectivamente las medidas enérgicas anunciadas como necesarias, entonces falta a los caudillos el valor de resistir: tienen que guillotinar para no desmentir sus frases de constante alusión a la guillotina. Los hechos han de seguir fatalmente a las palabras frenéticas” (pág. 53).

Ahí está el problema de la reconciliación que enfrentará el próximo presidente.

Sus bases quedaron embriagadas de palabras hirientes contra otros mexicanos que simple y sencillamente piensan diferente a él, y por tanto los convirtió en enemigos del pueblo.

Los asaltos a trenes, las tomas clandestinas de ductos de Pemex, ¿los va a querer resolver con becas para algunos jóvenes?

¿O tendrá que usar esa estrategia, más la otra, la dura, emplear a fondo a las fuerzas de seguridad contra los cárteles de asaltantes para proteger el patrimonio ajeno?

Él les dio como dirigente político, durante años, una justificante social para asaltar y delinquir. Lo mismo a la Coordinadora, a las autodefensas y otros grupos que eran víctimas del “bandidaje”, “fifís”, “sepulcros blanqueados”, “ponzoñosos”, “piltrafas morales”, “camajanes”, “señoritingos” y “reaccionarios”.

Ahora va a gobernar a partir del 1 de diciembre, y debe tener todo el respaldo para cumplir con su compromiso de respetar libertades, bienes, y promover la reconciliación.

En caso de no hacerlo el país caerá en la anarquía.

Por ahora, se ha ganado en las urnas el beneficio de la duda.