Sonora aeroespacial

3

¿Cómo ven que en Sonora se construya una plataforma de lanzamiento de cohetes satelitales y minisatelitales? Más aún: que estos cohetes se construyan aquí, abriendo brecha en un área de la industria aeroespacial hasta ahora inexplorada en el estado.

Pues este fue uno de los acuerdos que comenzaron a trabajarse en la reunión de la Comisión Sonora-Arizona Arizona-México, que se llevó a cabo el pasado fin de semana y donde los titulares de los gobiernos de estos dos estados fronterizos, reunidos con académicos, científicos y empresarios acordaron avanzar en los trabajos que apuntan al relanzamiento de la industria aeroespacial, que ya se ha asentado en la llamada Megarregión.

La Universidad de Sonora y el Instituto Tecnológico de Sonora (Itson) jugarán un papel relevante en la iniciativa para desarrollar estos temas, sobre los que avanzaron en esta edición de este encuentro binacional, junto con la Universidad de Arizona, empresarios de ambos lados de la frontera, de acuerdo con la información en la que se da cuenta de los acuerdos alcanzados.

La gobernadora Claudia Pavlovich y su homónimo de Arizona, Doug Ducey, así como el director de iniciativas con México de la Universidad de Arizona, Justin Dutram avanzaron además en temas estratégicos en minería sustentable, aeroespacial y de innovación.

Sonora tiene no sólo las condiciones para la construcción de esta plataforma de lanzamientos satelitales, sino la vocación y el recurso humano para consolidar también la industria de construcción de partes para esas naves de alta tecnología, así que en los próximos meses estaremos asistiendo a lo que podría ser la principal ventana de oportunidades para el desarrollo en esa área estratégica.

Y ya que andaba por allá, la gobernadora sostuvo un encuentro nada menos que con Noam Chomsky, considerado uno de los intelectuales más destacados de la época; fundador la lingüística moderna y uno de los estudiosos de la historia más citados en las últimas décadas.

Con el prestigiado intelectual compartió puntos de vista sobre el rol de los gobiernos locales como líderes en las relaciones internacionales y la importancia del desarrollo sustentable.

II

Y del otro lado de la moneda, del lado oscuro de la agenda político-electoral, circuló ayer con la profusión propia de las campañas sucias, un presunto comunicado de la presidencia municipal de Hermosillo en el que básicamente se solicita al presidente del Congreso, Rafael Buelna Clark, comenzar a “sensibilizar” a los diputados de la bancada del PRI, para aprobar un incremento del 50 por ciento a las tarifas de agua potable en la capital.

El presunto comunicado sería ingenuo si no fuera tan perverso. Habla de previsiones ante la sequía que se avecina, cuando los pronósticos climatológicos previenen sobre una extraordinaria temporada de lluvias para este año.

Pero no sólo eso: el tema del incremento a las tarifas ha sido uno de los que mayores costos políticos le ha acarreado a la actual administración y en plena época electoral, una medida de esa naturaleza sería literalmente un suicidio político.

Recordemos que a la administración del Maloro Acosta le tocó implementar el incremento del 35 por ciento a las tarifas, acordado por el cabildo de Javier Gándara Magaña (donde por cierto Myrna Rea era regidora), como un recurso para solventar los costos del tratamiento de agua potable. Pese a ser acordado desde entonces, no se ejecutó ni siquiera en la siguiente administración, de Alejandro López Caballero, quien pateó el bote sabedor de lo impopular que resultan los incrementos en tarifas, impuestos y servicios.

Ahora hacen circular la versión de un incremento ¡del 50%! a las tarifas de agua, versión que ya fue desmentida por el Ayuntamiento.

En los corrillos políticos se comenta que esta “fake news” tiene su origen en el equipo de campaña de la candidata de Morena, Célida López Cárdenas, al que afirman, se ha sumado recientemente un personaje de triste memoria en el sexenio padrecista: Vicente Sagrestano Alcaraz (y si se habla del Vinko, tiene que hablarse de su padre putativo, Javier Alcaraz, el “genio” de la propaganda de Guillermo Padrés, a quien el ex gobernador debe “agradecerle” en buena medida su estancia en la cárcel, pues como “asesor de imagen” fue un excelente destructor de la figura del hoy preso).

Al Vinko se le vio recientemente merodeando los terrenos de Morena, al hacerse presente en la rueda de prensa que ofreció la vocera de Andrés Manuel López Obrador, Tatiana Clouthier, junto con otro reconocido padrecista, Luis Alberto Plascencia, secretario de Desarrollo Social en el segundo tercio del sexenio de Padrés.

No sería de extrañar que la mano del Vinko estuviera por allí, pues en su infinito trastorno de personalidad múltiple, nunca ha sabido bien si su papel en esta vida es el de bufón del ex gobernador, golfista escocés, boxeador, empresario o estratega de campañas y marketing, con lo que ha soñado desde aquella vez que “infartó” a Ramón Corral Ávila como candidato a gobernador en 2003, con pésimos resultados porque ya mero le salía cierto y el empresario de la refrigeración se andaba infartando, pero por la derrota electoral.

En fin, esto y más vamos a ver en lo que resta de las campañas.

III

Otro que celebró el día del padre haciendo adobes fue el Maloro Acosta, que participó corriendo los cinco kilómetros de la carrera del día del padre, para remontar luego la sierra sonorense y llegar hasta Sahuaripa, donde sostuvo un par de encuentros con habitantes de aquel municipio.

IV

Lamentable, por donde quiera vérsele, la demanda que la candidata de Morena al senado presentó contra integrantes de la llamada Mesa Cancún, un colectivo en el que participan algunos colegas y otros que, sin tener una formación periodística, participan activamente en medios de comunicación y redes sociales, ejerciendo la libertad de expresión.

Lilly Téllez se queja de que fue víctima de violencia política por razones de género, y al mismo tiempo va por el camino de su campaña abrazando a otros colegas, publicando fotos con ellos y aduciendo que ellos sí son profesionales, responsables, objetivos, imparciales y demás.

Para mi gusto, la candidata va por allí con su precaria agenda política, tratando de ganar espacios a partir de la siembra de cizaña, la confrontación, la soberbia de quien presume una laureada carrera periodística (algo siempre a discusión) y el extravío de no saber que ya es candidata al senado y no una videocolumnista, lo que básicamente la ubica en la esfera de los opinólogos y comentócratas.

Admito que hubo algunos integrantes de la Mesa Cancún que se excedieron en la adjetivación de la videocolumnista, pero desde su posición como candidata y muy probable ocupante de un escaño en el Senado, es decir, en una posición de poder político, lo menos que podría mostrar es vocación de diálogo, apertura a la crítica y respeto por una libertad que ella misma ha ejercido con presteza.

Sólo hay que revisar algunas opiniones que la conductora tenía hace unos años sobre Andrés Manuel (mantenido, populista, peligro para México), y que luego cambió por loas.

Ignoro cuál será el destino de esta demanda, pero de entrada, marca un precedente sobre lo que puede ser la gestión de la videocolumnista como senadora: la toma de decisiones a partir de una concepción del mundo que lo divide en buenos y malos; en ángeles y demonios, en personas cuyas opiniones son correctas si coinciden con las mías, pero condenables si discrepan.

Mala señal. Veremos en qué para eso, porque la demanda incluye al dirigentet estatal del PRI, Gilberto Gutiérrez Sánchez quien, hasta donde se sabe, no ha tenido una sola expresión ofensiva hacia la candidata de Morena. Cuestionamientos sí, naturales en toda campaña electoral, pero ofensivas, no hay. ¿O sí?

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx