También la falta de agua…

1

Vandalismo “común” o acciones deliberadas que persiguen un fin político… ninguna de las dos posibilidades debe descartarse detrás de los hechos que han provocado que algunas colonias de Hermosillo registren baja presión de agua o ya de plano la falta del vital líquido.

La delincuencia ha crecido a grado tal que no reconoce fronteras. A veces porque ya se hizo en muchos individuos su forma diaria de vivir y otras bajo el influjo de las drogas o ante la necesidad de seguirlas adquiriendo, es como se explican algunos actos que terminan por afectar a terceros que sin deberla ni temerla resultan víctimas de esta degradación social que hemos alcanzado.

En una ciudad como la que habitamos, con temperaturas realmente infernales estos días, el del agua es un recurso de primerísima necesidad. Que esté cara, escasa, o de plano no llegue a algunos hogares, es un argumento electoral que no se desperdicia pero para nada.

Los supuestos mencionados al principio, vandalismo común o acciones deliberadas con fines electorales, no son comprobables se ocuparía de sofisticados sistemas de vigilancia que no se tienen y los intentos de los mismos, muchas veces han quedado en mano de los delincuentes.

Sí, sin duda sería un acto ruin de quien pretenda afectar la imagen del gobierno para cachar el descontento social y ahora sí que jalar agua para su red. Ante ello se exhibe el argumento que justifica todo lo que se haga en la guerra y en el amor.

He escuchado muy buenos comentarios antes y ahora, del programa En Causa que impulsa el Ayuntamiento de Hermosillo. Desde la óptica académica más que política, lo califican como un esquema adecuado de combate a la pobreza. Y es que su diseño hizo converger a diversos perfiles en el que no dejaron por fuera a la academia que desde la imparcialidad que la ciencia y los números permiten, pudieron aportar sus consideraciones para su implementación.

La clave de En Causa, es que no es un programa asistencialista como se ha demostrado que no es el camino para terminar con la fábrica de pobres en México. Su esquema es integral, es separar del entorno a familias, prepararlas, darles herramientas para abrirse paso en una vida más productiva y de mayor integración familiar. Eso es posible insisto, porque el programa es integral y atiende una parte muy importante como lo es la emocional.

Si habría que reconocer una acción de la administración de Maloro Acosta, sin duda, yo pondría éste ejemplo y dicho sea de paso, su implementación tocó a Carlos Rodríguez desde la dirección de asistencia social.

Quien llegue, bien haría en mantener dicho programa conservando el espíritu de transformación de los individuos y sus familias. No permitan que se interrumpa ese ritmo y eviten la visión política porque sería el fin de En Causa; la razón es muy  sencilla: no genera muchos votos.

En la temporada que nos encontramos estamos ante la exposición de muchos temas, propuestas, denuncias, etc.

Ayer en el programa “De 6 a 7” de Grupo Larsa Comunicaciones, la candidata a la diputación federal por el V distrito, Wendy Briseño, denunciaba el reclamo de los pobladores de la comunidad de San Bartolo que desde hace mucho tiempo están pidiendo mejoras al camino de Mesa del Seri a San Bartolo pero “…En el gobierno les dicen que ya está, que ya se hizo” y señalaba la necesidad de que se aclare el punto sugiriendo que si se dice que ya está hecho, el algún lugar habrán quedado esos recursos.

La comunicación de inmediato por parte del Ing. Alfredo Martínez, Director de la Junta Local de Caminos, dependencia que se encarga de esas rúas. La solicitud del Ing. Martínez muy lógica: ¿Dónde está el oficio que desde el gobierno del estado dice que ya se hizo esa carretera?.

Lo solicitamos a la candidata.

¿Seguimos coincidiendo? www.SoledadDurazo.com @SoledadDurazo