Dialogar con Donald Trump, tema central del segundo debate

4
Foto: Internet

La legalización de las drogas, el control de las armas y acciones que reviren los insultos del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, fueron los temas sobre los que giró el segundo debate presidencial en la frontera.

En el ejercicio, además de los moderadores Yuriria Sierra y León Krauze, también participaron 42 personas que todavía no eligen su voto, quienes aleatoriamente lanzaron preguntas a los aspirantes a la presidencia de México.

Los temas previstos para el debate que se llevó a cabo en la Universidad de Baja California, campus Tijuana, fueron migración, comercio exterior, inversión, seguridad fronteriza y combate a la corrupción.

Los candidatos giraron el debate en torno al líder de la Casa Blanca, quien en días recientes se refirió a los inmigrantes como animales.

Ricardo Anaya, por la coalición México al Frente mencionó que ante sus declaraciones: “Yo si voy a defender el interés nacional”.

Asimismo, José Antonio Meade, por la coalición Todos por México, añadió que se debe responder con la misma autoridad y añadió “no voy a permitir que se nos falte al respecto jamás”.

Específicamente en lo que respecta al Tratado de Libre Comercio para América Latina, Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Juntos Haremos Historia, respondió a uno de los integrantes del público y argumentó que en lo único que está de acuerdo con las medidas del país vecino es en subir los salarios para acabar con la disparidad entre Estados Unidos y Canadá.

Sobre el tema de la trata que propusieron los moderadores, el candidato independiente Jaime Rodríguez “El Bronco” dijo que enviará al congreso una iniciativa para que se castigue de manera más severa ese problema y detalló que el estado que gobernó, Nuevo León, es el único que realiza operativos encubiertos para combatir este tema.

En los últimos momentos del debate, los candidatos coincidieron en que los gobiernos del pasado se encuentra en deuda con los migrantes, e incluso Meade dijo que México al igual que como exige respeto, se deben cuidar a los inmigrantes centroamericanos.