Devuelve a la vida a los libros

4
Foto: Video de Azteca Sonora

Ciudad Obregón, Sonora.- “Las tijeras, la cegueta, cuter, el hilo, mis prenzas de madera y la prensa de fierro”…

Estas son algunas de las herramientas con las que a diario Juan Pablo Suárez regresa a la vida útil libros, que por el tiempo de uso o el maltrato que reciben, sufren daños que causan su salida de las bibliotecas.

“Es un rinconcito de biblioteca y este se puede decir que es el taller de reparación de libros, aquí lo que hacemos es mantener o darle vida al libro que ya está en deterioro”, mencionó.

Los daños más comunes son hojas rotas, libros deshojados o rayados.

“En el caso de la hoja rota, utilizo papel china, es muy delgado y a la hora de reparar esa hoja rota, puedo poner pegamento blanco, poner papel china y se sigue viendo la letra. Se trata de mantener la pasta original, si no se puede hacer nada, lo que hago es ponerle pasta dura”, explicó Suárez.

En su experiencia como restaurador de libros, indica que así sea una hoja la que se suelte, se debe deshojarse completamente para ser pegado, cocido o ambas cosas.

“Primero es deshojarlo, luego pasar a lo que es meterlo a la prensa para poder hacerle las ranuras, agregar el pegamento y ponerle las costuras con el hilo blanco, ya se puede ir cociendo, queda listo. Se deja pegar, se le vuelve a poner las etiquetas y ya entra al área de mostradores”, detalló.

Desde hace cuatro años es el responsable de reparar los libros de la biblioteca pública de Ciudad Obregón, en promedio rehabilita uno al día.