Una elección atípica

1

Conforme terminan de integrarse las listas de candidatos a los 102 cargos de elección popular que estarán en juego el próximo 1 de julio, en Sonora los rangos de incertidumbre sobre los resultados se incrementan, por la configuración de varios elementos que harán de ésta, una elección atípica.

El desencanto ciudadano hacia una clase política que parece competir en el escenario nacional por ver de qué lado están los mejores exponentes de la corrupción, puede provocar una baja en la asistencia a las urnas, dejando los resultados a merced de los partidos que mayores recursos, experiencia y estructura tengan para movilizar a sus bases el día D.

Pero el sistema de partidos parece haber dado de sí. Luce agotado y con sus fronteras ideológicas difuminadas en un solo campo donde el pragmatismo borra historia, formación, principios, divisas, de manera que las izquierdas acogen con facilidad las plataformas de la derecha; las derechas se suman sin pudor a la izquierda; el centro es el lugar que todos buscan pero en el que no todos caben.

La alternancia, que en otros países ha sido la antesala de la transición democrática, en México ha servido más para homologar a todos los partidos en las malas prácticas. El PRI, antaño poseedor del copyright en la materia ya comparte créditos con el resto de las opciones políticas, donde por cierto tienen una participación relevante connotados ex militantes del tricolor.

El transfuguismo político en tiempos preelectorales se ha registrado en otros momentos pero, si la memoria no me falla, nunca en la forma como se está viviendo en la actual coyuntura, particularmente en Sonora.

Hay casos relevantes como el de Antonio Astiazarán, Abel Murrieta, Célida López, María Dolores del Río, Rodrigo Bours Castelo, David Figueroa, por citar algunos nombres que han hecho ruido en los últimos meses, pero en casi todos los municipios se están presentando casos menos sonados aunque igualmente sorprendentes para los electores locales. En la zona del Río Sonora, en la región serrana, en el desierto de Altar y en el valle del Mayo hay personajes menos publicitados, pero que igual están migrando de un partido a otro.

Y los partidos a su vez, se están encapsulando en grupos cada vez más reducidos pero con mayor poder en la toma de decisiones, lo que ha quedado de manifiesto en la definición de las candidaturas, y a su vez ha sido el motivo de las rupturas, renuncias, distanciamientos y todo eso que está a punto de tipificarse como violencia intrafamiliar, una vez que comiencen las campañas.

Todo eso contribuye a incrementar los rangos de incertidumbre de los que hablábamos líneas arriba, y que dificultan la prospectiva electoral. ¿O alguien puede vaticinar desde ahora, cómo será el comportamiento del electorado sonorense para la fórmula al senado?  ¿Cómo en los distritos federales, en los locales, en las alcaldías?

En anteriores elecciones se podían arriesgar algunas quinielas. Hoy, en los municipios más importantes hay rangos de incertidumbre altos.

Salvo Hermosillo, donde El Pato de Lucas no parece tener rival de peso enfrente, en otros, como Cajeme, el reacomodo de fuerzas plantea serias interrogantes. Nogales, Guaymas, Navojoa, Agua Prieta son también un acertijo porque ya no se sabe a favor de quién vayan a operar los liderazgos de cada partido, que en muchos casos parecen tener más coincidencias con sus enemigos históricos que con sus correligionarios.

La moneda pues, está en el aire.

os pero, si la memoria no me falla, nunca en la forma como se es

 

II

Poco más de dos años después de que el sector educativo sonorense sólo fuera nota nacional por las corruptelas del llamado programa de Transformación Educativa, que básicamente sirvió para llenar los bolsillos de constructores y funcionarios, hay datos relevantes que prueban que las cosas van cambiando.

El 99.53% de las maestras y maestros sonorenses participaron en el proceso de evaluación docente; Sonora ganó un premio nacional a la innovación por la creación de un programa de selección aleatoria para eliminar sospechas de parcialidad en ese mismo proceso.

En este lapso, Sonora pasó de los últimos lugares en la evaluación PLANEA, a ocupar el cuarto en comunicación y lenguaje, y el quinto en matemáticas, y se garantizó un lugar a todos los jóvenes en preparatoria.

Estos datos se dieron a conocer ayer, durante un encuentro con el magisterio y autoridades de los estados del noroeste, en el que la gobernadora Claudia Pavlovich expuso que ha sido a través de la coordinación entre maestros, alumnos, padres de familia y autoridades, que se ha podido remontar desde una situación de crisis en la que fue encontrado el sector educativo, que hoy cuenta entre otras cosas, con los maestros mejor evaluados del país.

La reconstrucción de Sonora, a dos años y medio de distancia, sigue contando con datos concretos para documentar los avances.

 

III

En todas partes, hasta en los municipios más pequeños, se cuecen habas. Nos reportan que en San Felipe de Jesús, cuyo padrón electoral linda en los 500 inscritos, un hombre está buscando con denuedo ser inscrito en la planilla de regidores en la fórmula del PAN.

Se trata de Jesús Roberto Ochoa Padilla, un empresario de la construcción favorecido en el pasado con obra pública, pero involucrado en algunos asuntos turbios que ya se encuentran consignados en un expediente en la Fiscalía Estatal Anticorrupción.

Sus ansias de ser inscrito como regidor no están fundadas, nos dicen, en su vocación de servicio, sino en la urgencia del fuero. Y como este, hay otros casos, en otros municipios. Seguiremos informando.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx