MORENA, MC y sus redes de pesca en Sonora

5

EN EL ARRANQUE de esta semana, son panistas los que se manifiestan agraviados por las decisiones centralistas que no favorecen sus aspiraciones y hay quienes el temperamento ayuda para animarse a redactar su renuncia a la militancia.

El sábado “alguien” desde el interior de Acción nacional hizo circular dos listas. Una de aspirantes a diferentes presidencias municipales y otra con nombres de aspirantes a las 21 diputaciones locales.

No faltó quien asegurara que esas listas fueron toda una farsa muy bien armada para generar la percepción de que se tomaban en cuenta a varios grupos dentro del partido.

Al paso de las horas, los beneficiados por la mano que domina el PAN en Sonora en nuestros días –Damián Zepeda– fueron notificados, pero también recibieron la mala noticia quienes nomás “no pasaron”.

En Huatabampo, de inmediato “cayó el veinte” en el sentido de que el beneficiado tiene por nombre Ramón Díaz Nieblas y a pesar de que es una garantía de triunfo sobre el PRI, comenzó una rebelión al interior por parte de Francisco “Pancho” Vázquez y todos sus simpatizantes, quienes tienen meses trabajando para lograr la candidatura a la presidencia municipal de la aún llamada “Tierra de los generales”.

Y el ejemplo del sur del Estado es sólo un botón de muestra. En el norte, específicamente en Magdalena, circuló inicialmente el nombre de Enrique Torres Delgado para vestirse como candidato panista a la alcaldía del lugar.

Este domingo, circuló sorpresivamente la carta-renuncia de Torres Delgado a su militancia en el PAN, plasmando su dolor por haberse decepcionado de la organización política donde siempre había participado.

Su carta no la dirigió a Damián Zepeda o a Alejandra López Noriega. La dirigió a Idelfonso Arias Celaya, presidente del comité municipal del PAN en Magdalena, quizá dejando una ventanita abierta en busca de alguna respuesta a su “pataleo”.

“Provengo de una familia que participó en el Bajío en la fundación de Acción Nacional, en ese ámbito aprendí a valorar el esfuerzo y sacrificio que muchos mexicanos y mexicanas de buena fe, realizaron para construir el Partido Acción Nacional, allí también entendí que, como panista, debe darse la congruencia entre el estilo de vida y la doctrina. Fui abanderado electoral con el orgullo de pertenecer a un organismo público con un andamiaje doctrinario que privilegiaba la congruencia, la persona humana y la vida democrática interna”.

Enseguida anunció su renuncia a la militancia y a todo proceso interno en su partido, “decidido a emprender el camino libre de una vocación de ejercicio genuina desde el ámbito ciudadano, decisión difícil, pero firme”.

Evidentemente, el mismo sábado le notificaron a Enrique que él no era el elegido para ser el candidato a la alcaldía de Magdalena y de ahí se desprendió todo su desagravio al PAN.

Torres Delgado fue diputado federal y encargado de la obra pública en la segunda parte del gobierno de Guillermo Padrés. Formó parte de la administración más corrupta de que se tenga memoria en Sonora. Quizá debió haber estudiado un poco más acerca de la “congruencia personal” para aspirar a tener credibilidad.

Ahora, ante los hechos consumados y dado que desea seguir haciendo política desde el ámbito “ciudadano”, María Dolores del Río y Movimiento Ciudadano le esperan con los brazos abiertos.

Mientras tanto, en Huatabampo, Pancho Vázquez ya puso oídos a una tentación. MORENA a través de su representante en el Estado, Alfonso Durazo, se ha reservado la posición de candidatura a alcalde siempre y cuando deje a Acción Nacional. La primera respuesta fue una negativa. Las cosas evidentemente no pararán en este momento. El partido de López Obrador en Sonora sabe perfectamente que puede dar una gran batalla con Pancho y con Shirley Vázquez, ésta última exdiputada del PAN y multiagraviada con el desdén del albiazul hacia su persona.

Estas descomposiciones se dan en un rancho como el nuestro, donde el PRI permanece unido alrededor de su jefa, la Gobernadora Pavlovich, a pesar de la revolución frustrada de Abel Murrieta.

En realidad, lo que sucede al interior de Acción Nacional y su terrible descomposición, sólo beneficiará al PRI.

No sólo eso, corre el riesgo latente de dejar la segunda posición y cederla a MORENA. Un escenario como ese, motivaría a Lilly Téllez y Alfonso Durazo, a quedarse con el triunfo rumbo al Senado de la República.