Para empezar el día, ¿café o manzana?

8
Foto: Internet

El café es conocido por brindarnos la energía necesaria para empezar el día, sin embargo, consumir cafeína en exceso podría tener consecuencias no favorables para nuestra salud.

A largo plazo produce síndrome de abstinencia, pues el cuerpo se acostumbra a esta sustancia y se vuelve más tolerante, por lo que cada vez se consume una mayor cantidad.

Además, por tratarse de una sustancia con propiedades diuréticas puede causar deshidratación al provocarnos orinar más de lo común, aunque la cantidad ingerida no haya sido excesiva.

Por si fuera poco, el café es una de las causas principales de gastritis debido a que la cafeína estimula la segregación gástrica, lo cual podría reflejarse en dolores abdominales y posteriormente, úlceras estomacales.

A pesar de que estas consecuencias no favorables se presentan debido al consumo excesivo, a corto plazo produce nerviosismo, taquicardia, temblores, insomnio, falta de reflejos y falta de concentración.

Por eso te recomendamos cambiar la rutina de vez en cuando y consumir fuentes de energía naturales como la manzana, que debido a su alto nivel de fructuosa y proteínas, es capaz de aportar la misma dosis de energía que una taza de café.

Además de despertarte, te hace sentir lleno debido a su contenido en fibra que, a su vez, ayuda a mejorar el tránsito intestinal y agiliza el proceso de digestión (por eso de los kilos de más).

La manzana es una alternativa saludable que te permitirá rendir al máximo sin remordimiento.