Nuevos estudios revelan que la conciencia sobrevive tras la muerte

32
Foto: Internet

Investigaciones recientes revelan la posibilidad de que parte de nuestra conciencia permanezca después de morir, lo que implicaría que seríamos conscientes de nuestra propia muerte.

Una investigación de la Universidad de Washington, realizada por el profesor de microbiología Peter Noble y publicada en el 2017 en la revista Open Biology reveló a través del estudio de peces, cebras y ratas, cómo algunos órganos no mueren junto con el resto del cuerpo, sino que permanecen activos hasta cuatro días después de fallecer.

El profesor Noble explica que “no todas las células están ‘muertas’ cuando un organismo muere. Cada tipo de célula tiene diferente períodos de vida, tiempos de generación y resiliencia al estrés extremo. Es probable que algunas células permanezcan vivas y estén tratando de repararse, específicamente las células madre”.

Aunque los autores no pueden establecer las etapas concretas de este proceso al cual califican de “apagado gradual”, están convencidos de que no es fortuito.

Este estudio tiene su base en una investigación pionera realizada entre 2008 y 2014, en la que se pretendía encontrar evidencias sobre lo que en medicina se conoce como “experiencia extracorporal”.

El Dr. Sam Parnia y su equipo realizaron un estudio entre más de 2,000 pacientes de hospitales de Reino Unido, Australia y Estados Unidos que habían sido reanimados después de haber sufrido un paro cardíaco. De las 360 personas que revivieron, el 40% declaró haber tenido consciencia durante el estado de muerte clínica e incluso algunos de ellos llegó a relatar lo que sucedió a su alrededor.

A pesar de que la teoría defiende que la conciencia debe dejar de funcionar cuando se da la muerte clínica —momento en el que el corazón se para y el cerebro a los 30 segundos deja de funcionar— este estudio defiende que las personas siguen teniendo conciencia hasta 30 minutos después de fallecer, lo que explicaría la “experiencia extracorporal”.

Parece que en el momento en que nuestro cuerpo muere, las células cerebrales comienzan de manera gradual su propio proceso de muerte, lo que implicaría que nuestra conciencia sobrevive durante un breve lapso y, por tanto, según declaraciones del propio doctor Parniaque “las personas saben de inmediato que han muerto dado que su conciencia sigue funcionando después de que el cuerpo deje de emitir señales de vida”.