El protagonismo no cabe en la presidencia de la CEDH

0

ESTE VIERNES 19 de este enero que atravesamos a toda velocidad del aún naciente 2018, es la fecha límite para registrar a los aspirantes a ocupar la presidencia de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, en Sonora.

Sabemos de la solicitud del maestro universitario, licenciado Andrés Montoya. Hasta el momento de redactar esta columna desconozco si hay alguien más que se haya anotado, pero sin duda, antes del minuto final del término, aparecerán algunas figuras.

La presidencia de esta CEDH debería ser un asunto serio. Le dio brillo su fundador, José Antonio García Ocampo y le siguió Miguel Ángel Bustamante Maldonado, que dejó para la posteridad la lección de un perfil no discreto, sino callado. Simplemente se dedicó a guardar silencio. Ese estilo le valió después una magistratura en el Tribunal Estatal Electoral, lo que le dio oportunidad en 2009 de ser el voto decisivo para otorgarle la victoria electoral a Guillermo Padrés sobre Alfonso Elías.

La frivolidad en la presidencia de la CEDH comenzó con el contador Jorge Sáenz Félix. Sin cumplir con los requisitos de Ley fue designado para ese cargo y la burocratización del organismo llegó para quedarse.

El caso de Raúl Ramírez Ramírez, quien dejará la presidencia de la CEDH en Sonora en unas cuantas semanas más, es algo especial.

Cuantas veces tiene oportunidad de hacerlo presume de un apoyo que desde niño le otorgó Manlio Fabio Beltrones, a quien reconoce como su padrino. No negaba tampoco que este personaje lo convertiría en presidente de la Comisión Nacional de esa institución.

En los hechos, avaló algunas acciones dentro del sexenio de Guillermo Padrés que fueron altamente cuestionadas. Uno de los casos más sonados fue el de “La China”, dama afín al PAN detenida en los separos policíacos de Guaymas, que apareció muerta una mañana en su celda.

Ramírez dijo que tenía elementos para “meter las manos a la lumbre” y asegurar que la “China” se había quitado la vida. Exactamente lo mismo opinó el procurador en turno, Carlos Navarro Sugich. Sin embargo, familiares de la mujer, inquietos, acudieron ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, que luego de llevar a cabo sus propias investigaciones concluyó que había elementos para suponer que en realidad esa dama había sido asesinada. A pesar de ello, no pasó nada.

En su momento, Ramírez fue elegido presidente de la CEDH gracias a un acuerdo entre el PAN y el PRI de la época. El origen, pues, estaba viciado.

Hoy, en este 2018, es también una espléndida oportunidad para recomponer el barco. La CEDH nada en un mar burocrático y los vicios del favoritismo y la “grilla” interna, prevalecen.

Lo más sensato es que quien sea elegido como nuevo presidente, llene el requisito de ser abogado, con prestigio personal, apartidista, ligado a la formación de generaciones. La formación del abogado incluye la capacidad de movimiento dentro de un marco jurídico para no apartarse del Derecho en las decisiones a tomar.

Una actitud protagónica, es decir, un perfil donde la motivación principal sea llegar al cargo para ocupar espacios en los medios de comunicación, nos lleva a correr el riesgo de adquirir una enfermedad de nuestros días: El odio a todo y a todos.

Desde luego, viciar el procedimiento ofreciendo un resultado como consecuencia de una componenda política, sólo enturbiaría más la vida social y la justicia sería llevada al archivo muerto.

Esperemos que los señores diputados en el Congreso del Estado tomen la decisión correcta, en base a su sabiduría y a la enseñanza de nuestra historia reciente en el Estado.

 

ESTE FIN de semana se llevará a cabo ese “shower” político-amistoso que se ha dado en llamar “Abelandia”, porque se lleva a cabo en el rancho del ahora diputado Abel Murrieta Gutiérrez, cerca de El Quiriego… En su versión 2018, como siempre, el principal organizador es Ricardo Bours Castelo… Conviven, comen y beben durante tres días… Las “hostilidades” comenzarán mañana viernes y concluirán el domingo… La connotación política de esta versión, incluirá la levantada de mano de Abel Murrieta en su pretensión de ser candidato del PRI a la presidencia municipal de Cajeme… Sobre todo, esta convocatoria será muy importante para Ricardo Bours, porque está obligado a demostrar su poder e influencia con los cajemenses, los que exhibirá frente a la Gobernadora Claudia Pavlovich… Imposible no reconocer que también el mensaje irá para Manlio Fabio Beltrones, a quien se le dirá que el Grupo Bours quiere recuperar el poder político en el Estado y que en aras de la paz y la concordia, sólo desea lo dejen participar abiertamente… Eso es todo… ¿Qué le parece?