La Laguna del Náinari, el pulmón de Cajeme

359
Foto: Video de Azteca Sonora

Ciudad Obregón, Sonora.- “Es un área muy saludable de oxigenación para nuestro cuerpo, más aun los que estamos viejos, ya muy placentero pasearse”, expresó Armando Ibarra, visitante de la Laguna del Náinari.

La Laguna del Náinari es un lago artificial que fue construido en 1956, tiene un diámetro de más de 2 kilómetros, está conectada a un canal de riego al oeste de Ciudad Obregón. Los habitantes de la localidad que la visitan diariamente manifiestan la importancia de tener un lugar de esparcimiento tan espectacular.

También conocida como la ‘Novia de Cajeme’, este espejo de agua alberga especies de fauna acuática, lo que atrae diversas variedades de patos, de aves, así como de peces.

En sí, la Laguna en la del Náinari congrega a familias para convivir, correr, caminar, esto por sus andadores llenos de abundantes árboles, por lo que le llaman el pulmón de oxigeno de Ciudad Obregón.

“Ya voy para 13 años viniendo todos los días sin falta, ningún día, porque mis perritos me lo exigen, la verdad es lo más agradable que he conocido de Obregón”, manifestó Bernardo Castañeda, visitante de la Laguna del Náinari.

“Está padre, es un lugar para poder venir a relajarse y hacer ejercicio”, expresó Liliana Pérez, visitante del lugar.

Los visitantes a este oasis destacan los agradables senderos que rodean el agua, donde se reflejan los rojizos atardeceres que engalanan las áreas verdes, obsequiando una fresca sombra a los paseantes que aprovechan para realizar actividades físicas, recreativas.

“Es un lugar muy privilegiado que tenemos aquí en Obregón”, opinó Carlos Martínez, visitante.

“Eso lo motiva a uno, el venir a caminar y todo eso ahorita está muy bonito”, mencionó Germán Wilson, visitante.

Este lugar es mudo y testigo del paso de los años de Ciudad Obregón, sus aguas ven transcurrir la historia desde la orilla y están siempre a tono para sus visitantes, por ello, se le conoce como el pulmón de Cajeme.