Escenarios movedizos

1

La presentación de la periodista televisiva Lilly Téllez como virtual cabeza de fórmula al senado de la República por parte de Morena no debería ser minimizada. Mucho menos si, como seguramente sucederá, llevará como segundo a Alfonso Durazo Montaño.

El dirigente estatal de Morena ya compitió por ese escaño en 2006, logrando poco más de 270 mil votos como candidato del PRD, en aquella elección en la que Guillermo Padrés derrotó al candidato del PRI, Alfonso Elías Serrano, que hubo de conformarse con su arribo al senado por la vía de la primera minoría.

Aquella fue la primera vez que un candidato de la izquierda se acercaba en Sonora a una votación de tercios en la elección para senadores.

Han pasado doce años desde entonces y aunque han cambiado muchas cosas, se han presentado enroques y deserciones; fisuras y desprendimientos en todos los partidos, en lo fundamental el escenario en términos de preferencias electorales se mantiene, con un Andrés Manuel López Obrador que desde entonces se encuentra en campaña permanente por la presidencia, y que sigue apareciendo a la cabeza en todas las encuestas.

En esa ola se montarán hoy los virtuales candidatos Lilly Téllez y Alfonso Durazo, integrando una fórmula interesante. Por un lado la periodista que ayer aseguró no se afiliará a Morena, sino que competiría como externa, tiene un buen nivel de conocimiento entre los sonorenses, un perfil más ciudadano que partidista y una experiencia de 30 años en los medios de comunicación, principalmente en la pantalla chica, lo que garantiza un buen desempeño frente a cámaras y micrófonos, lo cual es muy importante en una campaña electoral. Tiene además buen conocimiento de la política y trae el pulso de la agenda nacional.

De acuerdo con estudios demoscópicos recientes, la disputa por el senado se encuentra en estos momentos, sin nombres, sólo con las “marcas”, entre el PRI y Morena.

Al adelantar este último partido sus precandidatos le sacan pie adelante al tricolor, donde a unos días del lanzamiento de la convocatoria para el registro, al parecer todavía no se han tomado las decisiones y hay quien sostiene que la develación de la fórmula morenista quizás los obligue a modificar sus estrategias.

Hasta hace poco, se daba como un hecho que la fórmula del tricolor la encabezaría la diputada federal Sylvana Beltrones, y que podría ser acompañada por Epifanio Salido, Antonio Astiazarán, Próspero Ibarra o Miguel Ernesto Pompa Corella.

Los últimos acontecimientos podrían modificar la integración de esa fórmula, aunque eso es un enigma que será revelado en los próximos días. Lo cierto es que si el PRI quiere retener sus escaños en el Senado tendrá que medir muy bien las nuevas variables en el escenario político electoral.

Y en este nuevo escenario todo parece indicar que el PAN ha dejado de ser una preocupación importante. Aliado con el PRD y MC, el blanquiazul ya decidió, por la vía de la dedocracia Anaya-Zepeda, que el número uno en la fórmula será Ramón Corral Ávila, pero se encuentran en el dilema de definir quién lo acompañará en esta aventura.

Por acuerdos de la coalición “De frente por México”, ese lugar le corresponde a Movimiento Ciudadano, pero el cuadro más notable de ese partido, la ex panista María Dolores del Río ya declinó su participación. La ex alcaldesa de Hermosillo tiene aún muchas heridas abiertas por sus ex correligionarios, pero además sabe que ir como segunda en la fórmula sería un salto al vacío.

En las condiciones de desprestigio que se encuentra el PAN en Sonora, desarticulado y con una pesada carga negativa que le heredó el padrecismo, ni siquiera encabezar la fórmula le garantizaría un escaño de primera minoría. Mucho menos como segunda.

“De frente por México”, en Sonora aparece con escasa competitividad, toda vez que el PRD se encuentra prácticamente borrado del mapa desde que se alió con el padrecismo y, al amancebarse con la derecha, se convirtió en un cero a la izquierda. Una muy importante cauda de simpatizantes y militantes forman filas ya, en Morena.

Por si fuera poco, Movimiento Ciudadano ya definió que irá solo en candidaturas a diputaciones locales y ayuntamientos, y como este partido tiene su principal base social entre panistas, es previsible que allí donde lleve sus propios candidatos, minará la base electoral del PAN, lo cual será más notable en municipios como Cajeme, Nogales, Guaymas y Hermosillo.

En resumen. La fórmula de Morena al senado, aunque no se ha definido oficialmente, pero no parece haber otra, aparece muy competitiva y el PRI tendrá que echar toda su carne al asador tanto con los personajes que integren su fórmula, como en su discurso y sus estrategias de campaña.

El declive del PAN y sus aliados tiene su correlato en el crecimiento de Morena que, sin embargo, también tiene sus lados oscuros, señaladamente aquellos relacionados con el resto de los candidatos a otros cargos de elección.

Es decir, el caso de Lilly Téllez, aunque ya se había perfilado desde hace unas semanas con la invitación que le hiciera el Peje a la periodista, no eliminó la sorpresa al verla sentada al lado de Alfonso Durazo, Jaime Moreno Berry,  sempiterno dirigente estatal del PT; Javier Lamarque Cano, Célida López y Martín Preciado, el dirigente estatal del PES.

La conductora de televisión puede ser una sorpresa, pero fuera de eso, no se ven más perfiles competitivos en Morena, que se ha nutrido en los últimos meses de auténticas “fichitas” que eventualmente aparecerían en las boletas electorales como candidatos y candidatas de ese partido.

Hay, ciertamente un voto duro de Morena y un voto inercial por el cambio, alimentado por los fallidos gobiernos federales del PRI y del PAN; pero también existe, sobre todo entre muchos ciudadanos que, simpatizando con la causa pejista, no cruzarán indiscriminadamente las boletas por todos los candidatos de Morena.

Profesionistas, estudiantes, académicos, empresarios, sindicalistas y un gran número de electores diferenciarán su voto, porque aun cruzando la boleta de la elección presidencial por el Peje, les temblará la mano a la hora de hacerlo por candidatos a distritos locales, federales; al senado y a los ayuntamientos, si esos candidatos en realidad no representan el espíritu de cambio, sino la continuidad de lo mismo o aún peor, el retroceso.

En fin, son muchos los factores que estarán en juego a la hora de estar en la casilla, y sin duda harán que esta elección sea histórica, si no es que inédita, para decirlo con ese malhadado lugar común.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx