Abelandia arde de grilla; la gobernadora no baja la guardia

7

Tembló en Cajeme y se sintió en otras localidades del sur de Sonora el pasado viernes, justo cuando comenzaba la fiesta grande conocida como Abelandia, en el rancho Nacapule, de la familia Murrieta Gutiérrez.

Y como en política no hay casualidades, muchos esperaban réplicas del movimiento telúrico, pero en la política local, tras esa reunión de tres días donde se da cita lo más representativo de la clase política priista y un número considerable de amigos sin partido, o con militancia distinta; excepto, claro los enemigos jurados del tricolor que, por lo mismo, no aparecen en la lista de invitados.

Lo normal, tratándose de una fiesta de amigos donde de alguna manera se reserva el derecho de admisión, como suele pasar en toda fiesta de esa naturaleza, que se respete.

Los anfitriones, Ricardo Bours Castelo y Abel Murrieta Gutiérrez, que como siempre se lucieron en la organización y la atención a la concurrencia. Los invitados, personajes de todas partes del estado, de todo nivel socioeconómico, de toda ocupación, incluyendo los políticos y muy especialmente aquellos que se les mueve con mayor o menor hiperactividad, una patita rumbo a las pizcas electorales de este año.

El trascendido que mayor impacto tuvo, lo dimos a conocer el mismo viernes por la tarde, al revelarse así sea extraoficialmente, que independientemente de quién la acompañe en la fórmula del PRI al senado de la República, la diputada federal Sylvana Beltrones la encabeza, ya sea acompañada de Rogelio Díaz Brown, Pano Salido o Antonio Astiazarán.

De confirmarse esta especie, lo cual deberá ocurrir a más tardar en dos días estaría enviando una señal inequívoca acerca del “power” que, a pesar de la andanada contra Manlio Fabio Beltrones, sigue teniendo en el priismo sonorense el nativo de la ex Colonia Irrigación.

La integración de dicha fórmula, desde luego, está sujeta a las negociaciones entre las diversas corrientes y grupos dentro del priismo, pero de entrada, no cayó bien en el Yaqui Power la idea de que esa dupla fuera conformada por Sylvana Beltrones y Rogelio Díaz Brown, aunque pudiera ser más aceptable si el segundo de la fórmula fuera Antonio Astiazarán. Esta es una de las apreciaciones que pudimos sondear por aquellos lares.

La decisión final, desde luego, corresponde a las altas esferas del partido a las que no tiene acceso este modesto escribidor, pero es obvio que las negociaciones no son sencillas, pues ya se están tardando demasiado, lo mismo que en la definición de los candidatos y candidatas a las diputaciones federales, donde logramos atar cabos después de varias consultas, y los únicos que aparecen “amarrados” con la candidatura en la bolsa son David Palafox Celaya por el distrito 03 y su compañera de bancada en el Congreso local, Iris Sánchez Chiu por el 05, así como el cajemense Rafael Buelna, que iría por el 04 postulado por el PVEM, en alianza con el PRI.

Para el 06 parece perfilado Emeterio Ochoa y para el 07, Ana Luisa Valdez. El distrito 01 de San Luis Río Colorado es un misterio, y el 02 con cabecera en Nogales y que se extiende hasta Agua Prieta también luce complicado, pues la familia Terán lo reclama para sí, pero también quieren el distrito local y la alcaldía, lo cual no deja de hacer ruido.

La sorpresa del día fue enterarse de que la candidatura de Abel Murrieta a la alcaldía de Cajeme no está asegurada, y que podría caerse en el camino de las negociaciones. Y es que en Palacio no cayó nada bien la reunión que la semana pasada sostuvieron un grupo importante de políticos y empresarios cajemenses que respaldan al diputado federal, por el tono en el que exigieron la candidatura para Murrieta, advirtiendo incluso que irían hasta la casa de la gobernadora para exponerle sus razones.

Ese grupo es encabezado por Ricardo Bours y ciertamente en Palacio no fue bien vista la belicosidad, pero  también es cierto que todos los allí presentes fueron un importante bastión de apoyo para Claudia Pavlovich en 2015 y bajo esa premisa es que exigen ser tomados en cuenta.

Hay que decirlo también, Abelandia es muchas cosas, pero no necesariamente es la instancia donde se toman las decisiones. Sí donde se delibera, se debate, se apuesta, se elucubra, se mandan señales y se incide en las decisiones, pero no donde se toman.

Eso está reservado, en los usos y costumbres de la política en Sonora, a otras instancias en la que aparecen siempre otros personajes, señaladamente, el titular del Poder Ejecutivo, en este caso, la titular, en quien recae la jefatura de facto del partido y por lo tanto, el derecho de voto y de veto.

Por cierto, también estaba en duda la presencia de la gobernadora en Abelandia, lo que finalmente no ocurrió. Y es que Claudia Pavlovich tuvo agenda saturada este fin de semana, comenzando en Guaymas con la ceremonia de entrega recepción de armas de la Cuarta Región Naval Militar.

En Navojoa entregó 584 escrituras y testamentos a 584 familias, así como obras de rehabilitación en importantes vialidades en la Perla del Mayo.

Ese mismo viernes, mientras en Abelandia se grillaba a todo tren, la gobernadora estaba en lo suyo, inaugurando el festival cultural más importante del noroeste, en Álamos, donde nos reportan un excelente ambiente y una mejor interacción de los alamenses con la jefa del Ejecutivo, que a pesar de lo candente de la política electoral, no pierde el ritmo de trabajo en sus funciones.

Allí mismo, en Álamos entregó un camión adaptado para que las personas con discapacidad tengan viajes seguros para acceder a los servicios educativos y de salud, principalmente.

También supervisó la tercera etapa de la construcción deel Centro de Convenciones, un espacio para eventos artísticos, culturales y deportivos que mucha falta le hace a este municipio de innegable vocación turística, y que pronto estará en funcionamiento, y tendrá capacidad hasta para cinco mil personas, con lo que sin duda se detonará la actividad en ese histórico pueblo mágico.

Pero lo más destacado, de acuerdo a nuestros corresponsales en aquel mineral, fue la vigencia del pacto y los acuerdos de amistad y fraternidad que la gobernadora sigue tejiendo abajo, en la sociedad civil y sobre todo en los sectores vulnerables, algo que finalmente cuenta más que las negociaciones cupulares, a las que también le entiende mucho, hay que decirlo, y a las que no descuida a pesar de su cargada agenda.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx