Un grito en la Cámara de los Diputados

0

EL DIPUTADO federal Ulises Cristópulos se animó a hacerlo. Solicitó el uso de la voz desde su curul en plena sesión ayer en la Cámara de los Diputados y dejó constancia de la indignación del pueblo de Sonora ante la posibilidad de que el exgobernador Guillermo Padrés Elías sea liberado en los próximos días.

Este legislador sonorense habló apenas un par de minutos, en los que hizo referencia al inolvidable saqueo y corrupción en el sexenio que presidió el panista y que no se olvida por la gente.

Mencionó asimismo el triste papel que ha hecho en el proceso judicial padresista, la Procuraduría General de la República, quien dejó pasar el término del que podía disponer para utilizar un recurso de revisión ante un amparo concedido para el mandatario sonorense y que lo liberaría del delito de delincuencia organizada, precisamente el ilícito que por grave, lo tiene tras las rejas.

Ante tal evidencia y trascendido ante la opinión pública, Cristópulos concluyó diciendo: “Padrés, si la PGR te perdonó, Sonora No”.

Esta misma frase, escrita sobre una cartulina blanca, fue izada en esa misma sesión de la Cámara de Diputados y elevada por el mismo Ulises, a quien acompañó otro diputado federal sonorense, Próspero Soto Ibarra.

Resulta por demás evidente que las voces de indignación surgidas al interior de Sonora y que han llegado a la ciudad de México, han resonado en las oficinas de la PGR, ahora a cargo de Alberto Elías Beltrán.

Y es que es francamente imperdonable que alguna instrucción haya puesto en bandeja de plata la libertad de un exfuncionario público poderoso que abusó de su cargo y se llenó las bolsas a manos llenas del dinero de los sonorenses.

Sobre todo, hay elementos para establecer incluso que se cometió un delito grave: Obstrucción de la justicia.

Estaremos atentos al desenvolvimiento del caso en los próximos días.

Por cierto, después de la acción de los diputados Cristópulos y Soto ayer, algunos se preguntaron por la ausencia de otros legisladores sonorenses del PRI, como Sylvana Beltrones, Susana Corella y Abel Murrieta.

 

HA TRASCENDIDO la redacción de una carta por parte del director del Hospital Oncológico de la Secretaría de Salud del Gobierno de Sonora, Ernesto Rivera Claisse, donde expone de manera clara y precisa el abandono administrativo en que se ha dejado a esa institución y la falta de insumos para que trabajen los generadores, aparatos más que necesarios para la aplicación de radiaciones a los pacientes con cáncer… Algo debe estar originando esa ineficiencia en las áreas de administración y finanzas de la Secretaría de Salud… Porque los recursos deben haber estado disponibles acorde a la autorización presupuestal correspondiente… Ese problema de los proveedores y las proveedurías, ha empezado a parecer en otras secretarías con un manejo extremadamente sensible y en contacto con personas altamente vulnerables, como en Educación y en Seguridad Pública… Sin embargo, en el caso de la falta de instrumental e insumos en los servicios de los hospitales de la Secretaría de Salud, es atentar contra la vida humana… Es un problema a resolver más rápido que inmediatamente… Con respecto a la carta a la que hacíamos mención, habrá qué subrayar que Rivera Claisse fue titular de la Secretaría de Salud en el sexenio de Manlio Fabio Beltrones y, además, el hospital oncológico lleva su nombre en reconocimiento a su labor… En otras palabras, es toda una autoridad en el ramo y con toda la autoridad moral para alzar la voz… Este trascendido debe provocar una reacción inmediata y lo peor sería tratar de ocultarlo.

 

VAYA QUE HA tenido trabajo la comandante Jannette Pérez, Jefa del Departamento de Tránsito en Hermosillo… Lo peor, debe reaccionar ante medidas que ella no toma… Primero, alguien ordenó que la calle Manuel Z. Cubillas, en vez de un sentido fuesen dos para “apoyar los trabajos de ampliación de la calle Rosales”… No se pudo controlar… Aquello fue un desastre y debieron dar marcha atrás… Luego vinieron las manifestaciones multitudinarias que hacen de Hermosillo una gran ciudad, pero que al estrangular su principal arteria, el caos vehicular no se hace esperar… Yo creo que todo es posible, pero con organización y disciplina… Bien por un evento como el Marathón que deberá quedarse en la capital de Sonora, pero alguna capacidad deberá sugerir que ya no existe ninguna necesidad de partir la ciudad en dos, porque es lo suficientemente grande como para que luzca cualquier actividad masiva… Lo mismo se dio con esta manifestación navideña de una compañía refresquera… Y son actividades que los hermosillenses abrazan, sin duda alguna…Así que la comandante Jannete Pérez ha tenido mucho trabajo y su gente no puede responder de manera eficaz, porque hay tanto automóvil en la ciudad que rebasa a la gran multitud que busca salidas, no entradas.