El Estado falla… El ciudadano también

0

CADA UNO de los integrantes de esta sociedad tenemos nuestro rol. El Estado a través de su gobierno tiene sus obligaciones. La primera de ellas, cumplir y hacer cumplir la Ley. Inclusive, juramentaron hacerlo quienes gobiernan.

El individuo que forma parte de un Estado también tiene sus obligaciones. Tenemos nuestras obligaciones como ciudadanos, como padres, como hijos, como amigos. Pero lo que no está a discusión es nuestra obligación de cumplir con las leyes, que no las escogimos nosotros. El Estado nos las impuso para regular nuestra actuación y alcanzar una armonía social.

Si falla el Estado en su función de hacer cumplir la Ley, está generando privilegios y está promoviendo la corrupción y el desorden público.

Si el ciudadano no cumple con las leyes, cree que tiene privilegios y uno de ellos, es que pudiera estar protegido en sus excesos por personas influyentes o bien, no cumple con la Ley y tiene la seguridad de que no será sancionado.

Si el anterior razonamiento lo trasladamos al ejemplo aparentemente simple del escenario que vivimos en la carretera de cuatro carriles en Sonora, es muy probable que demos con el origen de tanto accidente y tanta muerte en una rúa que dese hace años está siendo reconstruida.

A ver… Si un mexicano cruza la línea hacia los Estados Unidos, su actitud como conductor cambia radicalmente. Respeta la velocidad exigida tanto en las carreteras como en las ciudades, evita lanzar basura en la calle y se estaciona sólo donde le es permitido hacerlo.

El mexicano asume esa actitud porque está convencido de algo: Si viola la ley, será sancionado. De eso puede estar plenamente seguro.

En México es diferente. El Gobierno Federal es el responsable de la reparación de la carretera de cuatro carriles de Estación Don a Nogales. Debería de exigir una perfecta señalización que evitara excesos de automovilistas y ante la segura presencia de estos últimos, las patrullas de la Policía Federal debieran estar por todos lados ante una situación tan extraordinaria como la que se vive en Sonora.

La realidad es que la señalización es deficiente. Unos cuantos conos rojos envueltos en la oscuridad de la noche y la ausencia total de la vigilancia policíaca, hace que la imprudencia se apodere de decenas de automovilistas y otros choferes de transporte, causa fundamental de los accidentes y sus tragedias.

Falla el Gobierno Federal, falla el gobierno local en su exigencia y, el ciudadano, sabedor de que nadie lo detiene y menos lo sanciona, comete sus imprudencias.

Este domingo, una vez más, un estúpido conductor empezó a rebasar en uno de los 42 tramos de desviación de la carretera de cuatro carriles, entre Guaymas y Hermosillo.

El accidente sobrevino y le pegó a otro automóvil compacto, sacándolo de la carretera y matando a su conductor y dejando grave a su compañera. La tragedia, era una pareja que había contraído nupcias horas antes en Guaymas. Iniciarían su luna de miel en Hermosillo.

Falla el Estado, fallan sus gobiernos y fallamos los ciudadanos. Fallamos todos.

Y las consecuencias están a la vista.

 

LA “MERA Grilla”, se armará en los acuerdos para la designación de candidatos al Senado y diputaciones federales por parte del llamado “Frente Ciudadano por México”… Resulta que en el caso de Sonora, sólo por mencionar el tema del Senado, ha trascendido que “el acuerdo en las alturas” incluye a Ramón Corral Ávila como el panista que debe encabezar la fórmula y una “personalidad destacada” de Movimiento Ciudadano, deberá acompañarle… Desde luego, María Dolores del Río es el nombre de la “destacada” coordinadora estatal de MC… Sin embargo, esta distinguida dama debe estar trinando de coraje, porque precisamente se había reservado su aprobación para hacer realidad dicho Frente en Sonora, condicionado a que ella encabezara dicha fórmula al Senado… Esto último reinicia un episodio en nuestra entidad y la popular Lola pudiera llegar al extremo de no apoyar la consumación de dicho Frente en su tierra, hasta no darse por cumplidas sus exigencias… Y en caso de que no le den luz verde, podría ser capaz de quedarse sin candidatura… Quienes la conocen bien, están seguros de su férreo carácter y su fortaleza para tomar decisiones… Ahora, ¿por qué el interés en encabezar la fórmula?… La respuesta la tenemos todos… Aún con la derrota a cuestas, si los votos te dan el segundo lugar, se garantiza la llegada del candidato que encabeza la multimencionada fórmula… Así llegaron, aún derrotados, Eduardo Bours y Pancho Búrquez… ¿Lo recuerdan?