La disputa por Hermosillo

1

Por andar con las calaveras de día de muertos, ni había tenido chance de comentarles el resultado de una conversación sostenida con el dirigente municipal del PRI, Edgardo Briceño, a propósito de la coyuntura electoral en marcha, los procesos de selección de candidatos para la capital, los preparativos para el día D; la reestructuración de liderazgos en tierra y las expectativas a partir del comportamiento del electorado hermosillense en anteriores jornadas.

Hermosillo, electoralmente no es un tema menor. Aquí se concentra casi un tercio del padrón del estado; están en juego seis distritos locales y la alcaldía. Pero además, las campañas de los dos candidatos a las diputaciones federales, los dos al Senado y hasta la elección presidencial impactan en el quehacer de los dirigentes.

Briceño brindaba un dato revelador. En la pasada contienda, de alrededor de 350 seccionales que conforman el mapa electoral de la ciudad, el PRI ganó 300, y los otros cincuenta los perdió por márgenes tan apretados que la mayor ventaja para el PAN en sólo uno de ellos, fue de 50 votos.

Claro, la coyuntura 2015 tuvo particularidades muy notables, no sólo por lo que al PRI corresponde, sino por el quiebre que hubo en la otra fuerza política con la que históricamente ha competido en la capital, que es el blanquiazul.

Habrán de recordar que en esa contienda, los panistas entraron en un conflicto interno del que salieron bastante raspados y del que aún no se recuperan. Los acuerdos para llevar a la alcaldía a Damián Zepeda, a contrapelo de la propuesta del alcalde Alejandro López Caballero (que era María Dolores del Río) se rompieron en algún momento.

Cuenta la leyenda que buena parte de la estructura del PAN en Hermosillo, que siempre está bajo la férula del alcalde en turno, no solamente no operó a favor de la candidatura de Zepeda, sino que en alguna medida le jugó a las contras, lo que a la postre derivó en la mayor ventaja que candidato del PRI haya tenido antes.

Las heridas en el PAN no solamente no han sanado, sino que se han recrudecido y podrían resurgir con más fuerza si no hay una operación cicatriz con el grupo de López Caballero y otros liderazgos que se sienten marginados por la actual dirigencia. Y por lo que se ha visto en las últimas semanas, no parece haber el interés de limar esas asperezas.

Todavía falta ver qué impacto tendrá la candidatura independiente del ex panista David Figueroa Ortega, que sin duda obtendría una suma considerable de votos, en su mayoría provenientes de sectores que tradicionalmente votaban por el PAN. Tampoco se ha definido si Movimiento Ciudadano se integra al frente que el PAN ha concretado con el PRD (que en Hermosillo es un cadáver), o si va con candidatos propios. De ser así, también el principal perjudicado sería el PAN.

Por otro lado, Morena ha venido trabajando fuerte en la capital y ya cuenta con cientos de comités de base en barrios y colonias, y puede dar una sorpresa porque no sólo jalaría para su causa los votos del perredismo, sino que también le restaría al PAN, de donde han migrado no pocos liderazgos locales, y hasta al PRI, captando el voto antisistema, que no es nada despreciable.

Aun así, asegura Briceño, el resultado para su partido no depende de lo que suceda en la casa de enfrente, sino de lo que los propios priistas hagan. Y por ello se encuentran trabajando en la reestructuración de los seccionales, la organización de sus liderazgos en barrios y colonias y la promoción de actividades que mantengan aceitada esa maquinaria, que finalmente es la que opera en tierra, trabajo que ha venido realizando con entusiasmo y eficiencia la secretaria General, Claudia Cano Vivero.

Y entre otras cosas, la promoción de la obra del gobierno municipal que encabeza el Maloro Acosta, que ha estado pisando fuerte el acelerador sobre todo en materia de pavimentación, atención de grupos vulnerables, promoción turística, infraestructura urbana, parques y jardines y alumbrado público.

De vital importancia será también la designación de candidatos y candidatas, y aunque todavía falta para saber quiénes serán, ya se manejan suficientes nombres: desde tres diputadas locales que podrían ir por la reelección (Iris Sánchez Chiu, Kitty Gutiérrez y Flor Ayala), pasando por otros nombres como el del cetemista Vicente Solís Granados, la directora del DIF, Karina Zárate; la de Alcoholes, Zaira Fernández Morales; los regidores Oscar Cano y Reyna Limón; la directora de Icatson, Lupita Olvera; el diputado federal Ulises Cristópulos; el secretario particular de la gobernadora Claudia Pavlovich, Manuel Puebla y varios más que se me escapan en este momento.

Casi amarrado para la candidatura a una diputación federal aparece David Palafox Celaya, uno de los más activos integrantes de la actual legislatura local.

La lista pues, es nutrida y con gente probada en contiendas electorales y en el servicio público.

Veremos cómo evoluciona el asunto.

 

II

Oxígeno puro para el alcalde de Cajeme, Faustino Félix Chávez el que suministraron ayer la gobernadora Claudia Pavlovich y el secretario de Seguridad, Adolfo García Morales al inaugurar allá una base operativa de la PESP, instalaciones que habían sido cerradas desde hace cinco años, y cuya ausencia de alguna manera ha contribuido a la escalada del crimen organizado en el Valle del Yaqui.

“A Cajeme se le quería borrar del mapa”, recordó la gobernadora en el acto de inauguración, aludiendo sin mencionarlo, a la política de confrontación y exclusión que desde el gobierno de Guillermo Padrés se operó contra los cajemenses a quienes nunca les perdonó su oposición al acueducto Independencia.

Ciudad Obregón ha sido azotada en los últimos meses por una ola delincuencial de la que el propio alcalde ha reconocido su gravedad, pidiendo apoyos de los gobiernos estatal y federal para combatirla. Pues esos apoyos comienzan a fluir y la reapertura de esta base operativa es una señal en ese sentido.

Posteriormente la gobernadora sostuvo una reunión con el Grupo de Coordinación Sonora, en el que participan autoridades de los tres niveles de gobierno. El tema, obviamente, fue el trabajo para reforzar la seguridad en aquel municipio.

 

III

Y a propósito de delincuencia organizada, trascendió ayer que un juez federal concedió un amparo a Guillermo Padrés por las imputaciones por ese delito que, junto con el de lavado de dinero, lo mantienen en el reclusorio Oriente.

Algunos de sus panegíricos anticiparon que esto podría ser la antesala de la libertad para el ex gobernador, pero no deberían echar las campanas al vuelo, pues aún tiene muchas, muchas cuentas pendientes por otros casos.