Hermosillo, cuna de la revolución

103
Foto: Internet

Hermosillo, Sonora.- “Felicito públicamente al estado de Sonora, que tan virilmente respondió con las armas para vengar un ultraje que constituye un baldón para la patria y una vergüenza de la civilización universal contemporánea”…

Fueron las palabras con las que Venustiano Carranza terminó su discurso, con el cual reiniciaba la Revolución Mexicana en su etapa armada, precisamente desde Hermosillo, Sonora.

“Se considera que desde aquí dio inicio a la Revolución armada, porque con Porfirio Díaz no hubo revolución armada y desde ahí se considera a Hermosillo como la capital del constitucionalismo o de la legalidad”, señaló Ignacio Lagarda Lagarda, cronista municipal de Hermosillo.

Fue el 24 de septiembre de 1913 cuando Venustiano Carranza tomó la palabra en la sala de Cabildo de Hermosillo, hoy planta baja del Palacio de Gobierno, y planteó por primera vez la necesidad de un cambio de fondo en el país.

“Plantea, yo creo que se pueden llamar, las grandes reformas estructurales del país, que incluía principalmente la promulgación de una nueva constitución”, relató Lagarda.

De esta forma asumió el puesto como jefe de la Revolución y del Ejército Constitucionalista y nombró a Hermosillo como “cuna de la revolución” y “Capital de la Legalidad”.

“Ese discurso es el inicio, la llama que dio inició a la revolución constitucionalista, ya no contra Porfirio Díaz sino contra Victoriano Huerta”, destacó el cronista.

Fue así que desde Hermosillo, Venustiano Carranza recomenzó su lucha revolucionaria hacia el centro del país, y terminaría derrocando a Victoriano Huerta con la ayuda de los generales sonorenses, y promulgaría la Constitución de 1917 que mencionó en Sonora.