Toda la vida como zapatera

42
Foto: Video de Azteca Sonora

Ciudad Obregón, Sonora.- Le llaman Doña Coco y desde hace 55 años es zapatera, nacida en Ciudad Obregón, su nombre es María del Socorro y tiene 62 años de edad.

Describe que esta labor la empezó cuando era niña para ayudar a su papá y abuelo, quienes se dedicaron a este oficio, desde entonces ha vivido cerca de las máquinas, pero también del olor a piel y cuero sintético del calzado.

“Como se admiraban mucho y venían a vernos a nosotros, porque no creían que chiquillas tan chiquillas, estamos hablando de 10 años, es ahí donde empezamos agarrar las máquinas pero de los siete a ocho años ya era atender al cliente, también por eso aprendes viendo rápido”, mencionó Doña Coco.

Tuvo dos hijas, las cuales dijo sacó adelante con el sudor de su trabajo, pero también en el trascurrir de su vida menciona que ha tenido grandes anécdotas, una de ellas, cuando era niña y entregó un calzado equivocado.

“Cuando se llevaron unos zapatos que entregue me fue mal, entregué unos zapatos que no eran, lo bueno que como es gente conocida regresó y ‘en la torre’, me dijo, ‘estos no son míos’ me dijo, pero bendito Dios es muy raro que suceda eso”, expresó.

Pese a eso, narra con mucho orgullo el haber atendido ya a varias generaciones.

“Gente muy adulta que yo vi sus hijos vienen y vienen los hijos de sus hijos y de los hijos de sus hijos, hasta cuatro generaciones, es que aquí venía mi papa pero que vienen y lo cuentan”, indicó.

Aun preocupada porque ya no hay mucha clientela como en el Cajeme de ayer, sigue empecinada con su oficio del cual espera que no desaparezca, porque es su modo de vida.

“No debe de desaparecer porque todos los arreglos no hay quien te los va a hacer, solo los puede hacer un zapatero, no los pueden hacer ni manual en sus casas, por supuesto se tiene que tener experiencia ya que ahora un zapato cuesta más de mil pesos un buen calzado”, comentó Doña Coco.