Difícil no sucumbir…

3

El Sonora que forjó la imagen hacia dentro y fuera de nuestro estado, aquel de nuestros antepasados recientes, ha quedado atrás desde hace años.

La realidad demuestra que el Sonora dependiente mayormente del sector primario, ha quedado en el antecedente histórico que nos legó lo que ahora tenemos y que si bien es cierto algunas regiones de nuestro estado continúan dependiendo de la ganadería, ya en el contexto general el impacto económico es de pocos puntos porcentuales sin que ello signifique que no es importante, sobre todo para las regiones cuyos pobladores dependen de la ganadería principalmente.

En números: 813 empresas en Sonora corresponden al sector primario, 13 013 al secundario y 96 343 al terciario. El PIB lo aportan en un 7% el sector primario, 45 el secundario y 48 el terciario. De igual forma, en el primero se está menos del 10% del PEA, 29 en el segundo y poco más del 60 en el tercero según datos del INEGI y ProMéxico.

La llegada de la planta Ford a Hermosillo, abrió paso al Sonora industrial en el que estamos ahora de manera franca.

La apertura al sector aeroespacial inició en el sexenio de Eduardo Bours. Quizá una de las decisiones que hay que reconocer como positivas del sexenio pasado, es haber continuado la apertura hacia  el mismo donde la participación del hoy Diputado local, Moisés Gómez Reyna como Secretario de Economía, fue decisiva.

Paréntesis para un apunte histórico que en algún momento me hiciera la colega Lourdes Encinas: “En strictu sensu la manufactura aeroespacial empezó en la Revolución porque los revolucionarios sonorenses compraron un avión a EUA y aquí lo armaron y “El avión Sonora” se usó en el primer combate aéreo en México”.

El viernes pasado, cerramos la semana con la buena noticia que detallaba Jorge Vidal, sin duda uno de los funcionarios más enfocados y productivos de la actual administración: El establecimiento en Sonora de  A T Engine México una compañía Germano-Mexicana que con una inversión de 250 millones de dólares, abrirá 500 puestos para mano de obra calificada; que se establecerá en una área techada de 3.5 hectáreas.

Para dimensionar el impacto de lo anterior, baste decir que desde hace 10 años no llegaba a México una inversión tan importante en el sector aeroespacial.

Lo anterior sin duda, habla también bien de la confianza que los inversionistas tienen en el estado y la administración que encabeza la gobernadora Pavlovich que precisamente se planteó implementar acciones para dar certidumbre y devolver para el estado,  la confianza perdida.

Además por supuesto, la paz laboral conquistada y la calidad de la mano de obra sonorense que es para presumir.

Hablando de paz laboral y luego de la revisión correspondiente que se hace cada dos años, se logró conjurar la huelga programada para éste 26 de octubre en Cecyte Sonora que dirige el Lic. Amós Benjamín Moreno Ruíz.

Se otorgó un 3.08% de incremento salarial y otras prestaciones, retroactivo al 1 de febrero del presente año.

En este escenario llega Cecyte Sonora a recibir a los participantes de 20 estados de la República que participarán a partir de hoy en el encuentro deportivo nacional de ese subsistema que tiene por sede Hermosillo.

Nunca un incremento, especialmente en los servicios básicos, caerá de buena manera.

Nuevamente lo hemos visto en el caso de las tarifas de agua potable que seguramente habrán de sufrir un incremento el próximo año.

Aunque este será _si se aprueba como está planteado_ de manera paulatina, es un tema muy mediático y por supuesto que se aprovecha principalmente desde la oposición. Es normal aunque no por eso se justifica.

Lo realmente valioso sería que en este tipo de asuntos la postura de los entes políticos se ciñera a aspectos de carácter técnico y financiero. Pero es muy difícil no sucumbir a lo atractivo que significa su explotación desde el ángulo de la política partidista. ¿Ya se nos olvidó que en la administración de Javier Gándara, los regidores priistas se opusieron al incremento del 27% que estaba solicitando la administración municipal? Se había hecho un ajuste a la tarifa en 2010 y al año siguiente se pretendía aplicar ese 27% de aumento. Solo se  logró el 15% que con los votos de los entonces regidores priistas Lourdes Soria y Álvaro Enciso, se consiguió la mayoría que se requería.

Ahora, lo que sea de cada quien, más allá de los socavones y rupturas de importantes líneas de conducción (como la que derramó litros y más litros el viernes pasado sobre el boulevard Morelos), pasamos un verano en Hermosillo sin escases ni baja presión.

Sin duda se requiere mejorar la recaudación y como dice el propio director de Agua de Hermosillo, Renato Ulloa, aprovechar más las posibilidades que brinda por ejemplo El Molinito.

Pendiente también lo relativo a la potabilizadora de El Bachoco y las obras de conducción hacia el norte de la ciudad para donde se está extendiendo el desarrollo.

El cuidado del agua debe ser también un esquema que integremos a nuestra cotidianidad en casa y las empresas. Actualmente alguien con un consumo mínimo por ejemplo de 10 m3 paga 151 pesos; en diciembre si se mantiene en ese rango y se da el incremento de 7%, pagará 162 pesos, es decir 11 pesos más y si durante el año se mantiene pagando oportunamente se le descuenta un 10% por ser usuario cumplido. Es decir, el incremento que se registre se puede ahorrar si se programa oportunamente el pago.

¿Seguimos coincidiendo? www.SoledadDurazo.com @SoledadDurazo