¿Qué pasa en tu mente cuando lees?

134

La literatura es una ventana abierta a un mundo de posibilidades, de imaginación y de conocimiento. En todos los géneros encontramos libros interesantes, desde dentro de la literatura juvenil, hasta en las novelas de amor que enganchan tanto a las mujeres, novelas históricas, narrativa de aventuras, ciencia ficción y viajes y sobre todo en la olvidada literatura científica y cultural, como los libros de historia, economía, filosofía o de ajedrez que no suelen ser los libros más vendidos, pero no por ello dejan de ser libros interesantes, ya que merece la pena leerlos sea nuestro hobbies o nuestra profesión. Por eso te presentamos una lista de libros que puedes empezar si te interesa fomentar el habito de la lectura.
Asesinato a la carta, varios autores: una recopilación de cuentos de suspense, misterio y tramas policiales imprescindible para los fans del género han sido seleccionados por el gran Alfred Hitchock.
El nombre de la rosa de Umberto Eco: una novela gótica, literatura clásica universal que no puedes pasar por alto.
Luna comanche de Catherine Anderson: una saga romántica que tiene de todo, una historia conmovedora que seguro le engancha a más de uno.
El juego de Ender de Orson Scott Card: un clásico de la literatura de ciencia ficción, entretenido y muy recomendable, sobre todo para los jóvenes y adolescentes que se inician en este género.
El misterio de Salem’s Lot de Stephen King: una historia de vampiros que engancha desde el principio y muy entretenido.
Las puertas de fuego de Steven Pressfield: Xeones es el único superviviente de la batalla de las Termópilas. Esta novela es muy interesante se devora del tirón y desde luego, aunque se conozca sobre el tema, se hace muy entretenido.
El soberbio Orinoco de Julio Verne: un libro poco conocido del autor pero que es uno de los imprescindibles de toda su obra literaria, sorprende sobre todo al saber que no conocía el río sobre el que versa la trama.

Leer nos cambia el cerebro aumentando la densidad de la materia gris en las áreas cerebrales implicadas: el giro angular, el área de Wernicke y el área de Broca.

La primera interviene en la actividad de la lectura transformando las palabras escritas en un código auditivo que puede dar lugar a la sensación de que alguien está leyendo por nosotros. Después, dicho código será interpretado e integrado con los propios conocimientos en las áreas de Wernicke y de Broca.

Leer es algo más que otorgar significados a las palabras que reconocemos. Al leer se crean fotografías mentales con cada palabra o frase que tiene significación para nosotros y lo que todavía es más fascinante es que ha llegado a demostrarse que en la lectura intervienen todos los sentidos; activándose las correspondientes regiones cerebrales con palabras específicas que despiertan ese sentido.

La lectura está tan presente en nuestras vidas que una vez que aprendemos a leer no podemos no hacerlo cuando tenemos delante las palabras, palabras con las que pensamos, sentimos, trascendemos y nos relacionamos formando parte de nosotros mismos.