Anuncian descubrimiento arqueológico en sonora

16420
Ulises Gutierrez

Hermosillo, Sonora.- De acuerdo con los estudios realizados al entierro de una mujer momificada hallado en el interior de una cueva de la Sierra Alta de Sonora en EL 2009, especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) deducen que corresponde a una integrante de los indígenas ópatas que habitaron la parte oriental y central de este estado, extintos desde 1950.

Los descubrimientos hechos en el sitio, apuntan a un vínculo entre los desaparecidos indígenas Opatas de Sonora y la cultura Casas Grandes de Chihuahua.

Los restos óseos podrían pertenecer a una indígena conversa, posiblemente una curandera que falleció en el periodo colonial de Sonora entre 1617 y 1785 y que fue llevada a enterrarla con sus antepasados: los casas grandes, que se asentaron en la región serrana del estado y al oeste de Chihuahua, cuya cultura se desarrolló entre 700 y 1450 después de cristo, cuyo centro ceremonial fue Paquimé, en Chihuahua sitio declarado Patrimonio Mundial desde 1998.

El arqueólogo Júpiter Martínez Ramírez, investigador del INAH que registró el descubrimiento y titular del Proyecto Arqueológico Sierra Alta de Sonora, señala que este hallazgo confirma la continuidad de la cultura Casas Grandes en la tribu desaparecida de los ópatas.

El material orgánico hallado en las cuevas de la sierra de Sonora, subrayó, constituye un tesoro de información invaluable que apenas comienza a considerarse en los estudios arqueológicos de la cultura Casas Grandes.

Las investigaciones continúan para tratar de confirmar si los grupos ópatas fueron los constructores de aquella sociedad organizada que habitó las cuevas de la Sierra Madre Occidental.