Las incontinencias de la contingencia

34

Estamos bien enterados de la contingencia ambiental en la capital del país. También estamos acostumbrados a que la clase política tradicional tiene el impulso, cuando aparece una fase crítica, a aplicar un rudimentario control de daños: echarle la culpa a lo externo, a otro, a los demás y nunca a una falla de sistema, inconsciente u olvidada, pero falla del sistema que se tiene como dentro de los rangos de gobernable.
Tenemos entonces una crisis ambiental inmensa que puede repetirse en cualquier momento porque las crisis las está arreglando la providencia: lluvia o vientos propicios. Así las cosas.
Pero que nos interesa a los demás mexicanos que no somos capitalinos esa crisis ambiental? Pues nos da lecciones profundas. Trataré de colaborar con algunas: Una.- Es urgente y necesario poner medidas rudas contra la contaminación en todo el país, recordemos que el calentamiento global, es global. El automóvil es uno de los responsables de minar el ambiente. Cada persona que usa auto deja una huella profunda y negativa al medio ambiente y cada usuario de auto debe subsanar de alguna manera ese impacto. Tres, las grandes soluciones son interestatales porque las fronteras de los desastres naturales o causados por el hombre tiene fronteras distintas, los mapas eventuales de los desastres son inciertas y no respetan mapas políticos. Las grandes soluciones también son intervenir y modificar procesos que vienen de muchos años, además de hacer caso a las producciones de centros de investigación que avisan de estados de alerta que los gobiernos y los ciudadanos descuidamos.
Vean por ejemplo lo que dicen expertos de esa crisis capitalina: “Esta contaminación se da por un incremento en el parque vehicular de toda la Megalópolis (Estado de México, Ciudad de México, Hidalgo, Puebla y Tlaxcala). “La fuente que más contribuye a la contaminación en la ZMVM es el transporte; los vehículos particulares generan la mayor parte de los precursores de ozono y son la segunda fuente de emisión de partículas finas, sólo después del transporte pesado a diesel. “Un sistema de transporte público insuficiente y deficiente, y un modelo de movilidad que privilegia y subsidia el transporte privado”. En la zona megalopolitana no se tiene el Hoy No Circula de manera integral, solamente en una parte del Estado de México y en la Ciudad de México”. “Es necesario tomar medidas, aunque no sean populares, como son la limitación a la circulación de vehículos”.
Sí hay soluciones perooo…deben ser impulsadas desde los gobiernos y como muchas de ellas no van a gustar nada a ciudadanos entonces, y por cuestiones electorales, nadie va a querer hacer nada pues el cobro será en las urnas. Y esto hay que pensar, las soluciones radicales. Quién las hará? Las asumiremos con paciencia? Si nadie cede lo que sí cede es el medio ambiente y ya están dados los avisos. Cada estado tiene sus riesgos y hay que apechugar como se dice coloquialmente. No sólo se necesitan gobiernos de mentalidad diferente, también ciudadanía.
“La naturaleza y la conciencia es una sola esencia espiritual y humana ” Octavio Almada

@octavioalmada1