Claudia Pavlovich: el primer semestre

79

En los primeros seis meses del gobierno de Guillermo Padrés, el gobierno panista ya había roto lanzas con el sur del estado con el proyecto del acueducto Independencia. Para esas fechas, el presupuesto estatal de egresos ya registraba un sobregiro de más de 600 millones de pesos por gastos realizados en medios de comunicación y en estudios de imagen, entre otros conceptos, como lo revelaría el análisis del ISAF.

Eran los primeros seis meses, de reacomodos administrativos y políticos con sorpresas de todo tipo,mientras en el PRI se debatía internamente y se buscaban las razones de la derrota.

Felipe Calderón iba para cuatro años en la presidencia y maniobraba políticamente para que siguiera perdiendo el PRI, cuando dirigió personalmente la operación en Oaxaca, Puebla y Sinaloa. El entonces presidente revisaba personalmente la estrategia política para Sonora y operaba para que se le buscaran irregularidades a las cuentas dejadas por Eduardo Bours y también le atizaba al caso de la Guardería ABC.

Al nuevo gobierno de Sonora-contrario al de Bours-Calderón le soltaba recursos a manos llenas, aún “brincándose las trancas”, como llegaría a afirmar uno de los funcionarios de aquella época.

El gobierno de Padrés agarró tan en serio su alianza, que no tardó en enviar funcionarios a trabajar en los procesos electorales de los 12 estados del 2010 -ahí están los reportes, las fotos y las denuncias de los operadores políticos de esos tiempos-. Eso hizo crecer el gasto público y dio pie para la corrupción y los excesos de confianza con que se condujeron en 2011 y trabajaron en 2012, cuando los despertó del sueño la primera alerta, con la pérdida de la presidencia de la República.

Seis años después las cosas han cambiado. El Gobierno de Sonora, a diferencia de aquél, en los primeros seis meses se ha concentrado en reparar entuertos, corregir desviaciones, atacar rezagos e investigar ilícitos.

En estos meses, la gobernadora Claudia Pavlovich ha avanzado en la tarea de conciliación política y en abrir los espacios de participación a los distintos actores de la vida política y social de Sonora incluyendo… al panismo.

No ha sido una ruta fácil, dado que recibió una sociedad harta,una administración pública quebrada,inconclusos sus programas, varados los proyectos y un gobierno distanciado de todos, empezando por el gobierno federal, que siempre observó con desconfianza al gobierno “de oposición” -como le gustaba autocalificarse al anterior gobernador.

¿Podemos hablar de cambios sensibles en seis meses?

Un cambio radical de estilo para oxigenar la vida política en Sonora Sí. Ese cambio ha consistido en la apertura del gobierno a todas las expresiones políticas y sociales. Por lo visto en estos 6 meses, solo el que no quiere no dialoga ahora con el poder ejecutivo.

También un cambio radical en trato igualitario para los alcaldes, una activa comunicación con el Congreso-sin condicionarle recursos-, respeto para los órganos autónomos y el Poder Judicial así como a las organizaciones sociales y políticas. Con el gobierno federal se recompuso la relación de punta a punta. Lo observado en estos seis meses, nada tiene que ver con las tensiones y los estira y afloja del pasado inmediato. Existe ya una nueva relación sobre bases de confianza y colaboración tanto con el presidente Enrique Peña Nieto como con su gabinete.

¿Y el discurso sobre el pasado?

Tuvo su auge y abundantes razones, pero no podía ser una bandera recurrente todo el tiempo,porque las exigencias de la gente y los problemas no distinguen. Sin olvidar CPA siempre sostuvo que la solución a los problemas no se logra con el permanente discurso de denuncia. Tuvo razón.

En 6 meses y ante el reclamo social de justicia, la gobernadora hizo señalamientos concretos y tomó las medidas adecuadas para procesar los ilícitos heredados. Ahora, del discurso se pasó a la acción y a las instancias competentes. Tanto en la Contraloría del Estado (ley de responsabilidades) como en la Fiscalía Anticorrupción(código penal) se ha concentrado la información y las denuncias sobre la corrupción del pasado gobierno. En ese terreno, con seguridad seguiremos viendo resultados.

¿Y con las oposiciones?

Al actual gobierno le ha tocado lidiar con una oposición desarticulada,poco propositiva y con muy poca presencia en los medios. Sus principales expresiones se encuentran en el Congreso de la Unión, en el Congreso local y en los ayuntamientos, así como en la actividad de los partidos.La oposición no ha sido tan intensa y hasta el momento solo han destacado los escándalos en el PAN y la heredada fractura en las filas del PRD.

¿Sin desplegados de prensa como antes?

Solo en contadas ocasiones: Uno para abogar por la libertad de Luis Arístides López, implicado en el caso de la hielera con dinero, uno más de la familia Dagnino contra los cateos, otro para protestar contra el ayuntamiento por la instalación de una gasera en estación Zamora del municipio de Hermosillo y uno más del movimiento del No al Novillo cuando la visita del presidente Peña Nieto. Nada fuera de lugar.

¿Y en el sector educativo?

Ahí la protesta ha sido contra la federación y el Estado por la reforma educativa, pero hasta ahora no ha rebasado los márgenes de control del Estado y el sindicato porque se encuentra focalizada regionalmente. La oposición en el magisterio creció notablemente en Sonora por las alianzas desaseadas del gobierno panista con el PANAL que llevó a Sonora a la Controversia Constitucional y a que la ley educativa local todavía siga varada en el terreno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

¿Y el caso del Isssteson?

Un traspiés, que obligó a los directivos de la institución a recular en los propósitos originales de la medida anunciada. Ese resbalón, además de debilitar al personal directivo, seguramente servirá para replantear la estrategia de reforma de la institución agarrando el toro por los cuernos y hacerla donde realmente duele: Un tope a las pensiones faraónicas, donde cada quien se sirve como quiere, la edad de la jubilación para hombres y mujeres, y el combate a la corrupción entre otras. Habrá que ver los casos recientes de Estados donde ya le pusieron tope a las pensiones estatales.

¿Y con el sector privado?

Han sido los primeros en sorprenderse de un cambio cualitativo en la relación con el gobierno estatal, que ahora -a diferencia de ayer- los funcionarios y parientes en el gobierno no les exigen ni comisiones ni la participación en sus proyectos, mucho menos competirles con empresas creadas al vapor con familiares y funcionarios para venderle bienes y servicios a muy alto costo al gobierno.

Ha habido una agresiva campaña de promoción económica del gobierno estatal, apoyada por el federal,aún en el difícil momento económico por el que se atraviesa para fomentar la inversión,crecimiento y generar confianza, algo tan escaso en el pasado inmediato.

¿Limitantes en este proyecto?

A la gobernadora Pavlovich le tocará lidiar con la la muy difícil situación de la economía mexicana por la baja del precio del petróleo a 29 dólares por barril, y el recorte presupuestal de 132 mil millones que seguramente afectará a Sonora con los respectivos conflictos sociales y laborales que eso generará. A eso hay que sumarle la lenta recuperación del sector industrial en los Estados Unidos, que amenaza nuestras exportaciones.

¿Y en la política interna?

Más allá de los escándalos por la interminable fractura política entre los panistas, no se advierte un mayor problema. El PRI, con la nueva dirigencia se encuentra en proceso de renovación de cuadros, con trabajo permanente y en análisis recurrente sobre sus actuales talones de Aquiles: un Guaymas sin rumbo político; Nogales con el PRI en entredicho y su ex alcalde en la mira; Agua Prieta dividida entre facciones itinerantes de la política; Puerto Peñasco extraviado en sus liderazgos, Navojoa en medio de la confusión y la identidad perdida por la colusión de intereses,así como las tensiones entre pasado-presente que se viven en Cajeme y Hermosillo.

¿Y la agenda del Congreso local?

Ahí tendrán que acelerar el paso, dejar de lado las ocurrencias y los posicionamientos light, porque la agenda legislativa no luce muy consistente ante los apremios actuales. Se están tardando con la reforma del Isssteson y la nuevas leyes anti corrupción y de transparencia, entre otras. La agenda del Congreso no debe estar condicionada por la crisis en el PAN.

¿Se puede hacer un balance del semestre?

Seis meses de estabilidad y reactivación económica. Respeto al estado de Derecho, reordenamiento de la administración estatal y estrecha colaboración con los municipios. Además respeto por la pluralidad y las libertades, inclusión y cohesión social y una excelente relación con el gobierno federal. Avances notables en Salud,Inversión privada, infraestructura carretera y Educación. En otros rubros, faltaría esperar el cierre de los principales indicadores oficiales.

¿Retos?

En el corto plazo: Reanimar a un sector de la burocracia estatal, que tal parece llegó sólo para planear la jubilación y acumular los años de servicio que le faltan y no se notan en el proyecto de la gobernadora.

Esa burocracia,–algunos resisten por ser heredados,otros solo cobran fletes sin haber llevado la carga,otros más comprometidos con el padrinazgo que con la gobernadora,–al parecer están más para cuidar su chamba y sus intereses y por la restauración de las formas del pasado, que por los cambios impulsados por Claudia Pavlovich. Designaciones como las de Fermín Borbón,Ruth Acuña y Pedro Pérez Pérez (!) entre otras, contradicen cualquier propósito de cambio y le meten ruido a la opinión pública.

Nada más hay que revisar esas ofensivas listas de macro-pensionados del ISSSTESON y los comisionados del sector salud (aportadas por el Zancudo Soto) derivadas de la simulación para darnos cuenta de la doble moral y la degeneración heredada que resiste, y presiona al nuevo gobierno para conservar privilegios y promover a un número mayor de plurinominales (porque cobran en varias nóminas). Todo un escándalo previsible.

Reforzar la coordinación en materia de educación superior y la relación estado-federación en materia educativa. Avanzar en el proyecto del mando único (está demostrado hasta la saciedad la vulnerabilidad de las municipales en un estado fronterizo) Afinar el nuevo sistema penal acusatorio, por el plazo fatal del próximo 16 de junio; acelerar los casos pendientes contra funcionarios del pasado; entre otras.Seis meses es muy poco tiempo de un gobierno, pero en Sonora han bastado para definir un estilo nuevo, y… mostrar carácter. Eso si.

bulmarop@gmail.com