Margarita Zavala: ¿Quién le dirá que no?

53

Margarita Zavala ha explorado -seguramente- muy bien la ruta de su camino hacia la candidatura presidencial por el PAN, “o por otras posibilidades” según su propio dicho. Después corrige: “Definitivamente con el PAN. Es un partido al que quiero mucho. Me dio mi formación política y ahí conocí a hombres y mujeres extraordinarios”.

Quizá ha estudiado bien lo que de 1997 en adelante hizo Vicente Fox, cuando dentro de su partido nadie apostaba por él y lo veían raro, como el probable candidato para la elección del 2000. Fox sin embargo dio la batalla, “declaró que la iba a buscar”,no se arredró, enfrentó resistencias, dominó en los sondeos, al final logró la candidatura, y posteriormente la presidencia.

Ahora Margarita Zavala se encuentra en la misma ruta, pero -de origen- con un crecimiento ascendente en las encuestas por varias razones: Sería la quinta candidata presidencial en México (Soto, Mercado, Lombardo, Vásquez Mota) y la segunda por el PAN desde 1953.

A diferencia de las anteriores, ella cubrió ya el importante papel de esposa de un presidente de México, con un conocimiento real de la agenda nacional, y salió bien librada, sin excesos ni protagonismos. No perdió piso.

Ha sido una militante de toda su vida en el PAN, en donde ha ocupado diversos cargos empezando desde abajo. Se ha desempeñado como docente,asambleísta del DF y diputada federal.

En 2015 el panismo la excluyó como candidata a diputada federal y después la marginaron en sus posibilidades de ocupar un espacio en los órganos nacionales de gobierno de ese partido. Algo le vieron.

Cuenta también a su favor el que uno de los aspirantes del PAN como Rafael Moreno Valle gobernador de Puebla (a pesar de tanto gasto) no pinta en las recientes encuestas de cara a la elección del 2018. Eso nos indica que entre Margarita Zavala y Ricardo Anaya pudiera librarse al final, la lucha por la candidatura del PAN a finales de 2017.

Y no falta mucho para el 2017, año clave para el proceso interno panista. En política el tiempo no corre… vuela. Por eso, a muchos han sorprendido las recientes encuestas (Reforma,Mitofsky,GEA,B&L) donde Zavala da la pelea muy pareja con Andrés Manuel López Obrador, el aspirante de Morena y los mencionados del PRI,básicamente Eruviel Avila y Miguel Osorio Chong.

¿Qué va a suceder en el PAN? Nadie lo sabe a ciencia cierta, pero si salen divididos a la contienda presidencial, es seguro que van a volver a probar el sabor de la derrota, como les sucedió en 2012, donde apostaban con seguridad por la victoria contando con el Poder Ejecutivo federal.

No hay que olvidar que tanto Clouthier (1988) como Fox (2000) se impusieron como candidatos teniendo todo en contra, y que ni Fox ni Calderón en su momento como presidentes de la República, pudieron imponer candidatos. Eso hace impredecible políticamente al PAN y nadie sabe… ¿Quien en el PAN le va a decir que NO a Margarita Zavala en sus pretensiones de ser candidata presidencial si continúa encabezando las encuestas entre los aspirantes de su partido?.

En el PRI las cosas lucen distintas. Los recientes sondeos le dan al partido la posibilidad de obtener la victoria en 9 de las 13 entidades donde habrá elección para gobernador, para seguir como el partido que gobierna la mayoría de las entidades de la República (22), el que mayor número de diputados (202) y senadores (52) tiene en el Congreso de la Unión y el que domina en la mayoría de los congresos locales (24).

Desde que en octubre de 1987 el presidente Miguel de la Madrid impulsara contra viento y marea la candidatura en el PRI de Carlos Salinas de Gortari, ningún presidente de México ha logrado dejar sucesor en el cargo. 1988 fue un año de definiciones, y el de la peor crisis política hacia el interior del PRI. La elección se ganó con muy pocos votos y, al año siguiente, la fractura ocurrida en el PRI dio lugar al surgimiento de otras fuerzas políticas ubicadas en las izquierdas.

En 1994 ocurrió el asesinato del candidato del PRI Luis Donaldo Colosio.

En el 2000, el PRI no quedó totalmente unificado del proceso interno entre 4 aspirantes que produjo la candidatura de Francisco Labastida Ochoa, el primer candidato del PRI derrotado en la historia.

En el 2006 Vicente Fox quiso -pero no pudo- imponer la candidatura de Santiago Creel y fue derrotado por su ex colaborador Felipe Calderón. El PRI con la candidatura de Roberto Madrazo, experimentó su peor debacle al ocupar el tercer lugar en los resultados finales.

En 2011 Felipe Calderón no pudo imponer a su candidato Ernesto Cordero, y el panismo rebelde le ganó la partida con Josefina Vásquez Mota. La primera candidata mujer en el PAN quedó en el tercer lugar después de Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador. Al final acusaría el abandono de que fue objeto en su campaña por el presidente Calderón, por el expresidente Fox y su partido. Mucho que hurgar todavía de ese tiempo.

La crisis de conciencia en el PAN, que ya va para su cuarto año, continúa sin  respuestas. Siguen las interrogantes: ¿Cómo perder la elección presidencial del 2102 teniendo el poder? ¿Por qué no rediseñaron ni al Estado ni al partido y cayeron en los mismos errores que tanto le criticaron al PRI? ¿Cómo funcionar como partido ya sin el Poder Ejecutivo federal?¿Como enfrentar el problema de la Corrupción de sus cuadros,ese incómodo ingrediente que ahora se agrega a sus preocupaciones?¿Quién va a decidir en el PAN? Ricardo Anaya ha dicho que será la militancia la que postulará candidatos. Quién sabe.

Para el 2017 las cosas no serán diferentes y seguramente ganará la interna quien más votos de la militancia logre a su alrededor (Zavala, Anaya y quien para esas fechas se anote) y deberán ser sumamente cuidadosos.

Por la tradición, por su propia historia y por la novedad, el fenómeno de las candidaturas independientes, representa más un riesgo para el PAN, que para el PRI. Sin presidente de la República, el PAN ha perdido su referente de unidad y disciplina. En el PRI, ese mismo referente regresó y hasta ahora la definición de las principales candidaturas -después de 12 años- ha contado con el llamado voto de calidad del presidente.

El principal proceso político de fin de sexenio no será diferente para el 2017 y por ahora el PRI es el partido que cuenta con la baraja más amplia entre quienes son mencionados con posibilidades para obtener la candidatura presidencial: Osorio, Videgaray, Nuño, Meade, Beltrones, Eruviel y Calzada. Todos-en mayor o menor número- están en los sondeos.

En el mediano plazo habrá presiones y se moverán fuerzas que tratarán de influir tanto en la fuerza como en la autoridad presidencial para la toma de decisiones. Van a tratar de llevar la decisión hasta lo último,para buscar debilitar la capacidad de decisión-o cuando menos de opinión, del ejecutivo federal.  Ha sucedido en la historia del PRI y lo han ensayado en lo que va del sexenio del presidente Peña Nieto: Intensas y costosas campañas de desprestigio contra la figura presidencial, para generar un ambiente de descontrol y deslegitimar al gobierno. Utilizar los medios internacionales para tratar de mandar señales de descontrol y alebrestar a los poderes fácticos para  calar la capacidad de control del gobierno, todo enmarcado en las tensiones de la lucha por el poder que en México y por lo vivido en 1968,1988 y 1994,nada se descarta. Todo puede suceder.

A favor del PRI será el que las reformas impulsadas por el presidente cuajen y consoliden resultados en beneficio de la gente. Que el Estado siga recuperando los principales instrumentos de rectoría en materias tan importantes como la educación. Que la economía consolide su crecimiento y que los indicadores de empleo, inflación, control cambiario y equilibrio comercial repunten, que los precios del petróleo no sigan cayendo, que se libren batallas importantes contra la corrupción y la impunidad,y  el estado de Derecho se consolide con la entrada en vigor en todo el país del nuevo sistema de justicia penal acusatorio y oral en junio del 2016, y que los 17 procesos electorales a celebrarse entre 2016 y 2017 se lleven en paz y apegados a derecho sin mayores alteraciones del espectro político.

Lo de Margarita Zavala en el PAN va en serio y no se ve una figura fuerte en ese partido que pudiera frenarla o que le cierre el paso;frenarla-como al parecer lo quieren hacer los adversarios de Felipe Calderón-representaría un enorme costo político para el éxito electoral del PAN.Por ahora-y ante la crisis- es la figura más competitiva de ese partido.

López Obrador aparece firme y listo para su tercera candidatura presidencial. Ahí los dados se han ido acomodando con el reciente llamado de Agustín Basave, el nuevo dirigente del PRD, a buscar el diálogo con el tabasqueño, y con la recuperación del registro del Partido del Trabajo se sumaría una fuerza política más de las izquierdas a su candidatura, además de Movimiento Ciudadano, donde tampoco se ve una figura externa que pudiera competirle al dirigente nacional de Morena.

¿Habrá candidatura independiente a la presidencia? Al parecer sí, pero ahí el problema reside en que si se registra más de una candidatura, como se ha manifestado en diferentes foros, no les va a alcanzar.

Hasta ahora,ha sido comprensible el triunfo “independiente” en un distrito, en un municipio o Estado, pero por el tamaño del electorado y las dimensiones de México, las campañas nacionales requieren estructuras políticas y electorales que solo los partidos políticos tienen, al menos que quienes vayan a competir como “independientes”, empiecen desde ya a trabajar en la preparación de los requisitos que la ley les exige, pero se ve difícil.

De todos modos la agenda de aquí a octubre del 2017, cuando empiece el próximo proceso electoral, estará dominada por los sondeos,los 16 procesos estatales,los debates,los ataques y las estrategias de presión de los grupos para forzar decisiones. Más allá, la disputa por el Poder… ¡Ay!, Los problemas cíclicos de fin de sexenio, y esa disputa que tanto nos ha costado reencauzar y que al final… nadie sabe. Cuidado.

bulmarop@gmail.com