Lo que pudo ser Gossip Girl

377

Un día como hoy pero del 2012 terminó una serie que fue un vehículo de marketing para la moda y las marcas, una serie de mayor influencia en el mercado de los jóvenes y un hito en la cultura pop, por supuesto que les hablo de Gossip Girl. Ya pasaron tres años desde que terminaron las aventuras de los cuatro pilares del Upper East Side,  quienes durante cinco años nos hicieron testigos de sus amores, peleas y nos enseñaron cómo destruir vidas con un solo click, pero a pesar de todos los momentos bonitos no nos podemos cegar y decir que todo fue maravillosa de principio a fin, no me dejarán mentir cuando digo que rumbo al final ya lo que queríamos era que el martirio terminara y quedarnos con los buenos recuerdos. Por eso mis queridos lectores, hoy vamos a hablar lo que pudo ser Gossip Girl si se hubieran basado más en la historia original.

Como todos sabemos (quiero creer) Gossip Girl está basada en la serie de novelas de Cecily von Ziegesar, pero por supuesto la esencia de la historia original se pierde en esa delgada línea que existe entre la adaptación y el cambio todo porque me da la gana de los productores y guionistas.

Para empezar, la protagonista hubiera sido Blair en lugar de Serena y no serían las grandes amigas, primero se disputan la corona y el amor de Nate antes de decirse “te quiero mucho, amiga”. Y cuando por fin llegasen a hacer las paces se unirían para hacerle la vida imposible a Chuck Bass, quien en lugar de enamorarse de Blair se acuesta con lo que tenga pulso y se declara bisexual, y al final el ganador de su amor es un chico llamado Greg y no Blair (olvídense del Empire State y las tres palabras, ocho letras BLAH BLAH BLAH). Por otro lado Chuck y Nate se odian y existe un triángulo amoroso entre Blair, Serena y él. Si ustedes recuerdan, Georgina Sparks tiene apariciones esporádicas en la serie, pero en los libros es un personaje de planta que tiene amoríos con Erik el hermano de Serena, el cual es mayor que ella y de gay no tiene absolutamente nada. El que al final resulta un poco confundido es Dan ya que empieza una corta relación con un compañero de trabajo (¡Aja! No Serena), mientras que Vanessa y Jenni tienen apariciones muy cortas.

Por otro lado, la vida de los personajes es muy diferente a lo que vimos en pantalla, Chuck se queda pobre y nunca construye su imperio, Nate se convierte en un adicto a las drogas, Dan es víctima de bullying, Serena nunca tiene una relación con Dan y se la vive borracha y en fiestas, la única que triunfa es Blair, quien consigue ir a Yale y superarse en la vida, pero afortunada en el juego, desafortunada en el amor,  porque a pesar de que se queda con su príncipe él nunca olvida a Serena.

A pesar de tantas diferencias y de que me hubiera encantado que captaran más la historia original en la televisión, creo que no cambiaría nada del resultado final de Gossip Girl. Porque podremos decir misa, pero el impacto de la serie no lo podemos negar, ¿sabían ustedes que el gobernador Michael Bloomberg nombró al 26 de enero como el día de Gossip Girl? Todo por el impacto que creó en la economía de New York, hasta Obama hizo referencia al show en uno de sus discursos. Además por la popularidad del programa también se creó un relity llamado NYC Prep y una red social donde los usuarios pueden crear un alter-ego y compartir secretos anónimamente (quizá esto no sea tan bueno, pero es lo que hay).

Aún podría seguirme quejando como lo hice mientras veía los episodios, tengo miles de “y si” y de “hubieras” atorados en la garganta, pero lo que si me queda muy claro es que Gossip Girl cumplió su cometido y dio de que hablar, tanto bueno como malo, porque si una cosa aprendí de esta chica es que “You’re nobody until you’re talked about”.

 

XOXO GOSSIP GIRL