Responden hermosillenses a Domingo del Descacharre

40
Foto: cortesía

Hermosillo, Sonora.- Como ya es habitual, los hermosillenses respondieron al llamado de la Dirección de Servicios Públicos Municipales, para deshacerse de los cacharros que tienen en sus hogares.

En lo que fue el segundo Domingo del Descacharre de la actual administración, Luis Fernando Pérez Pumarino, titular de la dependencia, estuvo en el centro de acopio de la tienda Soriana ubicada avenida Xólotl entre Templo Mayor y Mitla de la colonia Valle del Marqués.

Al lugar acudieron las señoras Juana María Uribe Reyna y María Lilian Gastélum, residentes del fraccionamiento Sirios, quienes le mostraron evidencias gráficas del problema que han venido enfrentando por años, a causa de un basurero clandestino, contiguo al conjunto habitacional.

Se quejaron de que personas sin respeto por los demás acostumbran tirar toda clase de basura en el terreno frente a sus casas, ubicado en la avenida Xolotl y Templo Mixtla, sin respetar los tiempos y horarios en que el lugar funciona como uno de los 8 centros de acopio en el citado programa de la Comuna.

Al momento de la denuncia, personal de Servicios Públicos Municipales ya había limpiado el área en días previos, lo que las denunciantes agradecieron, a la vez que solicitaron alguna medida que impida se siga utilizando el inmueble como tiradero.

Pérez Pumarino, se comprometió a incrementar la supervisión para identificar, y en su caso sancionar, a quienes utilizan como basurero clandestino dicho terreno contiguo al fraccionamiento Sirios.

Les explicó la instrucción del presidente municipal, Manuel Ignacio Maloro Acosta, de atender y resolver estas quejas, y dispuso una supervisión especial y una investigación para conocer con certeza la situación de los inmuebles involucrados y contactar a los propietarios.

El director de Servicios Públicos Municipales mencionó que los dueños de los predios tienen una responsabilidad para con la limpieza de los mismos que deben cumplir, sin embargo existen mecanismos previstos en la ley para que el Gobierno Municipal intervenga, los cuales se activan con la supervisión directa o la denuncia de vecinos.

El funcionario y las denunciantes coincidieron en que una solución de fondo a este problema de imagen y salud pública es la concientización ciudadana, el respeto a la comunidad y el trabajo en equipo con el Gobierno Municipal para aplicar la normatividad en contra de quienes violan la ley y los principios básicos de respeto y convivencia en comunidad.