La Chica Bond ¿sexismo o sensualidad reivindicada?

63

Ahí estaba yo un domingo por la noche, muy emocionado por ver Spectre, la última película de  Daniel Craig como James Bond, dije un poco de acción y el Zócalo de la ciudad de México no me vendrá mal, pero fue la peor idea que pude tener. No me mal interpreten, no quiero opinar de la película porque sé que tiene su mercado y uno sabe a lo que se atiene cuando vas a ver a James Bond, lo que de verdad llamó mi atención es el término “Chica Bond” y es de lo que vamos a hablar hoy.

Es cierto que la chica bond ha evolucionado con los años, pasó de ser un simple objeto como mi querida Ursula Andress y su bikini blanco, a una mujer “independiente” con un papel “importante” en la historia. Por supuesto que, aquí hay de tres sopas, o eres la chica que ayuda al hombre, la que se lleva a la cama o la que muere y se sacrifica por él.

El mismo Daniel Craig señaló en una entrevista que considera al personaje como alguien “misógino, sexista y solitario”, y asegura que trató de darle un toque más humano, incluso se manejaba que el rol de la protagonista había cambiado, sería revolucionario y un sinónimo de fortaleza, ya que por fin alguien cuestiona a Bond y lo lleva al límite, claro, todo eso de seguro pasa antes de que la chica se enamore en dos días y después de la escena de cama ¿verdad Léa Seydoux?

Aunque Sam Mendes quiera venderme la idea del cambio quitándole el “Chica” y utilizando el “Mujer” Bond, no se la compro, hablemos cuando exista una mujer que no se enamore del protagonista, que no la utilice sexualmente y que pelee codo a codo con él contra los malos, o incluso que el 007 sea una mujer. Eso señores, es un cambio.