Afecta a la salud el aguantar ir al baño ¿mito o realidad?

156

Cajeme, Sonora.- Seguro que en más de una ocasión usted se ha aguantado las ganas de orinar, los motivos van desde la falta de un baño, por pereza o porque no queremos interrumpir una sesión de trabajo. Este acto que puede parecer inofensivo, no lo es en absoluto, dado que cuando el cuerpo avisa es porque tiene la necesidad de eliminar lo que le sobra y que por lo tanto no se trata de algo beneficioso.

Según el urólogo Edgar Solano, aguantar las ganas de orinar es perjudicial y trae consecuencias graves, que pueden afectar el músculo de la vejiga y aumenta la propensión a padecer infecciones bacterianas que pueden extenderse hasta los riñones.

“Para iniciar se acumula ese líquido no sale y ocasiona distensión abdominal porque se hincha y se vienen cólicos, algunos intensos, hay patologías que cuando hay una obstrucción por otro mecanismo ocasiona dolores intensos que son para hospitalizarse y por aguantar la ganas. Los principales síntomas es que arde al orinar, si esto continúa o se hace repetitivamente hace que se suban la colonizaciones bacterias en la uretra y se produce el mal de orín”, dijo Edgar Samuel Solano, médico urólogo.

Ciudadanos afirmaron que en más de una ocasión ha tenido que aguantar las ganas de orinar.

“Pues yo unas dos horas o tres a veces, porque cuando no hay baño cerca me aguanto y hasta que vaya a un baño a buscarlo”, comentó Modesto Gutiérrez, empleado.

Otra parte de la población que labora en comercios señala que están conscientes de los problemas que esto conlleva, pero debido a su trabajo, en ocasiones se tienen que aguantar.

“A nosotros también nos pasa porque el local está dentro y muchas veces estamos aquí y no nos damos el tiempo ir pero yo sé que es muy malo el aguantarse, de ahí viene uno a sentirse mal en muchas cosas, todo afecta al riñón, mal de orín, que me duele aquí, que me duele allá ,no falta”, aseveró Inés Sepúlveda, comerciante.

Los urólogos resaltan la importancia de evitar consumir ciertos alimentos, pues bebidas como el café, té y refrescos hacen que el riñón produzca mayor cantidad de orina porque inhiben la hormona antidiurética.