Presidentes y Gobernadores: Historias que cuentan

1094

Por: Bulmaro Pacheco

Históricamente, la relación entre los presidentes de la República y los gobernadores de Sonora ha sido vital para generar apoyos, y para que se facilite la solución a problemas locales que requieren mucha coordinación, y no pocas veces la intervención directa del gobierno federal, dadas las características del ordenamiento constitucional y la distribución de competencias y facultades entre los órdenes de gobierno.

En el caso de Sonora,la historia registra actuaciones relevantes de sus gobernadores en las etapas decisivas de la vida política nacional: La Reforma,la Revolución y la prolongada etapa de estabilización política.

Nada fáciles y nada cómodas las relaciones Estado-Federación en capítulos importantes de la historia por la difícil construcción de un modelo político históricamente muy inestable y disputado por las fuerzas políticas en juego en los diversos momentos de la historia nacional: Liberales contra conservadores,Federalistas contra centralistas,Republicanos contra monárquicos y la aplicación en el territorio de las dos grandes Constituciones surgidas con 60 años de diferencia: 1857 y 1917.

Desde 1943,cuando se establecieron los períodos de seis años para los gobernadores,al de Sonora le ha tocado gobernar tres años con un presidente y tres con otro. La serie la inició el gobernador Abelardo Rodríguez que gobernó tres años con el presidente Manuel Avila Camacho y los tres restantes con el presidente Miguel Alemán.En su calidad de ex presidente,Rodríguez no batalló para entenderse con ellos.

Entre Guadalupe Victoria (1824-1829) primer presidente, y Enrique Peña Nieto han transcurrido 191 años,en ese lapso, 84 personas han ocupado la presidencia de la República, y 162 personajes en sus diversas denominaciones -electos, designados, provisionales, interinos, comandantes generales o militares, o encargados del despacho, han ocupado el gobierno de Sonora (por días,meses o años) desde 1831.

¿Cuantos,de los 54 presidentes de la República del siglo XIX visitaron Sonora?

Ninguno. En 33 años,entre 1824 y 1857,México tuvo 40 presidentes. Unos más unos menos,los personajes fuertes de esa época, fueron Antonio López de Santa Anna e Ignacio Comonfort.

No había como visitar en tiempo a Sonora; los ferrocarriles todavía no se expandían,la comunicación vía terrestre era prácticamente nula y solo quedaba la vía marítima que era lenta y complicada.

Entre 1858 y 1876,México tuvo 12 presidentes y las figuras indiscutibles fueron Benito Juárez,Félix Zuloaga,Miguel Miramón y Sebastián Lerdo de Tejada. También se dio el período de la regencia que funcionó entre 1863 y 1864 y el Imperio de Maximiliano que trataron de hacerlo aterrizar entre 1864 y 1867 con la República que nunca se fue, con el desenlace que la historia registra con los fusilamientos de Querétaro.

Aunque Juárez anduvo cerca en Chihuahua,ninguno de los presidentes de ese período visitó Sonora. Zuloaga el primer presidente de origen sonorense nació en Álamos,pero la mayor parte de su vida la pasó en Chihuahua y en la Ciudad de México. Al final de sus días la pasó exiliado en Cuba y regresó a México para cuidar un expendio de tabaco. Murió allá en 1898.

Entre 1876 y 1911 la presidencia de la República la ejercieron sólo Porfirio Díaz y Manuel González. Porfirio Díaz visitó Nuevo León Chihuahua y Sinaloa pero no Sonora. A finales de su gobierno ya se habían construido más de 20 mil kilómetros de vías férreas.Sonora Tuvo su primera ruta entre Guaymas y Nogales en 1884, pero la del sur de la entidad entró hasta la primera década del siglo XX, para ese tiempo, todavía la transportación terrestre seguía siendo muy insegura y la marítima muy lenta.

¿Cuales gobernadores de Sonora de esa época tuvieron una relación más cercana con los presidentes de México en el siglo XIX?

Fueron varios: El poder de Manuel María Gándara como gobernador de Sonora duró de 1838 a 1856-interinos y encargados incluidos- y se relacionó principalmente con Anastasio Bustamante (1839-1841),Nicolás Bravo(1843),Valentín Gómez Farías(1833) y Antonio López de Santa Anna (1833-1855) que en ese período ejerció en varias ocasiones la presidencia.

Santa Anna también influiría en el gobierno de José María Yañez enviado especialmente para enfrentar la invasión de filibusteros franceses.

¿Y Con Benito Juárez?

Fue al gobernador nativo de Arizpe,Ignacio Pesqueira García Tato al que le tocó la relación directa con el presidente Benito Juárez en sus casi 20 años (1856-1876) como gobernador del Estado.

A Pesqueira le tocó el difícil papel de hacer aterrizar en la entidad -con grandes resistencias- las leyes de reforma,la separación Iglesia-Estado,la defensa de la soberanía nacional ante varios intentos de invasión norteamericana a través de Arizona y California, y la nueva incursión de los franceses en Sonora que se diera principalmente entre 1865 y 1867.

Además, la muy difícil tarea de atender en lo interno las luchas por el poder y los frecuentes enfrentamientos con los Apaches,los Mayos y los Yaquis.

Pesqueira,liberal de cepa, estableció buenas bases de relación política con el Benemérito de las Américas y con Sebastián Lerdo de Tejada.

Ganó prestigio porque nunca cedió a las presiones de sus enemigos,ni con las leyes de Reforma, ni en el período que duró el Imperio de Maximiliano que en Sonora tuvo partidarios radicales.

¿Y Con Porfirio Díaz?

Con Porfirio Díaz la relación le tocó primero a su compañero de armas Lorenzo Torres,después a Luis Emeterio del mismo apellido, y el que consolidó una buena relación política y personal con el dictador fue Ramón Corral Verdugo, quien como gobernador de Sonora, fue invitado a colaborar en el gobierno de Díaz,primero en el gobierno de la Ciudad de México,después como secretario de gobernación y en el tramo final(1904) como Vicepresidente de la República.

Al llamado triunvirato Sonorense (Corral-Torres-Izábal) que dominó la política en Sonora de 1880 hasta 1911, le tocaría implantar en la entidad los avances registrados en el Porfiriato, sobre todo en economía,obras y en materia de comunicaciones: Ferrocarril,teléfono,telégrafo etc.

¿Y con Francisco I. Madero?

José María Maytorena Tapia, entonces próspero empresario y político de Guaymas, fue quien mejores relaciones estableció con el candidato a la presidencia Francisco I. Madero.

Partidarios fieles y certeros fueron también Benjamín Hill,Flavio Bórquez y Adrián Marcor. Madero estuvo en Sonora en enero de 1909 en Navojoa,Alamos,Guaymas y Hermosillo.Arribó a la presidencia de la República en Septiembre de 1911, pero como presidente nunca regresó a Sonora. Solo el vicepresidente Pino Suárez brevemente a Guaymas. Madero recibió con frecuencia al gobernador Maytorena y lo apoyó en la solución de diversos problemas entre otros, con la tribu Yaqui.

Fue el primer gobernador de Sonora que gestionara una audiencia para los Yaquis con un presidente de México.

¿Y con Carranza?

A la muerte de Madero en 1913,solo los gobiernos de Chihuahua,Coahuila y Sonora se mantuvieron firmes contra el golpista Victoriano Huerta.

Carranza viajó a caballo desde Coahuila hasta Sinaloa y de ahí en ferrocarril hasta Hermosillo donde instaló su gobierno. Permaneció en Sonora de septiembre de1913 a marzo de 1914 como primer jefe del ejército constitucionalista encargado del ejecutivo.

Aquí tuvo varios aliados y promovió como gobernadores a Benjamín Hill,Adolfo de la Huerta y Plutarco Elías Calles. Carranza entró en conflicto con los sonorenses cuando trató de imponer como presidente a Ignacio Bonillas para que lo sustituyera en 1920.No pudo y murió asesinado.

¿Y Los Sonorenses que gobernaron entre 1920 y 1934?

Sonora con ellos registró muy importantes avances.El crimen de Obregón dividió la política en Sonora. Al morir Obregón no le perdonaron al gobernador Fausto Topete el haber encabezado la rebelión contra Portes Gil y Calles. A Sonora le fue mal con las tensiones entre Cárdenas y Calles.Sin embargo fue Lázaro Cárdenas, el presidente de México que más visitó a Sonora en la etapa posterior a la Revolución.

¿Y el papel de Abelardo L. Rodríguez?

Indiscutiblemente, hombre fuerte de Sonora con los presidentes Obregón, Calles, Cárdenas, Avila Camacho y Ruiz Cortines, y uno de los más visionarios del siglo XX. Rodríguez llegó al gobierno de Sonora después de haber sido Presidente y Secretario de Estado,único caso en la historia local. Con Ruiz Cortines se quejaría después de la actuación del gobernador Ignacio Soto.Hizo política hasta que se retiró del gobierno en 1947.

¿Y Después?

La mayor cercanía entre un gobernador y un presidente se dio entre Carlos Armando Biébrich y Luis Echeverría, con grandes beneficios para Sonora al principio,pero una tragedia después. El gobernador Rodolfo Félix Valdés tuvo una cercana relación con el presidente Miguel De la Madrid.La carretera de cuatro carriles no se explicaría sin esa buena relación.

En la alternancia,Vicente Fox no tan influido por el panismo se llevó bien con el gobernador Armando López Nogales y Eduardo Bours. Felipe Calderón un panista ortodoxo chocó con Bours y con la mayoría de los gobernadores del PRI, se metió de lleno en la tarea de ganar Sonora,Sinaloa,Oaxaca y Puebla para el PAN, y después apoyó con todo a Guillermo Padrés.

En los primeros tres años de su gobierno,el presidente Enrique Peña Nieto solo ha estado dos horas en gira por Sonora a diferencia de Estados como Veracruz,Chihuahua y Nuevo León a donde ha viajado en varias ocasiones. Como gobernador Guillermo Padrés combatió la candidatura de Peña Nieto y ya en el gobierno ahondó la fractura de Sonora en lo interno y externo declarándose gobernador de ¡Oposición!.¿Quizá por eso?…

Para los próximos años la tarea urgente será la de reconstruir una buena y consistente relación política entre el nuevo gobierno y la presidencia de a República. La crisis económica,los asuntos en común,los numerosos pendientes administrativos y los dilemas morales y políticos que se viven en Sonora después del fallido experimento del gobierno de la alternancia,hacen del tema no solo una necesidad política sino una urgencia de gobierno.

El sexenio de la primera gobernadora de Sonora apenas inicia y el gobierno de la República está obligado a voltear sus ojos hacia la entidad.

Más allá de las cuestiones de género -que obligarían moralmente-,están primero las de velar por el Estado de Derecho y la recuperación de la confianza ciudadana, después de haber sufrido al peor gobierno, en los últimos 90 años de la vida política de Sonora. Los saldos que ha dejado, son una estela de depredación, indolencia, abandono y robo en despoblado que no tiene comparación con ninguna de las etapas señaladas en los párrafos anteriores. De ese tamaño.

bulmarop@gmail.com