Boy bands: Un producto desechable no biodegradable

158

Con la llegada de los Backstreet Boys a tierra azteca no pude evitar recordar todas las boy bands que llenaron mi infancia y adolescencia de buenos ratos, canciones pegajosas y bailes que ahorita ya provocan que me duela el esternón si decido hacerlos. Recuerdo muy bien que estas bandas de chicos generaban comentarios a favor y en contra, que si lavaban el cerebro a los adolescentes, que si su música basura, que son un producto desechable, pero lo que les puedo asegurar, desechable o no es una fórmula que nunca pasará de moda.


¿Qué se necesita para formar una boy band? Elegir al chico rudo, al lindo, al tierno, al amable y al “todas puedo”, o lo que viene siendo lo mismo, el que baila, el que canta y los que cooperan para los gastos del disco, se mezclan y ¡BAM! Tenemos a un grupo de jóvenes que hacen vibrar a miles de adolescentes. Todo este movimiento pop no es originario de One Direction (lo siento Millennials), tampoco es de mis tiempos, es decir, ni los Backstreet Boys ni Nsync descubrieron el hilo negro, esto es un producto que viene rindiendo fruto desde la época de los “barber shop quartet bands”, ¿qué es eso? Pues es una armonía a capella de música solo vocal y sin pista donde el líder entona la melodía, el tenor armoniza, el bajo canta las notas más bajas y el barítono completa el conjunto (no bailaban ni tenían luces y explosiones en sus shows, pero eran un estilo de boy band al fin y al cabo).
Así como Joss Whedon nos enseñó que cada generación nacía una elegida para ser la cazadora, con nosotros cada generación tiene derecho a una boy band que los represente. Octavio Paz dijo que los niños acostumbran a andar en grupo, los adultos en pareja y los ancianos (los más sabios) solos, con esto se comprueba la teoría de que los jóvenes (que son el mercado meta) se sientan identificados con otras personas que comparten el gusto por su banda favorita, se emocionen juntos en los conciertos y canten y bailes al unísono sus canciones (a todos nos pasó, quien diga que no ¡miente!). Con esto comprobamos que el producto de las bandas de chicos no pasarán de moda, detrás de una generación viene otra la cual también será manipulada por los medios y va a consumir todo el producto que les presenten y citarán primero a estrellas pop que a personajes de la historia de su país.
Mi punto es, las mamás que llevan a sus hijas a un concierto de One Direction hicieron berrinche y patalearon para que sus mamás las llevaran a uno de los Backstreet Boys, las cuales se sintieron realizadas al ver a Menudo en vivo y así va la cadenita. Y si eres uno de esos izquierdistas musicales que está en contra de todo lo que brilla y hace una coreografía te aconsejo que vayas acostumbrándote porque de seguro alguno de tus hijos pondrá su música en algún viaje por carretera y entonará a todo pulmón sus canciones.
No puedo dar por terminada esta perorata sin antes recordarles que en México también tuvimos boy bands dignas de recordarse como Magneto, Mercurio y los que pasaron sin pena ni gloria como Kairo, Ragazzi, Tierra Cero y por supuesto lo que vinieron a triunfar a nuestro país como UFF, Menudo y MDO. Apuesto a que hice les hice suspirar y acordarse de Acapulco con la lista ¿verdad? Ya para terminar, quiero dar una mención especial a O-Town y 98 Degrees que espero ya hayan comido a estas horas del viernes por la noche.