La venganza está por terminar

136

Parece que fue ayer ese 21 de Septiembre del 2011 cuando estaba muy emocionado esperando el estreno de Revenge, no dejaba de recomendar a quien se me pusiera en frente esta serie, emocionado les contaba a todos que se basaba en el libro de Alexandre Dumas, “El conde de Montecristo” y que era genial ver como se enfrentaban los dos pilares de los Hamptons, Emily y Victoria Grayson, porque una le destruyó la vida a la otra y una juró venganza, etc, etc. Después de la primera temporada ya hasta me daba pena ver a los que había logrado enganchar con la serie por el giro que tomó en la segunda temporada donde muchos abandonaron el barco, incluso su creador Mike Kelley, que alegó diferencias irreconciliables con la cadena ABC y abandonó la serie a la buena de Dios. Y ahora después de cuatro temporadas (por fin) cancelan Revenge y dan la noticia faltando un episodio para el final de temporada.


Siempre que recomendaba Revenge lo hacía aclarando que más que serie era una novela, tanto por la trama como por los diálogos y los duelos entre las protagonistas, pero de ser una novela pasamos a la ciencia ficción sin darnos cuenta, de la nada vimos a la protagonista con súper poderes de ninja luchando contra una organización que casi controlaba el mundo, ¿y la venganza apá?
Es muy cierto que perdimos el rumbo en la historia, pero como misteriosos son los caminos del Señor, sorpresivamente en la tercera temporada se retomó el arco original y la venganza continuó su rumbo, no nos podemos olvidar de ese épico final donde Emily encierra a Victoria en el manicomio después de que esta descubrió que su verdadera identidad era Amanda Clark, a mi gusto ese era el final ideal, el “bien” triunfando sobre el “mal”. Y lo pongo entre comillas porque siempre me pregunté ¿quién era la verdadera villana? Si bien es cierto, Victoria le tendió la trampa al papá de Amanda y destruyó su vida, pero lo hizo por el bienestar de su hijo y por el suyo (no nos vamos a engañar ¿verdad?), pero esta mujer lo dejó todo para tenerlo todo, después de una infancia llena de problemas por fin merecía su final feliz, la familia Clark tuvo la culpa por estar en el lugar y momento equivocado. Pero años después llegó Emily/Amanda, la supuesta víctima y le hace la vida imposible a Victoria, destruye a su familia, la humilla y le cobra con intereses cada uno de sus sufrimientos, ¿ojo por ojo?
A pesar de los terremotos, las historias sin sentido, hermanos muertos, padres que regresan de la muerte, Revenge nos dio momentos bastante buenos, si se hubiera seguido el plan de Mike Kelley de hacer temporadas de 13 episodios la serie hubiera terminado por todo lo alto con los 10 millones de espectadores que ganó en su primer temporada, pero no fue el caso y la maldición de ABC cayó sobre ella, eso fue el motivo por el cual se fue Mike, pero él sabía muy bien a quién le vendía la serie, yo en su lugar me hubiera quedado hasta el final (igual que como lo hice como espectador) y hubiera hecho todo lo posible para salvar a mi bebé así me pidieran 50 episodios por temporada.
El productor ejecutivo Sunil Nayar nos prometió un final digno y que no esperamos (¿deja vu? ¿Dónde he escuchado eso?) , porque es lo que los fans merecemos y no quieren que nos cansemos de la trama (mmmmmm), el punto es que ya era hora de un final para Revenge ya sea bueno o malo es momento de dejar que descansen las dos divas de la televisión dominical. Como bien dijera Emily: “antes de embarcarte en un viaje de venganza, cava dos tumbas”. ¿Será un presagio?