Se fue y nos quedó solo su recuerdo

169

Esta semana las y los adolescentes del mundo colapsaron con la noticia de que Zayn Malik dejaba la agrupación que lo ayudó a alcanzar su sueño de cantar y ser famoso. El cantante anunció que ya no era feliz y necesitaba llevar una vida normal fuera de One Direction. ¿Saben qué pienso al respecto? ¡MENTIRA! Podría apostar que el motivo de su salida es que quiere emprender carrera como solista, esto ya ha pasado antes, Zayn no es el primero ni el último integrante de una boy band que abandona  el grupo. Los invito a que hagamos un recuento  de los desertores de las agrupaciones más icónicas de la cultura pop y lo que pasó con ellos después de su salida.

Empecemos  con los padres de todas las boy band habidas y por haber, The Beatles, donde John Lennon fue el primer integrante que decidió separarse debido a que le afectó demasiado la muerte de el Quinto Beatle, Brian Epstein y a problemas con McCartney tiempo después. John nos regaló Imagine, una de las mejores canciones del Siglo XX e himno para movimientos contra la guerra.

Siguiendo con otra importante banda del Reino Unido, toca el turno a Take That en la cual Robbie Williams abandona  la agrupación por conflictos con los otros integrantes tanto personales como creativos. Por eso decide aventurarse en solitario y lanza Angels, el himno que a la fecha es su canción más representativa. Robbie llegó a vender más de 70 millones de discos a nivel mundial, record que lo situó entre los artistas más vendidos de su generación.

Si hablamos de records y ventas como solista no podemos dejar fuera a Geri Halliwell, quien formara parte de una de las girl band más icónicas del pop, las Spice Girls. Aún recuerdo bien ese fatídico 31 de mayo de 1998 cuando la Ginger Spice anunció su salida de la banda debido a diferencias con las otras Spice. Geri se hizo acreedora al título de la solista femenina con más números uno en los charts, el cual le fue arrebatado por Cheryl Cole, ahora ex integrante de las Girls Aloud.

Como ven, el Reino Unido ha aportado bastante a la cultura pop, pero México no se queda atrás. Nuestro querido país tuvo a Timbiriche, uno de los grupos más importantes del pop latino. En esta agrupación Sasha Sökol fue la primera en aventurarse como solista y su disco La Dama de Negro fue uno de los más vendidos en 1987, siendo Rueda Mi Mente uno de los mayores éxitos de este álbum. Tampoco podemos olvidarnos de Garibaldi, otra banda mexicana que le dio la oportunidad a Paty Manterola de conocer los reflectores y le gustara tanto su “chamba” que quizo cantar solita, siendo Niña Bonita uno de los éxitos más recordados de la cantante/actriz/bailarina/y lo que se ofrezca. Paty no rompió ningún récord ni hizo historia en la música, pero nos dejó una que otra canción para sorprender a las nuevas generaciones y a uno que otro contemporáneo y que pregunten ¿apoco ella cantaba?

Muchos desertores han intentado ser solistas, algunos con éxito y otros no tanto, pero créanme, nadie abandona a su banda para alejarse de los reflectores. El éxito es efímero y entiendo que quieran aprovechar su momento, debe ser muy feo compartir todo con otros cinco tipos. Quiero decirles a las nuevas generaciones que entiendo su dolor, ya pasé por eso varias veces, pero no va a ser la última vez que vean a su artista favorito, los que nos deben preocupar son los integrantes más grises de cualquier grupo que son los que se van a terminar viviendo solo de regalías, sin ofender a Chris, Joey y Lance de Nsync.