Larga vida a la reina del Tex-Mex

569

Ya son 20 años desde que la noticia de la muerte de Selena inundó los medios de comunicación. 20 años desde que un 31 de Marzo de 1995 los corazones de miles de fans se unieron por la pérdida de un ídolo. Selena Quintanilla se ganó a pulso el título de la reina del Tex-Mex y abrió las puertas de la música grupera a muchas mujeres. Con un look y estilo único, música y letras pegajosas, la cantante se ganó la admiración y el cariño de la gente, lo que la convierte hoy por hoy en una leyenda de la música.

Selena logró vender más de 60 millones de discos a nivel mundial, hecho que le significó posicionarse como una de las latinas con más ventas después de Gloria Estefan. Pero el éxito no fue fácil. La cantante se inició desde los nueve años en la música y tuvo tres discos como solista (contando la reedición de “Mis Primeras Grabaciones” y sin contar los siete con Los Dinos) antes de que Como La Flor la llevara a los primeros lugares de popularidad en 1992. Fue en 1994 cuando ganó un Grammy por su álbum “Selena Live”. En este mismo año grabó  Amor Prohibido y se convirtió en empresaria al abrir dos boutiques con diseños de su propia inspiración.  En 1995 convocó a más de 67,000 personas en el Astrodome de la ciudad de Houston Texas y también comenzó a grabar “Dreaming Of You”, el disco con el que incursionaría en el mercado pop en inglés.

Si sacamos cuentas, después de 11 años de lucha y esfuerzo, fueron solo cuatro años los que Selena disfrutó el éxito, los cuales bastaron para convertirse en una leyenda. Ese corto tiempo fue suficiente para que, después de 20 años, siga sonando en las radios y en cualquier fiesta, logro que quisieran muchas cantantes que han tenido más años de fama que ella y después se perdieron en el infinito de estrellas que invaden la música.

Quizá ahorita Selena ya tuviera ocho hijos, cinco divorcios, infinidad de escándalos y un sextape, dos realitys y miles de duetos con Pitbull, pero eso nunca lo vamos a saber porque nos la quitaron demasiado pronto. Hay un halo de misterio y miles de rumores en cuanto a la muerte de Selena y a pesar de todo sigue en el corazón de la gente. Ella inventó el Tex-Mex y nos dio a Jennifer Lopez. Cualquier mujer puede triunfar en el género grupero (sin quitarle mérito a Jenni Rivera), para muestra  el disco de Aracely Arámbula con banda. Sin embargo, ninguna puede hacer la Licuadora ni cantar la Tecnocumbia porque Selena solo hay una.

Todo lo que nos queda de Selena son fotos y recuerdos, pero nos  enseñó que el dinero no importa en ti y en mí, ni en el corazón, que no deben jugar con nuestro amor y el conocer la gran diferencia entre un bra y un bustier. Un fenómeno como el de Selena difícilmente se repite en la escena musical. Digo, hasta Ana Bárbara nos quedó debiendo. Tal vez tengan que pasar miles de años en lo que llega una digna sucesora, pero, mientras esperamos, los invito a bailar La Licuadora y cantar la Carcacha, porque Selena vive señoras y señores. ¡VIVE!