Los candidatos del PAN: 1967-2015

1265
Bulmaro Pacheco

A pesar de haber sido fundado en 1939, con varios sonorenses como impulsores (Horacio Sobarzo) el PAN no postuló candidato al Gobierno de Sonora sino hasta 1967. Entre 1944 (Aguascalientes) y 1965 (Baja California) postuló candidatos primero en 17 estados. En Baja California por ejemplo, el PAN participó en 1953 con Francisco Cañedo, en 1959 con Salvador Rosas Magallón y en 1965 con Norberto Corella Gil Samaniego de Banámichi. Otro sonorense Héctor Terán Terán sería candidato en tres ocasiones: 1977,1983 y cuando al fin ganó en 1995.

En 1967 para la elección de Sonora y en vista de las circunstancias políticas que para entonces habían madurado por los conflictos electorales de 1949, 1958, 1961 y 1967, Acción Nacional no escogió a un candidato cualquiera, sino que envió a la elección a Gilberto Suárez Arvizu, un antiguo colaborador del gobernador del PRM Román Yocupicio.

Suárez Arvizu nació en Opodepe en 1905; profesor normalista a los 20 años y abogado por la UNAM a los 30 fue un entusiasta partidario de José Vasconcelos y Manuel Gómez Morín.

Entre 1925 y 1929 enseñó en la primaria de la Escuela “J. Cruz Gálvez” en Hermosillo. En el gobierno de Román Yocupicio fue director general de Educación, magistrado y presidente del Supremo Tribunal de Justicia, secretario de Gobierno y encargado del Despacho del Gobernador en varias ocasiones.

Formó parte del comité organizador de la fundación de la Universidad de Sonora y como tal le tocó redactar el proyecto de ley que dio vida a la Máxima Casa de Estudios de la entidad en 1942.

Al final del período de gobierno de Yocupicio se fue a trabajar a la ciudad de México. Ahí fue juez penal; maestro de la UNAM; ministerio público en Tapachula, Chiapas; asesor en la secretaría de Gobernación; jefe del Departamento de Demografía; secretario de la Comisión Revisora de Leyes Penales y por más de 12 años, jefe del Departamento de Alcoholes con Ernesto P. Uruchurtu en el gobierno del Distrito Federal, de donde salió sin mayor patrimonio que lo devengado por su salario.

Su esposa Guadalupe Ortega Díaz fungió como directora general de Educación en el gobierno de Álvaro Obregón Tapia y fue regidora de representación proporcional en el Ayuntamiento de Hermosillo que presidió Alicia Arellano Tapia de 1979 a 1982.

Miembro activo del PAN desde 1967, a Suárez Arvizu le tocó capitalizar la inconformidad y las tensiones políticas vividas en Sonora e influyó en la victoria del PAN en la capital Hermosillo y siete municipios más, incluyendo su lugar de nacimiento. Concluida la elección se retiró a su despacho de la calle Yáñez, donde ejerció el litigio; murió en la capital del estado el 15 de noviembre de 1982.

En 1973 el PAN no postuló candidato al gobierno estatal contra Carlos Armando Biébrich del PRI. En sus memorias (p. 205), el ex gobernador relata el ofrecimiento que le hiciera el dirigente nacional del PAN José Ángel Conchello en 1973: “sabes que está consolidado el PAN en Sonora, pero los que ganaron en 1967 ahora te quieren apoyar a ti”; le dijo el controvertido dirigente. Eran los tiempos en que se gestaba la tercera crisis del PAN que lo llevó a quedarse sin candidato a la presidencia de la República en 1976.

El ex presidente municipal de Hermosillo (1967-1970) Jorge Valdez Muñoz fue el candidato en 1979. Dueño de la Imprenta “Regional”, miembro de la asociación católica de la juventud mexicana (ACJM) y miembro activo del PAN desde 1945,fue consejero nacional, presidente del partido en Sonora en varias ocasiones, candidato a diputado federal en 1973,a senador en 1982 fue diputado local de RP en la “L”legislatura. Murió en 1985 a los 59 años.

Le ganó en 1967 la elección para presidente municipal de Hermosillo a Manuel Torres. Siendo candidato Valdez el PAN gana en Cajeme el ayuntamiento (Adalberto Rosas), dos diputaciones locales (Claudio Dabdoub y José Antonio Gándara Terrazas) y la diputación federal (Carlos Amaya).

En 1985 el candidato del PAN al gobierno estatal fue Adalberto Rosas. Con la victoria en Cajeme, había escalado altos niveles de popularidad y durante seis años se preparó para la contienda estatal. Se enfrentó al Ingeniero Rodolfo Félix Valdés del PRI. En el libro; Adalberto “el Pelón Rosas”: Crónica de una Historia Política”, escrito por Alfredo Acedo en 2002 se relata con lujo de detalles la incursión en la política del principal personaje panista sonorense de la época moderna. Sus andanzas locales y nacionales, polémicas y de controversia, muestran al político de carne y hueso en ideas y vivencias para la discusión y el debate.

En 1991 el candidato del PAN fue el doctor Moisés Canale Rodríguez. Médico prestigiado y rector de la Universidad de Sonora en los tiempos más álgidos, provenía de una familia con antecedentes políticos de principios del siglo XX, con familiares directos vinculados al vicepresidente de la República Ramón Corral Verdugo como Aurelio y Francisco Canale, políticos destacados en el Porfiriato.

Agudos conflictos internos en 1997 hicieron que el PAN cambiara de candidato en la persona de Enrique Salgado Bojórquez de Santa Ana, economista de la UNAM, banquero en Mexicali y dirigente del Centro empresarial de Sonora, allegado al Maquío Clouthier y Carlos Castillo Peraza. Salgado impulsó el voto a favor del PAN y lo metió al debate político.

En 2003 el candidato fue Ramón Corral Ávila, dirigente estatal del PAN en una época turbulenta. Le tocó manejar la campaña de Manuel Clouthier en Sonora y las negociaciones para separar del cargo al presidente municipal de Hermosillo del PRI Carlos Robles, en abril de 1989. Sería después diputado federal de representación proporcional en 1997 y senador electo en fórmula con Héctor Larios en el 2000. Su mérito histórico fue haber acercado al PAN a menos de dos puntos del PRI en la elección de 2003.

En el 2009 el candidato Guillermo Padrés Elías de Cananea, había tenido experiencias como dirigente de organizaciones empresariales.

Desarrolló una exitosa carrera política dentro del PAN que inició en 1997 como diputado local, siguió en el 2000 como diputado federal y la continuó con la victoria en el Senado en la elección del 2006. Tuvo un contratiempo cuando Francisco Búrquez le ganó a dirigencia estatal del PAN en 2003 y se replegó como subdelegado de Ganadería. Ganó la elección de Gobernador por 4 puntos de diferencia en 2009.

En el 2015 el candidato será Javier Gándara Magaña, hijo de Manuel Gándara Laborín, senador suplente del PRI electo en la elección de 1946 y fallecido el mismo año. Gándara egresó del ITAM de la carrera de Administración de Empresas y participó activamente en la campaña del PRI de Armando López Nogales en 1997 por el gobierno estatal. Al ganar, ocupó la coordinación del Copreson, que combinó con actividades políticas en la Secretaría Técnica del Consejo Político Estatal del PRI y fue candidato a la presidencia municipal en el 2000 contra Francisco Búrquez Valenzuela.

En 2002 como candidato del gobernador buscó la candidatura del PRI al Gobierno Estatal, pero lo limitaron los requisitos estatutarios que en ese momento exigían un cargo de elección popular previo a todos los aspirantes a Gobernador y Presidente de la República.

David Figueroa lo jaló al PAN a finales de 2002 y de inmediato participó en la contienda interna para la alcaldía de Hermosillo. Con la fuerza y el control político del entonces alcalde Francisco Búrquez. Le ganó Dolores del Río.

Como vemos, en sus inicios, las ideas dominantes de la lucha política de los candidatos del PAN fueron la ampliación de la democracia, la libertad municipal, los derechos humanos, la participación cívica, la dignidad política y la limpieza electoral. En sus candidatos auténticos había convicciones, militancia, ideas experiencia y ganas de cambiar la realidad –como lo demostrarían con el tiempo–. No eran aventureros en busca del poder por el poder o el dinero del gobierno. Así lo demostraron personajes como Gilberto Suárez, Jorge Valdez Muñoz y Moisés Canale, que durante toda su vida fueron sencillos, austeros, humildes y sin alteraciones notables en sus patrimonios personales y familiares a la entrada y salida de los cargos que les tocó desempeñar. Vivieron para la política y para el debate de las ideas. Vivieron y murieron siendo panistas auténticos sin claudicar en ideas y propósitos. Igual han sido quienes todavía viven como Ramón Corral David Figueroa y Adalberto Rosas.

Muy distinta ha sido la militancia del PAN que ha probado las mieles del poder a partir del 2009. A diferencia de los impulsores originales, la lucha ahora ya no es por principios y convicciones… mucho menos por la democracia. Ahora es por más poder; y por ampliar y “copetear” los fletes de la carga que el ejercicio del poder conlleva en lo personal y familiar, a costa del retroceso de su organización política. No les importan los orígenes ni las identidades. Reciclando y actualizando los problemas que antes criticaban, ahora solo buscan la sumatoria del poder político y económico al servicio de una clase o un grupo y ahí reside su drama, también su dilema.

Tan no reconocen los orígenes del partido, que con el tiempo marginaron a Valdez y Canale, expulsaron a Rosas, borraron del padrón a Ramón Corral y sacaron del Gobierno a Amaya y Ochoa Patrón. Al final expulsaron también a Manuel Espino, marginan a Castelo, Del Río, Figueroa y muchos otros que antes que ellos libraron batallas decisivas. Es decir, le dieron la espalda -por no decir traicionaron- a aquellos que pacientemente y con adversidades en contra, le abrieron camino al PAN antes de que el actual grupo se hiciera del poder. Fueron los pioneros que promovieron al partido de los 28 mil votos de Gilberto Suárez en 1967, a los 365 mil de Ramón Corral en 2003 y le plancharon el camino a quienes hoy detentan el poder y aspiran a refrendarlo en la elección del próximo junio con uno que no es  de origen.

Lo bueno es que ya se conocen -en- y -desde- el poder, y empiezan a registrar su propia historia. Nada más falta que el votante los deje repetirla. Ya veremos. bulmarop@gmail.com