La disputa por Sonora

108
Bulmaro Pacheco
Bulmaro Pacheco

Con las recientes convocatorias de los partidos políticos, en Sonora se ha abierto ya la disputa política por el Estado, que habrá de culminar con la elección del Poder Ejecutivo, el legislativo local,diputados federales, y los 72 ayuntamientos del estado el próximo 7 de Junio.

Será la elección de gobernador número 17 desde la fundación del PNR y  desde Rodolfo Elías Calles en 1931, hasta la de 2009 con Guillermo Padrés. Entre interinos, sustitutos y provisionales se registran también para la historia sonorense los casos del general Jesús Gutiérrez Cázarez (1935), Horacio Sobarzo (1947), Carlos Lafontaine (1967), Alejandro Carrillo Marcor (1975) y Mario Morúa Johnson (1991).

Será también la primera elección realizada ante un gobierno de un partido político distinto al PRI, que gobernara consecutivamente de 1931 al 2009, y la primera en 12 años después de la alternancia en el gobierno federal con dos gobiernos emanados del PAN.

Será la primera con una lista de electores de casi 2 millones de votantes registrados y por primera vez en la historia sonorense participarán 10 partidos políticos; tres de ellos de nueva creación.

También la primera con un nuevo marco jurídico, reflejado en reformas constitucionales y de leyes electorales con nuevos instrumentos de control y organización electoral, con el cambio del IFE a INE, y del CEE al Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana.Sin embargo:

¿Cómo empezó la lucha por el poder en Sonora y con quiénes?

La disputa por Sonora reflejada en la lucha por el poder estatal no ha empezado de la mejor manera ni con los mejores augurios y tampoco con los mejores métodos. Cuando suponíamos un cambio político con leyes nuevas y presumiendo a cada rato una nueva cultura democrática, caemos en  cuenta de que en materia de ejercicio electoral estamos peor que antes. ¿Pruebas? Derroche de recursos económicos, abuso de funcionarios públicos que abiertamente hacen propaganda política, funcionarios estatales responsables del control administrativo gubernamental haciendo abiertamente política partidista, exceso de propaganda ubicada en lugares prohibidos,omisión en los topes de gastos, etc.

¿Cómo hemos llegado en Sonora a estos excesos?

De tiempo atrás se ha venido señalando que los excesos en la concentración de poder en el Ejecutivo estatal y la ausencia de contrapesos terminó por generar en Sonora un clima de desorden político, donde las principales instituciones están horadadas, principalmente por la injerencia desmedida en su integración, control y operación por parte del Poder Ejecutivo.

Ejemplos: el Congreso del Estado, el Instituto Estatal electoral, el Tribunal Estatal Electoral, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el Supremo Tribunal de Justicia, el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, la parte disidente del PRD enfrentada con su dirigencia nacional, una parte del PRI,y desde luego…el PAN en todas sus instancias, convertido ahora no en el partido en el gobierno, sino en el brazo político del Ejecutivo para la toma absoluta de decisiones político electorales.

¿Resultados?

Una crisis estructural en el PRD por la injerencia desmedida del gobierno en el control de algunos de sus cuadros. Crisis en el PAN estatal por el control absoluto del Ejecutivo en las decisiones sobre candidaturas –que ha propiciado disidencias y renuncias–. Conflictos recurrentes en el Instituto Estatal Electoral por la presión externa del Ejecutivo sobre los consejeros electorales en los temas torales del proceso electoral. Campaña permanente financiada con recursos públicos contra los adversarios,pasividad del legislativo y una recurrente crisis financiera de la autoridad electoral y el Congreso por el condicionamiento en la entrega de los recursos que por ley les corresponden.

¿Previsiones?

Conflicto post electoral en puerta por las constantes agresiones, el derroche de los recursos públicos y la negativa del gobierno estatal a hacerse a un lado de los procesos electorales. Además, algo que empezó de un año a la fecha y que tiende a intensificarse: la guerra sucia contra los adversarios con abundantes recursos y tecnología en medios y en redes que ha tensado el clima político electoral de Sonora.

¿Por qué?

Al gobernador Guillermo Padrés le urge ganar –al costo que sea, incluyendo sangre, corrupción y fuego– la elección de junio en Sonora porque de eso  depende su futuro político personal y el del grupo en el poder. También su protección ante tanta denuncia de corrupción en su sexenio. Con esa carta de presentación aspiraría a la dirigencia nacional del PAN que se renovará a finales del 2015 y, desde luego después integrarse a un equipo político nacional que disputará la candidatura presidencial en el 2018.

¿Con Madero o Moreno Valle? Por lo pronto en esta etapa con Gustavo Madero, pero conociendo su pragmatismo no dudamos que avanzado el sexenio y con los sondeos para la candidatura presidencial actualizados y en la mano, pudiera cambiar de opinión.

Así lo hizo en la transición Vásquez Mota-Calderón-Cordero-Madero-Cordero y las cosas se le acomodaron con habilidad y suerte.

No irá de diputado federal ni de suplente porque la CPEUM se lo impide, ya que su secretario particular fue inscrito en la primera circunscripción que comprende el estado que gobierna y eso lo hace inviable.

¿Va solo?

No. Con la marginación de Vicente Fox y las humillaciones recientes al Calderonismo vía la exclusión de las listas de diputados de su esposa Margarita Zavala, para el 2018 el PAN dispondrá del próximo coordinador de la bancada panista en la Cámara de Diputados que seguramente será Gustavo Madero, del gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle –que ha expresado su disposición de entrarle a la candidatura presidencial– y que ya arma su equipo político con personajes de diferentes corrientes como Luis Maldonado (MC), José Luis Soberanes (PRI), recientemente Maximiliano Cortázar del grupo original de Calderón, los gobernadores del PAN y una parte importante de la bancada en el Senado de la República. Además,ante la exclusión,Margarita Zavala ha anunciado que buscará la dirigencia nacional del PAN pasadas las elecciones de junio.Se pondrá bueno.

¿Las razones de Padrés?

Sus relaciones operadas con ventaja con el dirigente nacional Gustavo Madero, sus apoyos financieros y de equipo a la reelección en la dirigencia nacional del chihuahuense, su deslinde personal y político de Felipe Calderón y Ernesto Cordero, y su influencia en la integración de las listas de diputados de representación proporcional donde en los primeros 15 nombres logró colocar a su secretario particular Agustín Rodríguez Torres y no tendrá mayores problemas para ubicar a otros dos de sus cercanos vía  designación directa, evitando la asamblea de elección.

¿Y va bien, tiene futuro?

Dependerá en mucho de los resultados de la elección en Sonora. Ganar la elección aquí sería su principal carta de presentación. De ocurrir lo contrario le pesaría mucho en su proyecto. Por eso personalmente impulsó de dos años a fecha al precandidato del PAN ya en campaña.

Por eso también negoció que el presidente municipal de Hermosillo –el otro aspirante fuerte– asuma la dirigencia estatal del PAN cuando termine su gestión y por ahora, escoja a la totalidad de los candidatos de la capital.

Por eso, en todas las acciones de arranque ha puesto a disposición de su candidato la estructura administrativa y recursos del gobierno.

Así se vio en el arranque de la precampaña, y –cualquiera lo sabe por información de los propios funcionarios– en las distintas dependencias del gobierno del estado se trabaja en la integración de redes de apoyo a esa candidatura sin rubor alguno.

Tampoco queda duda que de la estructura oficial están saliendo los abundantes recursos económicos para la propaganda y la movilización del candidato, generando ante la población una imagen de derroche que no se puede ocultar y que les ha causado serios problemas con los presidentes municipales que se niegan a admitir esos excesos.

¿Y sus adversarios?

Después de la fallida alianza promovida desde el poder con una facción del PRD para sumarse al candidato oficial, las izquierdas han retomado el camino y se preparan para presentar sus propios candidatos.

En el PT se ha  auto promovido el dirigente estatal Jaime Moreno Berry condicionado a la aceptación de la candidatura de Ana Gabriela Guevara.

En Morena ya se registró como candidato Javier Lamarque Cano, expresidente municipal de Cajeme. Y en el PRD, los cuadros locales en coordinación con el CEN están a la espera de que cuaje la coalición con el PT, también con la  ex corredora olímpica como candidata.

¿Tendrán la suficiente votación para equilibrar?

Puede que no. Al igual que en otras entidades, Morena le quitará votos al PRD. A Morena en Sonora le interesa más aportar votos que exige la Ley para conservar el registro nacional y sembrar para la elección presidencial del 2018 con AMLO a la cabeza.

El PRD resiente en Sonora la crisis nacional y está muy dividido. Lo ha afectado notablemente la injerencia del gobierno estatal en sus asuntos internos, y se ve muy difícil que se reponga.Las posturas entre sus liderazgos azuzadas de fuera se observan sumamente polarizadas.

¿Y en el PRI?

El PRI publicó recientemente la convocatoria para la selección de su candidato al gobierno estatal mediante la convención de delegados, es decir, candidatura de unidad. Elegirá de entre los cuatro aspirantes declarados que han estado trabajando por la candidatura en estos años y el registro ante el partido será el próximo 27 de enero.

La dirigencia nacional ha dicho que serán dos los elementos a contemplarse para la viabilidad de la candidatura: la unidad política y la competitividad electoral, como ya lo decidió en Nuevo León. En los últimos dos años, las diversas encuestas que se han realizado las ha encabezado por amplio margen el senador Ernesto Gándara Camou, tanto entre sus competidores del PRI como con sus principales adversarios de otros partidos. -Por eso las frecuentes campañas de guerra sucia de claros orígenes en su contra- que en lugar de afectarlo lo hacen repuntar.

Como presidente municipal de Hermosillo y aspirante a la candidatura en 2009, Gándara recorrió Sonora. También lo hizo como candidato al Senado en 2012 y en su calidad de legislador ha ampliado su red de contactos de forma tal que su aspiración ha provocado un movimiento social generalizado, que demanda un cambio,un fenómeno político de largo alcance entre la población que se ve muy difícil de revertir ante la probabilidad de una equivocación.Eso lo han registrado puntualmente los adversarios.

¿Dilemas?

En el PAN, las tensiones por el futuro político del grupo en el poder que se resiste a dejarlo, y la denuncia penal contra su candidato por desviación de recursos en manos de la justicia federal. En las izquierdas, el reto de su unificación y que lleguen a un acuerdo con una candidatura competitiva. En el PRI, la división que pudiera generarse de no postular una candidatura competitiva y que realmente encarne las aspiraciones de un cambio, tanto de los militantes como de un amplio segmento de la sociedad. Y en el resto de los partidos, la posibilidad de sobrevivir políticamente ante el número de votos que ahora se les exige para conservar registro. La disputa por el poder en la entidad ha iniciado ya sin sorpresas, y con actores perfilados de antemano. Ojalá y todo vaya bien,por Sonora.Ya veremos.

bulmarop@gmail.com