La Columna Azteca

107

Nuevos nombres mismos problemas

(Sacan trapitos al sol de funcionario)

Tremendo problema el que tienen en el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEyPC) en posesión de mariguana y cocaína a principios de 2014.

Este funcionario del IEEyPC recibió sentencia de un año en Arizona, pero salió hace dos meses de prisión y ahora es un empleado al que le pagamos los sonorenses por desempeñar una función en un órgano que se encarga de organizar las elecciones en Sonora.

Se dice que Óscar Alejandro Sallard presentó su renuncia luego de que los reporteros cuestionaran a la presidenta al respecto en rueda de prensa el pasado viernes, donde por cierto nadie sabía de semejante detalle. Claro, parece que es más fácil que un reportero “gogleé” el nombre de los funcionarios, dirán, pero no es posible ni aceptable que se haya creado un puesto para beneficiar a un sujeto que no representa, en lo más mínimo, a los ciudadanos sonorenses que han hecho de la honestidad y del respeto a las leyes su forma de vivir.

De plano, en el IEEyPC, los consejeros no dan una, y ahora, además de aumentar la cantidad de puestos, contratan a personas con antecedentes legales en Estados Unidos y ¿nos hacemos los sorprendidos por el caso del alcalde de Iguala?

 

Ceresos sin confianza

(Ricardo Ornelas no puede seguir en el Sistema Estatal Penitenciario)

Otro caso “para la araña” es el que se vive en el Sistema Penitenciario del Estado de Sonora. Nomás que ahí sí, hay argumentos legales para proceder. Ricardo Ornelas Saavedra, actual director de los Ceresos sonorenses no aprobó las evaluaciones de confianza y por ello no debe seguir en el cargo.

La información fue dada a conocer por periódico Expreso y ahora hay que esperar la respuesta de Ernesto Munro, quien deberá ser congruente con la exigencia hacia sus agentes policiacos y a los alcaldes de todo Sonora y retirar del cargo al señor Ornelas porque así lo establecen las reglas para quienes quieren ser funcionarios o policías en los sistemas de seguridad pública en todo México.

Habrá que ver la disposición para cumplir y revisar cuántos funcionarios más no cumplen con la aprobación de dicha evaluación, porque la confiabilidad y su evaluación no se ofreció como una promesa de campaña, fue la respuesta del Gobierno Federal bajo el mando de Felipe Calderón ante la exigencia de la sociedad de regular las corporaciones policiacas y así poder confiar en su desempeño. Ni hablar de los señalamientos del presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos que en las últimas semanas ha declarado que en los Ceresos de Sonora se cometen constantes violaciones en contra de los derechos fundamentales de los internos, eso es solo la cereza del pastel.

 

Reconstruir México

(Nomás para no dejarlo pasar)

Ya para rematar con los temas anteriores vale la pena retomar las declaraciones del padre Alejandro Solalinde en su visita a Sonora. En resumidas cuentas el representante de la Iglesia Católica dijo que en México necesita reconstruirse.

Y cómo no, si en Sonora, donde no tenemos un caso como el de Ayotzinapa, donde las noticias de violencia aún no llegan a la sociedad civil tenemos casos como el empleado del Instituto Estatal Electoral y el director del Sistema Estatal Penitenciario, ¿qué nos podemos imaginar del resto del país?

Es importante que la sociedad reconozca que no podemos dejar en manos de políticos el tema de la seguridad, si así lo hacemos encontraremos sorpresas como las antes señaladas en muchas otras dependencias.

La seguridad pública es una obligación del Estado, pero debe ser resultado del trabajo conjunto de todos los niveles de Gobierno y con la colaboración de la sociedad. Si un vecino dedicado a actividades delictivas es tolerado en su entorno también debe ser aceptado en puestos públicos, pero si no hay denuncias es por falta de confianza y ese concepto es el que no percibimos los ciudadanos. La confiabilidad nos permitirá tener la seguridad de denunciar y entonces el tema de Seguridad Pública regresa a las manos del Estado. Es el Estado mexicano el que debe garantizar confianza, fomentar la denuncia, procurar justicia y administrarla. Mientras eso no suceda los delincuentes seguirán apareciendo en nuestro entorno político sin importar el partido que dirija los esfuerzos de un Estado.

Debemos reconstruir, México, debemos buscar que nuestras familias reconozcan el valor del trabajo honrado y el esfuerzo. Necesitamos políticos dedicados a mejorar nuestra realidad. ¿Conoce alguno?

 

¿Telemax embargado?

(Bueno ¿a quién no le deben en el Gobierno del Estado?)

Con eso cerramos la semana. Telemax, el canal de televisión que opera el Gobierno del Estado como socio mayoritario, debe al Sistema de Administración Tributaria y una lana a los empleados por concepto de prestaciones.

El jueves salieron todos a decir que no había problema que se pagaría. El mismo Gobernador Guillermo Padrés aseguró que todo se arreglaría sin problemas. Muy bien, es lo menos que podría suceder. Pero vamos un poco más allá… Telemax

Un canal que necesita hacerle frente al proceso de digitalización y que ya está en cuenta regresiva porque el próximo año es la fecha fatal para el apagón analógico en Sonora y parece que esta televisora no cuenta con el equipo para ello.

Entonces además de la deuda al SAT y a los empleados, que será saldada, tiene que modernizarse o desaparecer del espectro, para ello el director del medio Gustavo de Unanue dijo que solicitarán al Congreso autorización para después pedir un préstamo de 100 millones de pesos y con ello digitializar la señal.

Aquí sí, no hay pretexto, la digitalización de la televisión en México no es un tema nuevo, tuvieron cinco años para trabajar en ello y presupuestar el proceso. En Telemax el concepto inversión de recursos públicos no es tan fácil como en una escuela o edificio público, Telemax debe garantizar que es negocio y cumplir con requisitos para tener el préstamo, o de lo contrario será un negocio del que el Gobierno del Estado es socio y que pagamos todos los sonorenses, aún aquellos que no lo ven porque, o no tienen televisión o tienen televisión de paga o no lo sintonizan.

Empleados con carrera y experiencia forman parte de las filas de Telemax; comunicadores con carrera y capacidad están dentro de las oficinas de la televisora que tiene capacidad de verse en la mayor parte de Sonora. Falló la dirección, la meta, el rumbo y hoy están en el filo de la navaja.

La duda es ¿vale la pena invertirle a Telemax?

 

¡Placeando ando!

(Procuración de votos)

Las “precaleturas” con miras al 2015 continúan y muchos funcionarios públicos de los diferentes niveles de gobierno aprovechan los puestos que ocupan para posicionarse o bien promoverse, aunque esta situación está prohibida por las autoridades electorales, parece que todos buscan los huecos legales para favorecerse de programas sociales llevando agua a su molino.

Un ejemplo es Carlos Navarro Sugich, procurador de justicia en el estado y probable figura para buscar un escaño de elección popular en la zona norte de nuestro estado, ya sea en Nogales o en la región en el Distrito federal número 2.

A este personaje continuamente se le ve “placeándose” en la frontera, curiosamente para situaciones ajenas a la función que desempeña, la última fue hace unos días, en un evento de entrega de recursos para pavimentación.

La pregunta obligada es ¿Qué tiene que ver la procuración de justicia con las pavimentaciones? Pues nada, salvo que el procurador es de llamados aspirantes y genera más adeptos una entrega de recursos, que la impresionante cantidad de expedientes pendientes que tienen los ministerios públicos por la negligente y lenta procuración de la justicia en nuestro estado.

Aun así “suspirantes” como Navarro Sugich, siguen apareciendo en medios, espectaculares y demás publicidades, pretendiendo ganar adeptos con miras al 2015, pero descuidan el trabajo por el que reciben un sueldo y a través del cual quieren ganarse a la ciudadanía.

Usted ¿votaría por ellos?